Bolívar, ¿Gran libertador o gran dictador?

Simón_Bolívar_by_José_Gil_de_Castro

Simón Bolívar, óleo de José Gil de Castro. Imagen de Wikimedia, usada bajo licencia Creative Commons.


El Gran Libertador Simón Bolívar jugó un papel importante en los procesos emancipadores de cinco países latinoamericanos: Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, y está considerado una figura histórica universal. Así mismo es padre o inspirador de la ideología llamada bolivarianismo, cuya versión más conocida y reciente es el llamado chavismo, y se le relaciona también con el concepto de Patria Grande, o unidad latinoamericana.

El pasado 24 de julio se conmemoró un aniversario más del nacimiento del libertador. En Venezuela, su país de origen, se celebró la ocasión incluso con el estreno de una película sobre la vida de Bolívar, pero en otros países como el Perú, la cosa no pasó de algunas ceremonias protocolares. Y es que en este país andino no hay un muy buen recuerdo de don Simón.

Antes de hablar del paso de Bolívar por el Perú, conozcamos un poco de su talante dictatorial. El conocido periodista Álvaro Vargas Llosa escribe en un artículo republicado en el blog del Centro para la Prosperidad Global de The Independent Institute, a propósito de la publicación de una nueva biografía del libertador en el año 2006, que Bolívar fue mejor caudillo que los demás líderes latinoamericanos de la época pero que precisamente “el caudillismo es todavía el corazón del problema latinoamericano”.

José García Hamilton, un estudioso argentino de Bolívar, considera que el Libertador fue consistentemente dictatorial: “En su carta desde Jamaica (1815) y en la Convención Constituyente de Angostura (1819), Bolívar postula un sistema político con presidente vitalicio, una cámara de senadores hereditarios integrada por los generales de la independencia… La Convención de Angostura no aprueba este sistema para Venezuela ni tampoco la aprueba para Nueva Granada la siguiente convención de Cúcuta, pero luego Bolívar, en la flamante Bolivia, redacta personalmente una constitución con esas características, que luego es aprobada para el Perú. Luego pretende que ese sistema se extienda a la Gran Colombia, pero Santander rechaza que esa sanción se haga mediante atas populares, por no ser un procedimiento legal. “No será legal”, contesta Bolívar, “pero es popular y por lo tanto propio de una república eminentemente democrática”.

Un tema controvertido es el de la poca afección de Bolívar por los indígenas, casi cayendo en el racismo. En un blog anónimo, un estudiante reflexiona sobre un texto analizado en la clase de historia que recibió de la profesora Cecilia Méndez Gastelumendi.

Antes de llegar a Perú, Simón Bolívar tenía una visión del indigena idealista, influenciada por Rousseau y los pensadores de la ilustración. El indígena era un buen salvaje, apacible, solitario, “amigo de todos”, voluntariamente apartado de la vida política. Pero en 1822, atravesando los Andes, Simón Bolívar se enfrento a la rebelión de los pastusos, que acosaban a su ejército, usando técnicas de guerrillas. Desde entonces su visión cambio radicalmente: el ser apacible se convirtió en bestia salvaje, bruta, despreciada, degradado. “Esos demonios merecen la muerte”: si es que algo siguió constante en el pensamiento bolivariano, fue su visión de los indígenas como seres incapaces de una concepción política. Pero si no se apartaban voluntariamente de la sociedad política, solo la aniquilación podía resolver el problema. En eso, Simón Bolívar no invento nada, solo se unió al punto de vista de la elite criolla de Lima, atemorizada por la figura del “indio”.

Pero en el Perú más se le recuerda a Bolívar como quien desmembró el territorio patrio. Hugo Pereyra Plasencia, un historiador de la Pontificia Universidad Católica del Perú escribe en su blog que es necesario acudir a las fuentes primarias (cartas, periódicos, documentos oficiales) para que quede “claro que nosotros los peruanos le caíamos terriblemente antipáticos a Bolívar” y argumenta:

Desde las goteras de Charcas, desde esa pequeña aldea que era la Buenos Aires autonomista, desde la rústica Chile, desde los llanos de Venezuela, el Perú era visto como un monstruo, como una amenaza. Bolívar tuvo muy clara esta percepción y, de hecho, por eso hizo todo lo posible por crear un hegemón alternativo: la Gran Colombia, que estuvo integrado por las actuales Colombia, Venezuela y Ecuador, con pretensiones sobre Guayaquil y sobre el río Amazonas y su gigantesca área circundante. La Gran Colombia nació así como un contrapeso al supuesto peligro peruano.

