Definiendo la curación de contenidos

Si ud es un usuario más o menos asiduo de internet, es probable que en algún momento haya pensado cómo hacer para, en medio de la gran cantidad de webs, blogs y demás, encontrar la información pertinente a lo que necesita, cómo hacer para que no se le escapen artículos relevantes a aquello sobre lo que se encuentra escribiendo o simplemente informándose. Pero está Google dirán. Sin embargo el algoritmo de búsqueda de Google tiene sus peculiaridades que a veces ni los mismos especialistas en posicionamiento entienden. Peor aún si se trata de buscar contenido en una red social.

Bueno, para eso existe lo que se llama curación de contenidos (content curation). El concepto es un poco diferente al que asociaríamos en castellano a un curador o conservador de arte, por ejemplo, no va por el lado de preservar contenido si no de seleccionar que contenido mostrar. Una definición apropiada la encontré en el blog de Sergio Ortega:

La curación de contenido se entiende como la capacidad por parte de un sistema o del ser humano de encontrar, organizar, filtrar y dotar de valor, relevancia, significatividad, en definitiva, de utilidad el contenido de un tema específico que procede de diversas fuentes (medios digitales, herramientas de comunicación, redes sociales…).

Así pues, la figura del curador de contenidos toma relevancia y en cierta forma se transforma en aquella persona a quien le pedimos consejo sobre algo de lo que no sabemos mucho. Por ejemplo, por ahí leemos que el escritor Fulano tiene un estilo y temática muy similar a la de Mengano, y siendo que Mengano es de nuestros autores favoritos pues nos animamos a comprar sus libros, pero ¿cuáles?, ¿cómo empezar por los mejores, o los más adecuados?

Obviamente lo mejor sería acudir a un crítico de libros, pues la opinión de un vendedor quizás no sea la mejor. Pero no todos tenemos un crítico literario a mano, así que no queda otra que acudir a algún amigo lector o googlearlo. Suerte si cuentan con el amigo lector, pues ya verán que si googlean sobre el escritor Fulano, lo más probable es que o les salga tanto contenido irrelevante (sitios web de librerías sobre todo) que la reacción sea salir de la búsqueda con disgusto, o por el contrario, encuentren cientos de artículos para revisar, de los cuales una mínima fracción será la que aporte algo a la masa de información que están buscando reunir para la toma de decisiones.

Por supuesto los resultados de la búsqueda se pueden afinar cambiando los argumentos de búsqueda y de otras maneras, pero eso necesita tiempo y paciencia, dos cosas que en la vida moderna son escasas. Aquí es cuando usted necesita a un curador de contenidos online. Alguien dedicado a hacer lo que ni usted ni otros pueden, por diversas razones, principalmente tiempo y conocimientos, hacer. En un post del blog de Manuel Gross encontré unas definiciones de Rohit Bhargava, que me parecieron simples y claras. Según Rohit, el curador de contenido debería ser:

Una persona cuyo trabajo no sea crear más contenido, sino dar sentido a todo el contenido que otros estén creando. Para encontrar el mejor y más relevante contenido y presentárselo a la gente. [...] alguien “ que continuamente encuentra, reúne, organiza y comparte el mejor y más relevante contenido de un tema online específico.” [...] basado en un valor de contenido y no sólo en la marca creada por los mensajes de marketing.

Se puede aducir sin embargo, qué tan confiable es que otra persona haga esa selección previa de contenido, siendo que puede tener parametros de selección diferentes a los que uno tendría, o incluso tener cierta parcialidad hacia tal o cual cosa, que en estos tiempos de desconfianza fácilmente podríamos suponer que hasta puede ser por motivos económicos (después de todo, los blogueros posteando por encargo de terceros abundan). Y no dejaríamos de tener cierta razón.

Por otra parte, se desprende del artículo citado del blog de Manuel Gross (del 2010), y de otros artículos, que la curación de contenidos es, o podría ser, una nueva profesión. José Luis Orihuela, en el 2009, también opinaba de manera similar desde una óptica más práctica. Hablando de una crisis política en un país latinoamericano que fue amplia y variadamente reportada vía Twitter, decía:

allí se mezclan todo tipo de voces y todo tipo de intereses: aprender a filtrar y analizar en tiempo real este tipo de ríos de noticias, opiniones, rumores, intoxicaciones y testimonios, será una de las misiones de los curadores de contenidos digitales.

Particularmente veo como algo exagerado esto, probablemente a un nivel macro o empresarial sí, pero a nivel personal o pyme no creo, es como si todos necesitáramos contratar un matemático para hacer nuestros cálculos, y bueno, sabemos que no es así. La función se necesita, obviamente, pero lo exagerado me parece pensar que alguien sea curador per se, sin una especialización previa en algún campo. Sería como pedir que alguien sea igualmente competente en astrofísica y medicina, y también en TICs y paleontología, y todos sabemos que los hombres del renacimiento no abundan. Lo que se necesita mas bien es enseñar y difundir la tecnología de la curación de una manera más adecuada, entre otras cosas claro. Vuelvo a citar el post del blog de Sergio Ortega:

No se trata de razonar una necesidad que de lugar a una nueva profesión. Los periodistas, los bibliotecarios… todos somos o podemos llegar a ser curadores de contenido. Creo que consiste [...] en aprovechar el concepto para introducir una nueva forma de resolver problemas, de plantear soluciones, de mejorar nuestras habilidades y de [...] dar sentido al contenido que otros están creando o al que nosotros hemos creado [...]

Se podría pensar, dadas las habilidades y requerimientos que mencionan quienes hablan del curador de contenidos como una profesión, que intentar ser un curador de contenidos es algo realmente complicado. Quizás no sea como pelar papas, y claro, si intentamos ser especialistas en todo es muy probable que terminemos “infoxicados”,  pero la misma tecnología que nos pone en en esta necesidad nos puede dar también la solución. De hecho el post del blog de Manuel Gross (del 2010) mencionaba:

Hay una serie de herramientas en tiempo real que te permiten tamizar la abundancia de informaciones que se expone en la web, pero ninguna de ellas te ofrece la fórmula correcta para recopilar el contenido de diferentes fuentes y crear una nueva entidad de información que tenga sentido.

Y bueno, estamos en el 2011, un año no es mucho, pero en tecnología puede ser significativo (razón por la que a veces veo como castillos de arena buena parte de la literatura que se escribe sobre herramientas web, dada la velocidad y lo repentino que éstas pueden cambiar. Vean si no a los expertos jalarse los pelos cuando Google o Facebook les cambian el esquema). Entonces ¿Han evolucionado lo suficiente las herramientas que nos permitan seleccionar la información en la web? Eso lo veremos en otro post. Pero antes los dejo con una video entrevista a Mario Tascón quien habla de varios de los temas acá tocados. No es la perspectiva que prefiero del tema, pues viene desde el periodismo, pero bueno, es lo que hay (en castellano).

La imagen del post ha sido obtenida del blog de Stefany Jovel.

Publicado el 07-09-2011 - Etiquetas: , , , []


Compartir