Conociendo la Iglesia Santa Liberata del Rímac

Iglesia Santa Liberata, Alameda de los Descalzos, Rímac.

Iglesia Santa Liberata, Alameda de los Descalzos, Rímac. Imagen del autor.

Lima está llena de iglesias, sobre todo antiguas, y de ésas las que están ubicadas en el centro histórico de la ciudad son las que llaman la atención de propios y ajenos. Por ejemplo de esta lista de 10 iglesias a conocer en la ciudad, sólo dos no están ubicadas en el centro, una de ellas está en San Isidro y la otra en el Rímac.

Pero precisamente el Rímac, por su condición de barrio antiguo y adyacente al centro de Lima, es un distrito que cuenta con varias iglesias-patrimonio que merecen ser visitadas. La más conocida de todas ellas es la iglesia convento de los Descalzos (la incluida en la lista mencionada), pero aparte están la iglesia de San Lázaro, la primera del distrito, que data de 1563 aproximadamente, la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, una de las más pequeñas del mundo, y varias otras más.

De entre estas otras iglesias un caso especial es el de la iglesia de Santa Liberata, ubicada a un costado de la Alameda de los Descalzos. Y digo que es un caso especial primero por las historias y leyendas relacionadas con su existencia, y segundo por su actual (mal) estado de conservación. En lo que respecta a lo de las historias, la principal es la referida a su fundación. Copio parte de dicha historia según aparece en el artículo “La iglesia de Santa Liberata” de la página web Sexta Cuadrilla Rímac.

Cuenta la historia que el 31 de enero de 1711 la autoridad eclesiástica dio a conocer en un Decreto, que se había producido el robo sacrílego de la Iglesia del Sagrario. Con el anuncio se dispuso que se cerrasen todas las Iglesias de Lima y Balnearios, quedando suspendida la administración de los Sacramentos, hasta que fueran recuperadas las Santísimas Formas. Las puertas de la Catedral y el Sagrario fueron cerradas y enlutadas.

La noticia de que el ladrón sacrílego había sido capturado, cundió por todos los rincones de la ciudad. Se sabía que había tratado de vender el Copón de oro tras de deformarlo para no llamar la atención. Sin embargo, temeroso tal vez de la reacción popular, el ladrón no revelaba donde había escondido las hostias consagradas. Finalmente y ante la presión de las autoridades, el ladrón admitió haber enterrado las hostias cerca de un matorral donde se encuentra la Alameda de los Descalzos.

Un niño, Tomás Moya, que presenciaba la búsqueda identificó al ladrón. “Yo vi a ese señor el otro día -reveló Moya- que estaba escarbando la tierra junto a aquel árbol y para que yo no viese lo que él hacía me arrojó piedras y me hizo huir…” Realizada la excavación junto al árbol indicado fueron halladas las Divinas Hostias en medio del júbilo general.

Se comprobó que, milagrosamente, pese a que en el hoyo había agua y barro, las Sagradas Formas aparecían blanquísimas en su envoltorio de papel. Todos los que presenciaron el acto cayeron de rodillas en adoración al Santísimo. Se organizó entonces una imponente procesión encabezada por el Reverendo Padre Fray Alonso Mesías, quien llevaba el Santísimo bajo palio, mientras en fuentes de plata se llevaban la tierra húmeda, yerbas y agua de la zona donde fueron halladas las Santísimas Formas.

Las campanas de los templos repicaron durante tres días en señal de júbilo y el Arzobispo de Lima y Obispo de Quito estableció como desagravio, una visita diaria al hoyo donde fueron halladas las Sagradas Formas. Dos años después de aquel memorable suceso, fue levantada en 1713 la Iglesia de Santa Liberata, consagrada Monumento Histórico y que fuera reconstruida a raíz de los daños sufridos en el terremoto de 1940.

Antigua foto de la Iglesia Santa Liberata.

Antigua foto de la Iglesia Santa Liberata, S. XX año indeterminado. Imagen tomada de la página de la Hermandad de Cristo Crucificado del Rímac.