De hecho, para la época del famoso encuentro de Guayaquil entre Bolívar y el General Don José de San Martín en 1822, ya el primero había declarado a Guayaquil bajo el protectorado de la Gran Colombia, lo que en la práctica significó su anexamiento a dicho país, aún cuando Guayaquil en ese entonces era territorio peruano. Pero eso no es todo, sostiene Pereyra:

En 1823, Bolívar llegó al Perú no tanto por dar la libertad a sus hermanos peruanos que sufrían las cadenas del absolutismo (idea que él siempre manifestaba de modo grandilocuente y, por supuesto, hipócrita), sino principalmente por el interés geopolítico de destruir de raíz lo que consideraba como una amenaza para la Gran Colombia, que él veía como la niña de sus ojos, su creación, la entidad que estaba erigiendo como un nuevo polo de dominio en América del Sur. Por eso se crea Bolivia, para cortarle las patas al “monstruo” peruano, no tanto por dar rienda suelta a la libre determinación y al anhelo de una patria boliviana en ciernes en la que, es cierto, muchos altoperuanos creían (pues nunca hubo unanimidad para unirse con el Bajo Perú dominado por Lima).

De la época que pasó Bolívar en el Perú también hay mucho que contar aparte de su labor militar libertaria que culminaría con la victoria de Ayacucho en 1824. El venezolano Antonio Escalera Busto relata lo que siguió:

Una vez completada la independencia peruana, Bolívar convoca de nuevo al Congreso Constituyente el 10 de febrero de 1825, al cual asisten 56 de los 79 diputados, la mayoría suplentes, de los cuales 9 era colombianos. Este Congreso nombra a Bolívar “Padre y Salvador de la Patria” y ordena que se erija la estatua ecuestre en la plaza del Congreso, donde está actualmente, así como el pago, como una “pequeña demostración de reconocimiento” de una recompensa al Libertador de 1.000.000 de pesos, cantidad que representaba, más o menos, la tercera parte del presupuesto anual del Perú de la época.

Luego su ya mencionada proclividad a ver con desprecio a los indígenas se hace patente:

En Perú existía una grandísima población indígena, no totalmente integrada a la cultura e idiosincrasia hispana, y que mantenía mucha de su cultura ancestral, la quechua y la aymara. Este estamento social no era, ni bien comprendido, ni bien aceptado por Bolívar. Sabemos que Bolívar, por sus correspondencias, emitía juicios racistas como este contenido en la carta que desde Pativilca le envía a Francisco de Paula Santander el 9 de enero de 1824: “Yo creo que he dicho a usted antes de ahora que los quiteños son los peores colombianos. El hecho es que siempre lo he pensado, y que se necesita un vigor triple allí que el que se emplearía en otra parte. Los Venezolanos son unos santos en comparación de esos malvados. Los quiteños y los peruanos son la misma cosa; viciosos hasta la infamia y bajos hasta el extremo. Los blancos tienen el carácter de los indios y los indios son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio de moral que los guíe. Los Guayaquileños son mil veces mejores”

Así pues, no es de extrañar que sus actos de gobierno, ya instalado oficialmente como Dictador del Perú, también dejaran mucho que desear y en algunos casos fueran lesivos a la población indígena peruana:

En Abril de 1825, Bolívar, en uso de sus plenos poderes, dispone la anulación de la emancipación de los esclavos que había decretado San Martín [...] el 11 de agosto de 1826, Bolívar implanta de nuevo el tributo del indígena, que ya había sido eliminado por los españoles a raíz de la Constitución de 1812, aunque después recuperado por el Fernando VII absolutista y definitivamente derogado por San Martín el 27 de agosto de 1821.

Algunos autores defienden el decreto de Bolívar por la justificación de proveer recursos a un Estado casi en estado de insolvencia. Que el Estado estaba casi en quiebra es cierto, pero no justifica que se recurriese a un tributo solo por la raza y no por la cuantía de la riqueza del ciudadano.

