En el 120° aniversario de su nacimiento: Vallejo decide morir

Doodle de Google por el 120° natalicio de César Vallejo

Doodle de Google por el 120° natalicio de César Vallejo

Ayer 16 de marzo, se celebraron los 120 años del natalicio del gran poeta peruano César Vallejo, quien, como señala la Wikipedia, es: “considerado entre los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX. Fue, en opinión del crítico Thomas Merton, “el más grande poeta universal después de Dante.” En el Perú se conmemoró la fecha con diversas actividades, tales como recitales, conferencias y nuevas publicaciones.

Una de las cosas que sorprendieron gratamente a los peruanos amantes de la literatura, fue el doodle que Google sacó en homenaje al escritor, disponible sólo para Perú y los E.U.A.. Esto venía siendo impulsado por varios internautas en Facebook, apoyados por la Casa de la Literatura Peruana, quienes incluso reunieron varias propuestas de doodles para ser enviadas a Google, sin embargo el doodle que finalmente se puso fue un original de Google.

En el blog Debae Pedagógico reproducen uno de los doodles que se había propuesto, junto con lo que su autor, el artista limeño Javier Quijano, tuvo de inspiración para realizarlo:

me concentré en la personalidad reflexiva y la tristeza de los poemas de Vallejo aludiendo al dolor humano. Por ser un escritor de antaño es que los elementos aluden a algo antiguo y precario refiriéndose también a la situación económica poco favorable que vivó el poeta.

César Vallejo - Doodle alternativo

César Vallejo - Doodle alternativo

Pero éste 120° aniversario no ha estado exento de polémica. Y ésta se desató por una columna en un diario local que precisamente aludía a la celebrada tristeza de la poesía vallejiana, en el sentido que ha dañado el subconsciente nacional y es culpable del supuesto derrotismo de los peruanos. El autor de la columna, Diego de La Torre, pasa luego de arremeter contra J.R. Ribeyro, otro escritor peruano, a ensalzar teorías liberales, que, según él, son las que contribuyen a lograr “un ciudadano con mentalidad ganadora y sin complejos.”

Las reacciones en las redes sociales fueron inmediatas y demoledoramente en su contra, sobre todo en Twitter donde bajo la etiqueta #culpadevallejo los tuiteros empezaron a postear sarcásticamente echándole la culpa al poeta de prácticamente todo lo malo que se les ocurría. En Facebook una copia de la columna también se difundió ampliamente. Pero es en los blogs donde se puede encontrar una respuesta mejor argumentada contra la columna. Por ejemplo Gustavo Faverón escribió:

El artículo de Diego de la Torre dice que estaríamos mejor si en lugar de tener a uno de los cuentistas magistrales de la tradición hispana y en lugar de tener a quien fuera, posiblemente, el mayor transformador de la poesía en español en los últimos trescientos cincuenta años, hubiéramos tenido una serie de epígonos de Paulo Coelho. [...]

Diego de la Torre, cuya capacidad de lectura no puede ir más allá de interpretaciones al pie de la letra (como las del célebre personaje de Ribeyro que terminó matando a su amada por su incapacidad de comprender una metáfora) supone que la vida es literalmente una competencia con repartición de medallas en la línea final, y que, en ella, alguien como Vallejo, acaso por haber muerto sin dinero o por no haber alcanzado en vida la plena celebridad, o acaso simplemente por no haberse rendido a la lógica del capital como única medida de toda moral, no es otra cosa que un fracasado.

Luego concluye:

Tonterías, obviamente. Tonterías que equivaldrían a decir que por culpa de Sófocles los griegos creían que el esfuerzo humano era inútil, o que por culpa de Kafka los germanos suponen que un hombre es en el fondo una cucaracha, o que debido a Melville y a Hawthorne y a Poe y a Faulkner los americanos se creen condenados a la desgracia y al horror, o que Camus y Sartre han convertido a los franceses en fatalistas o en nihilistas.