La iglesia de estilo virreinal tiene algunos detalles arquitectónicos interesantes que le dan un carácter único entre las iglesias limeñas. Se dice que “su primera portada fue de estilo Rococó, luego fue modificada con diseños neoclásicos”. Según el Arq. Luis Miguel Flores Sifuentes, “la fachada es de estilo barroco, y su portada de dos cuerpos tiene singular campanario en el eje central sobre el ingreso”. Además “cuenta con retablos barrocos en los lados de la nave. La parte interna es típicamente principios del siglo XVIII barroco limeño. Retablos son de la segunda mitad del siglo XVIII. Es una de las pocas iglesias en Lima que tiene una especie de baldaquino como retablo mayor”.

Una breve explicación del estilo arquitectónico del mencionado retablo baldaquino de la iglesia Santa Liberata, comparándolo contra el último cuerpo de la torre del evangelio de la iglesia Sant Agnese en Roma, puede encontrarse en el siguiente video, a cargo del Dr. Eduardo Vásquez:

Además del valor patrimonial de la iglesia de Santa Liberata, esta alberga también algunas obras de arte religioso, como una pintura, muy deteriorada, del Señor de los Temblores de la escuela cuzqueña del siglo XVIII, otra pintura llamada “Procesion de Hostias Consagradas” que retrata el Rímac antiguo, y varias más. Por otra parte, desde 1863 la imagen original del Señor Crucificado del Rímac se conserva en esta iglesia, y una copia de la misma sale en procesión todos los años para semana santa.

La iglesia de Santa Liberata estuvo a cargo de los Padres Crucíferos de la buena muerte, también conocidos como Padres Camilos, desde el año 1745 hasta 1826. Actualmente depende eclesiásticamente de la Iglesia de San Lázaro, también del Rímac. Pero es la Hermandad del Señor Crucificado del Rímac la que está encargada de su mantenimiento.

Mencionaba que el mal estado de conservación de la iglesia Santa Liberata es un caso especial, digo esto por que si bien tiene deterioros importantes, estos no llegan a ser tan graves como en otros casos, por lo tanto su recuperación es bastante factible. A continuación unas fotos que ilustran el estado actual de la iglesia. La primera muestra las rajaduras y hueco que tiene el techo de la nave central.

Iglesia Santa Liberata, estado de consrvación del techo de la nave central.

Esta otra muestra las rajaduras existentes en la cúpula de la iglesia.

Iglesia de Santa Liberata en el Rímac. Estado de conservación de la cúpula.

Finalmente esta muestra el estado del techo por fuera.

Iglesia de Santa Liberata en el Rímac. Estado de conservación del techo parte externa.

La buena noticia al respecto es que ya se ha puesto manos a la obra en cuanto a su recuperación, no solo en cuanto a la parte arquitectónica y patrimonial, si no también en cuanto a su puesta en valor de cara al distrito y la ciudad, y sobre todo de integración a la comunidad que la rodea. La Hermandad del Señor Crucificado del Rímac se encuentra actualmente muy comprometida con este trabajo de restauración y puesta en valor de la iglesia, para lo cual cuentan con el apoyo desinteresado de un conjunto de ciudadanos* agrupados bajo el eslogan de Salvemos la Iglesia de Santa Liberata.

Este grupo se encuentra actualmente preparando una serie de actividades a las que desde ya todos están invitados. Estas actividades serán dadas a conocer a través de la página en Facebook del grupo, la cual por supuesto pueden seguir. También se ha creado una cuenta en YouTube, de la cual les dejo con el primer video que se ha subido.

* Disclaimer: Pertenezco al mencionado grupo.

Las fotos del estado de la Iglesia Santa Liberata fueron tomadas del grupo Salvemos la Iglesia de Santa Liberata.

Publicado el 25-09-2018 - Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , []


Compartir

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. María Luisa Carcelén Nevares dijo:

    Buenisimo e interesante artículo.

  2. ANDRES PEDEMKONTE BAUER dijo:

    VISITE MUCHAS VECES ESA IGLESIA EN LOS AÑOS 30, CUANDO ASISTI A RECIBIR C LASES DE TRABAJO MANUAL Y DIBUJO, UNA VEZ A LA SEMANA, EN LAS TARDES, EN UN CENTRO ESCOLAR QUE EXISTIA CERCA DEL TEMPLO.
    DESDE ENTONCES, NUNCA MAS TUVE LA OPORTUNIDAD DE HACERLO.
    TODOS LOS DIAS DOY GRACIAS A DIOS.
    TENGO 94 AÑOS