El venezolano Ramón Urdaneta, enterado de la poca devoción que se le tiene a Bolívar en el Perú, investigó en diversas fuentes y postea datos interesantes en su blog:

el economista e historiador Herbert Morote, lo tilda en calidad de “enemigo público Nº 1 del Perú”, pues “fue un hombre de derecha y no introdujo ninguna reforma social en el país… [mutila] nuestro territorio [incluso Jaén, Maynas y Tumbes iban a pasar a poder de Colombia, y Arica e Iquique, a favor de Bolivia”], instituyendo “el modelo militar ególatra” para perennizarse en el poder, al tiempo que Don Simón “cercenó al país más de 1.100.000 kilómetros cuadrados. [...] Para echarle más leña el fuego el crítico historiador añade el estado de presión que Bolívar mantuvo en el Perú, mandando a fusilar a sus opositores, hasta por sospechas infundadas, desconfiaba de todos y el ejército era manejado por colombianos. A Bartolomé Salom el caraqueño en febrero de 1824 le escribe “Esto está lleno de partidos y todo plagado de traidores…. empìezan a tenerme miedo… se compondrá todo esto con la receta de las onzas de plomo…”. A lo que se suma lo escrito por el americano Hiram Paulding sobre que Bolívar le expresó que los “peruanos eran unos cobardes y que, como pueblo, no tenían una sola virtud varonil”.

Parece pues muy cierta la cita que reproduce Jorge Sayegh en su blog:

Jorge Basadre, el historiador peruano más reconocido, dice que Bolívar fue un romántico en 1804, diplomático en 1810, jacobino en 1813, paladín de la libertad en 1819 y genio de la guerra en 1824. Sugiere el historiador que en los años 1825 y 26 al Perú le tocó el peor de los Bolívares, el “imperator”.

Efectivamente no sólo Bolívar se hizo declarar Dictador por el Congreso, si no que impulsó y obtuvo en 1826 la aprobación irregular de una constitución vitalicia con el como presidente vitalicio. Sin embargo habiendo viajado Bolívar a Colombia su gobierno encargado no duró mucho y el Cabildo de Lima derogó en 1827 la constitución que tuvo una vigencia de sólo 50 días. En otro post Antonio Escalera Busto concluye:

Para el escritor peruano Félix C. Calderón el juicio de valor sobre Bolívar es: “El Bolívar que aparece con la lectura de sus propias cartas disponibles es un hombre ambicioso que comete el grave error de manchar su incuestionable trayectoria libertaria con los sueños de opio de una dictadura perpetua, aun a costa de volver a hipotecar la independencia de los pueblos que había supuestamente libertado. No es el santo varón desprendido y desinteresado, ni un demiurgo consumado que solo busca sembrar paz y concordia entre los pueblos; sino un habilísimo taumaturgo del lenguaje que ha descubierto en las palabras la mejor manera de ocultar sus non sanctas intenciones”

Como apunta el abogado Freddy Centurión: “La derrota de la Constitución Vitalicia en el Perú fue el comienzo del fin del Libertador. De allí en adelante su sueño se derrumbaría como un castillo de naipes, para ser condenado en Colombia al destierro y morir tuberculoso en 1830.”


Monitoreando la minería y la protesta en Colombia

La actividad minera ha venido tomando en los últimos años una mayor importancia económicamente hablando en Colombia, tanto así que el recientemente reelegido Presidente Juan Manuel Santos suele referirse a la “Locomotora Minera” para nombrar al gran generador de recursos que le permite al gobierno financiar proyectos de interés social, generar más empleos y reducir así la pobreza.

Sin embargo la minería también está generando mayor conflicto social, violaciones a los derechos humanos de poblaciones vulnerables y un impacto ambiental negativo, entre otros problemas. Incluso a nivel del propio gobierno se ha detectado temas que deben solucionarse prioritariamente como la deficiente titulación de los predios mineros, el uso y contaminación de los recursos hídricos, la gestión de residuos tóxicos y la endeble legislación ambiental.