Y en el blog grupal Mil Inviernos opinan en forma similar:

Para de la Torre, César Vallejo ha sido más nefasto que Fujimori o Guzmán porque se insertó en el inconsciente y, para poderlo discernir, sería necesario un psicoanalista. Habría que preguntarle al columnista peruano qué influencia ha tenido “Las once mil vergas” de Apollinaire en el comportamiento de los franceses o si Passolini por haber hecho “Saló o los 120 días de Sodoma” es el culpable de que Italia tenga a Berlusconi.

Iván Thays por su parte señala sobre los indignados tuiteros, que muchos de ellos “no han leído, ni leerán, una línea de Julio Ramón Ribeyro o de César Vallejo,” y luego opina sobre la susodicha columna:

No solo sustenta una idea improbable, como decir que una obra puede dañar el subconsciente nacional, o prejuiciosa, como dar a entender entre líneas que los autores representativos deben escribir libros optimistas para favorecer la autoestima de sus países, sino que, además, ha leído de manera superficial y frívola los autores que menciona, y en especial a César Vallejo, quien está muy lejos de ser un derrotista [...]

debe quedar claro que cuando César Vallejo escribe: “Yo nací un día en el que Dios estuvo enfermo” no está expresando una idea derrotista sino su disconformidad frente al mundo, atestiguando que existe una idea de justicia implantada por un superior (llámese Dios o quien sea) contra la que se subleva. En ese poema la frase se reitera una y otra vez (de ahí el título “Espergesia”) aumentando el nivel de indignación del poeta y llamando al lector a indignarse también.

Finalmente manifiesta que:

Hace 120 años nació César Vallejo y, por lo visto, la incomprensión que obtuvo de sus compatriotas contemporáneos (que lo hizo refugiarse en París y no regresar jamás) sigue vigente en este nuevo país puesto al servicio de la “Marca Perú”.

Pero obviamente no todo lo que se ha escrito sobre Vallejo estos días ha sido en torno al debate provocado por la mencionada columna. De entre lo que se ha escrito menciono a Sonia Luz Carrillo, que recopila en su blog sus artículos previos que ha escrito sobre el poeta. En Cinencuentro hacen un repaso de puntos de encuentro entre la poesía de Vallejo y el cine, y esta recopilación de videos con sus poemas declamados también resulta interesante. Y el ya mencionado Gustavo Faverón escribe a propósito de “Nueve Monstruos”, uno de sus más famosos poemas:

Vallejo, como escritor y como intelectual, se estrelló muchas veces contra los obstáculos de una educación limitada y las escaseces que afronta cualquier peruano de la clase media provinciana que además se va empobreciendo a lo largo de su vida; luchó y fracasó en muchos géneros (no fue un gran novelista, no fue un gran dramaturgo, aunque tratara), pero no desfalleció ni renunció, probablemente porque entendió que los fracasos temporales eran inevitables en una empresa como la que se había planteado, que no era la pequeña empresa de triunfar como escritor, sino la inmensa empresa de inventar un lenguaje que le permitiera decir lo inefable o por lo menos señalarlo, dibujar el gesto que nos permitiera intuirlo.

La linguista Nila Vigil recuerda en su blog su primer contacto con la obra de Vallejo:

Yo lo conocí en el colegio, me encantó (lo de Paco Yunque no lo cuento). En casa de mis padres había dos libritos de él de editorial Losada y me los devoré. No sé cuánto entendería de sus poemas pero los leía y leía con pasión porque me dejaban un no sé qué en el alma. Han pasado más de 30 años desde la primera vez que lo leí y me sigo emocionando cuando lo leo. Creo que es uno de los mejores poetas que han escrito en castellano.

Y en el blog Marea Cultural, Augusto Rubio lo recuerda así:

César Vallejo se reconcilia en el alma y en el corazón de su patria cuando abrimos sus libros y les damos lectura. Él representaba emblemáticamente el alma mestiza peruana y latinoamericana que prefiere la marginación dolorosa a la humillación de la servidumbre.

Finalmente los dejo con esta versión musicalizada de “Masa” otro de los reconocidos poemas de César Vallejo.

Publicado el 17-03-2012 - Etiquetas: , , , []


Compartir

Enlaces a este artículo

  1. Los nuevos viejos ideólogos liberales » Cinencuentro
    05-04-2012 - 23:20

Comentarios a este artículo

Comenta!