En medio de este contexto surgen iniciativas ciudadanas como la que se plasma en el blog No a la Mina. El blog es la vitrina para visualizar la diversa información y accionar que manejan una serie de colectivos preocupados por el impacto de la minería en los derechos humanos y el medio ambiente en Colombia. Estos colectivos van desde gente de la academia hasta organizaciones comunales e indígenas.

En el mes del mayo del 2011 ellos organizaron un Encuentro Acción Colectiva y Megaproyectos Mineros en la Universidad Javeriana de Bogotá. La profesora Aída Quiñonez, una de las organizadoras comenta:

La idea era conocer las problemáticas de las regiones más allá del contexto inmediato, con la consciencia de que este tipo de prácticas económicas, fundamentadas en maximizar beneficios, traen consecuencias estructurales y culturales para el país en cual se asientan.

Durante el evento se pudo conocer de primera mano testimonios de diversas comunidades:

Se expusieron los procesos de la Asamblea SUR en Bogotá D.C.; la permanente resistencia del pueblo Nasa en el Norte del Cauca; los graves riesgos de violación de derechos humanos que amenazan a las comunidades afrocolombianas e indígenas por la explotación minera en La Toma-Suárez-Cauca; la defensa del territorio por la explotación de las minas en los casos de Caldono, Cauca, la resistencia del resguardo Uradá-Jiguamiandó, el proyecto Mandé Norte, la defensa de Marmato-Caldas, las resistencias frente a la mina la Colosa y por la defensa del territorio -en Cajamarca Tolima, la defensa del páramo de Santurbán en Santander, y el despojo y desalojo de la comunidad de Tabaco en la Guajira por el macroproyecto del Cerrejón.

Finalizado el evento se socializó un Manifiesto consensuado que entre otras conclusiones recomendó:

Es necesario que se convierta en una responsabilidad de la sociedad colombiana abordar el problema de la megaminería y en general de los problemas sociales y ambientales ligados a los efectos que con esta incursión se generan en las economías extractivas, Así mismo es necesario entender las relaciones que se tejen en marco internacional y en tal sentido identificar los dispositivos para que se asuman las responsabilidades de quienes producen, consumen y contaminan.

Hace unos meses Global Voices tuvo oportunidad de conversar con la profesora Quiñónez y esto fue lo que nos dijo:

Otra de las organizaciones que comparte las mismas preocupaciones es Conciencia Campesina. Esta organización fue creada en abril de 2009 por campesinos de Cajamarca, tras el anuncio en 2008 de La Colosa proyecto minero de oro de AngloGold Ashanti en un área de reserva forestal. Ellos manifiestan en su página de Facebook:

Creemos que la movilización pacífica, social organizada tiene un papel importante en nuestra lucha para proteger nuestro territorio. En estos años hemos organizado marchas pacíficamente, defendiendo nuestra oposición a La Colosa. [...]

En las zonas mineras a menudo hay una alta incidencia de violaciones de derechos humanos, delincuencia y prostitución, queremos preservar nuestra identidad cultural como una comunidad agrícola y tradicional.

Algunos casos representan un ejercicio más completo de resistencia, como es el de Sath Tama kiwe en Cauca, ellos le han dicho no a la minería, y también a cualquier cosa que los ponga en riesgo, como la siembra de coca, por lo que se ven obligados a ejercer autoridad en sus territorios.

estando en un proceso de Autonomía Territorial, cuyo objetivo era buscar minería legal o ilegal para la explotación del Oro, encontramos grandes extensiones de siembra de Coca para el procesamiento de alcaloides, por lo cual tomamos la decisión de arrancar y destruir estas plantaciones, pues según se dijo, ya el Ejercito Nacional, en rondas realizadas días antes le habían manifestado a los dueños del laboratorio que siguieran trabajando que por ellos no habría ningún problema.

Las actividades de resistencia llevadas a cabo a lo largo de los años han tenido consecuencias graves como el asesinato de algunos de los dirigentes activistas bajo circunstancias no aclaradas. Sin embargo estas actividades continúan, al igual que la aumento de las inversiones en nuevos proyectos mineros en el país.

Otros artículos relacionados:

Colombia: Internautas comentan sobre la minería
Colombia: patrimonio ambiental es amenazado por la minería
Colombia: mineros huyen de asesinatos y atentados
Colombia: Un viaje a la región de las minas de oro de Colombia


Cuninico, otro derrame de petróleo más en la selva amazónica peruana

Dos derrames de petróleo procedentes del Oleoducto Norperuano de Petroperú en la zonas de Saramuro y la quebrada de Cuninico, en el distrito de Urarinas, Loreto, han generado una contaminación de extensión aún no determinada pero que se estima en varios kilómetros de largo, y varios casos de niños de las comunidades indígenas aledañas con enfermedades estomacales.

Se ha informado que los derrames ocurrieron el 26 y el 30 de junio, pero por lo alejado de las localidades la noticia recién se dió a conocer en los medios masivos de Lima unos días después. Aunque la empresa responsable, Petroperú ha tomado algunas medidas para mitigar el daño causado, como la entrega de alimentos y agua a las comunidades, pero esto no parece ser suficiente pues miembros de las comunidades nativas reclaman que aún no pueden consumir pescado ni utilizar sus fuentes de agua.

El asunto tomó un giro diferente cuando se denunció que Petroperú había contratado menores de la zona para las labores de limpieza del petróleo derramado. La empresa negó esto, pero luego de que el caso se difundiera por la televisión a nivel nacional, el Ministerio de Energía y Minas decidió declarar a Petroperú en reorganización y luego renovó el directorio.

En su columna en el diario La República, la doctora Rocío Silva Santisteban escribe sobre uno de los pueblos indígenas afectados por estos constantes derrames en la cuenca del río Marañón, los kukamas, y sobre dos sacerdotes de la parroquia de Santa Rita de Castilla, en Nauta, que hace años vienen denunciando las consecuencias de estos derrames. Además describe el comportamiento típico de la empresa petrolera:

1) se aprovechan de la necesidad de los lugareños, sus expectativas de ingresos y su ignorancia sobre las consecuencias del contacto directo de la piel, los ojos, incluso la boca con el hidrocarburo; 2) se contrata a la misma población para tener una limpieza rápida y a bajo costo; 3) se actúa con total impunidad, pues se sabe que en esos parajes es muy difícil que la información circule fuera de los sectores más cercanos.

Y sobre los sacerdotes añade:

Ah… lo olvidaba: los sacerdotes Berjón y Cadenas están siendo chuponeados, reglados y hackeados para evitar más denuncias: ¡y todo en el año de la COP20!

En el blog Toustodo Oscar Muñiz se pregunta por qué siempre se trata de ocultar la información sobre este tipo de hechos, cuando detallar los eventos debería ser una obligación del Estado.

Otros países tienen medios informativos donde describen los acontecimientos que han sido objeto tanto de daño ambiental y ecológico como de los daños a la economía nacional. Un país serio y responsable no deja a la deriva los informes que seguramente se encuentran encajonados en los escritorios de la alta burocracia; un país con talante encara con seriedad y responsabilidad los problemas que se repiten mes a mes, año tras año.

El Licenciado en Ciencias Políticas Juan Pablo Sánchez Montenegro escribe para Lucidez.pe acerca del Olecoducto Norperuano:

Se trata de que el viejo oleoducto de cuarenta años aún no ha sido adecuado a las normas jurídicas y técnicas vigentes que prohíben que exista bajo el agua tuberías destinadas al transporte crudo. La empresa estatal, a través de su representante Víctor Mena, se ha limitado a culpar a la geografía de la zona por los desastres ocasionados.

Por otra parte, Miguel Donayre Pinedo reproduce en su blog una crónica de los anteriormente mencionados sacerdotes Berjón y Cadenas en recorrido por las comunidades afectadas de la cuenca del Marañón en Loreto.

Varios días la gente comía el pescado con olor y sabor a gasolina. Al principio nadie le dio importancia. Pero después de varios días surgió el comentario en la comunidad. Un comunero entró en la quebrada y, con ojos espantados, vio cantidad de peces y boas muertas y manchas de petróleo por todos lados. Se ha quebrado el oleoducto en la zona que los comuneros denomina Varillal (atención para los ambientalistas). Asustado regresa a la comunidad y conversan entre autoridades y comunidad.

Como primera medida deciden llamar a las instituciones en Maypuco, sede del distrito de Urarinas. Entre otros, llaman al Municipio y a la PNP (Policía Nacional del Perú). Ellos hacen fotos y algunos videos. Comienza el movimiento. Hasta el 2 de julio sólo había llegado 5 litros de agua por familia y agua del Marañón. De nuevo, las emergencias no son atendidas, menos si es lejos de la ciudad. Los planes de emergencia o no existen o no funcionan. Quien sí acude, dicen los pobladores, es Petroperú llevando personal sanitario, entre ellos un doctor. Échense a temblar.

Luego hacen unos apuntes sobre las posibles consecuencias a futuro de este derrame:

1. Con la vaciante del río que se produce a fines de junio 2014, como todos los años, comienza a salir el pescado de las cochas y a migrar río arriba: “mijano”. ¿Surcará este año el mijano? Sospechamos que no. Se produce una barrera biológica. ¿Cuál será el comportamiento del pescado? [...]

3. El impacto económico en la comunidad de Cuninico será terrible. ¿De qué van a vivir todos estos pescadores? Cuando una empresa rescinde el contrato a un trabajador tiene que pagar unos derechos. ¿Quién paga los trabajos que estos pescadores no van a poder realizar?

Mientras tanto las acciones de investigación prosiguen, tanto del derrame en si, como de la contratación de menores. Así mismo evalúan sancionar a Petoperu y piden declarar en emergencia la zona afectada.


Fundación Casa del Bosque: Tecnopolítica y activismo en Bogotá

Fundación Casa del Bosque
Bogotá, como otras grandes ciudades latinoamericanas, tiene espacios para que los activistas tecnológicos y la gente que desea aprender sobre tecnología se reuna y genere nuevas sinergias y actividades en las que se realizen aplicaciones prácticas de estos temas. Fundación Casa del Bosque es uno de estos espacios.

La Fundación, formada por un equipo interdisciplinar, da capacitaciones en manejo de tecnologías web, animación 3d, seguridad informática y lenguajes de programación, pero también hace investigación social en temáticas de brecha digital, deuda pública tecnológica, tecnopolítica, activismo tecnológico e infoalfabetización digital en Colombia. En sus propias palabras:

Nos concebimos como una organización autosostenible, que destina los recursos de su áreas de servicios a la gestación de redes de empoderamiento tecnológico en territorios de la ciudad de Bogotá, promoción al software libre y la cultura libre e impulso a procesos infoalfabetizadores en ciudades de Colombia.

Son varios los eventos que la Fundación organiza, como por ejemplo los de los proyectos Copycultura, Con3ctiva y Bogotic, entre otros. Este conjunto de acciones va enmarcado en los ejes de trabajo que la Fundación considera importantes para su desarrollo:

Eje participación ciudadana tecnopolítica: - bogoTIC: Red de Veeduría Ciudadana para el Abordaje Crtico de las TIC en Bogotá.
Eje promoción tecnocultural: - Copycultura: Plataforma de lanzamiento de artistas que apuestan a la cultura libre en Bogotá.
Eje producción tecnológica: - bogoLAB: Laboratorio Tecnológico de Intervención para la Reducción de la Brecha Digital en Bogotá.
Eje empoderamiento tecnológico ciudadano: - Encuentro Latinoamericano de Tecnologías Web.
Eje intervención y reducción de brecha digital y acceso a cultura digital: - Festival Tecnocultural de Localidades.
Eje promoción de contenidos digitales y licencias abiertas: - Festival de Cine Creative Commons Bogotá. – Con3ctiva plataforma digital portable para acceso a contenidos audiovisuales Creative Common.
Eje circulación de saberes y fortalecimiento de ciudadanías tecnoculturales: – Residencias tecnoculturales internacionales.

Café Commons en Fundación Casa del Bosque.

Café Commons en Fundación Casa del Bosque.

María Juliana Soto escribía sobre FCBosque en Open Business en el 2011, haciendo una pequeña historia de los orígenes de la Fundación y luego describiendo su aplicación del modelo IAP (Investigación-Acción- Participación): “Se trata de un enfoque participativo que favorece la comprensión de la realidad de la población (características socioeconómicas, recursos, necesidades, etc) y permite planear y ejecutar acciones mucho más precisas.”

Uno de los conceptos principales que maneja FCBosque es la tecnopolítica, pero ¿Qué es tecnopolítica? Según la wiki del Movimiento #15M es el “Uso táctico y estratégico de las herramientas digitales para la organización, comunicación y acción colectiva. La capacidad de la multitudes conectadas, de los cerebros y cuerpos en red para crear y automodular la acción colectiva.”

Farid Amed, de la Fundación Casa del Bosque, hace algunas acotaciones a este concepto de la tecnopolítica desde una perspectiva histórica y latinoamericana:

Somos la cuarta generación comunicacional que hoy tiene la posibilidad de juntar las luchas previas comunicacionales de los últimos 400 años. La imprenta, la radio, la TV, internet, cuatro escenarios de poder comunicacional que sin duda, articuladas en favor de la humanidad podrían imprimir dinamismo a los cambios urgentes del planeta. Somos una generación en donde el activismo tecnológico no es una postura circunstancial, somos una generación llamada a conceptualizar en tecnopolítica las luchas comunicacionales de nuestros tiempos…

La tecnopolítica como red de conocimiento llamada a fundar consciencia ciudadana para la construcción de políticas públicas propicias para la autonomía tecnológica de nuestros pueblos. La tecnopolítica del empoderamiento responde con políticas públicas y de resistencia en Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina, Uruguay, Venezuela… Las luchas perdidas en el pasado, pueden volver a ser las nuevas luchas del futuro. Internet libre, tecnopolítica para una tecnología pública y de acceso urgente para una sociedad democrática como postulado de acción coordinada y planetaria.

En otro artículo Farid habla de la relación entre software y cultura libre, y la tecnopolítica, mencionando también que hay vacíos teóricos en lo que corresponde al discurso del hacktivismo y la tecnopolítica:

El software y hardware libre aseguran empoderamiento ciudadano, transparencia, reducción de monopolios y con ello mantenimiento de la democracia. La cultura libre garantiza accesos al saber, y con ello, el mantenimiento de derechos. La tecnopolítica análiza política, sociológica y geopolíticamente las relaciones sociales y corporativas de base tecnológica, alertando y accionando sobre aquellas dinámicas que limiten el poder ciudadano en el ámbito de las telecomunicaciones.

Fue precisamente con Farid Amed con quien tuve oportunidad de conversar hace un par de semanas en Bogotá, y lo recogido en este video es parte de dicha conversación.

La FCBosque acepta permanentemente Residentes Tecnoculturales, como una forma de facilitar la realización de proyectos de acción, investigación, desarrollo e intervención, relacionados con el uso de la tecnología y la reducción de la brecha digital, conectividad, infoalfabetización o empoderamiento, y orientados principalmente, pero no necesariamente, a comunidades subrepresentadas o marginadas en el ámbito social colombiano.

En el siguiento video conoceremos físicamente la Casa del Bosque y de paso también algunas de las actividades que en ella se realizan.

Pueden seguir a Fundación Casa del Bosque en Facebook, G+ y Twitter, también en Idéntica. No se pierdan su archivo de videos en YouTube, ni su biblioteca descargable desde su sitio web, con temas como Software Libre, Transferencia Tecnológica, Brecha Digital, y otros.

Otros posts similares:

Diferencial CAC, un espacio hackeado en Quito, Ecuador
Escuelab – Una comunidad tecnológica en Lima


Los Once, recordando la historia a través de la ficción

losoncecEn la historia reciente de los países latinoamericanos hay hechos de violencia por parte de agrupaciones terroristas y del propio estado, que a pesar de la realización de investigaciones de alto nivel y conformación de Comisiones de la Verdad, mantienen aspectos nunca aclarados e incluso testimonios contradictorios. Esto los ha vuelto parte de diversas teorías de la conspiración y de las leyendas urbanas que enhebran el tejido social de nuestras grandes urbes.

Uno de esos hechos es la Toma del Palacio de Justicia, sucedida el 6 de noviembre de 1985 en Bogotá, Colombia. A las 11.30 de la mañana de ese día comandos del movimiento guerrillero M-19 ingresaron al Palacio de Justicia, lo que generó la reacción de la Policía Nacional y el Ejército Colombiano, dando inicio a 27 horas de violencia y terror que dejaron un saldo de noventaiocho muertos y once desaparecidos.

Son precisamente estos once desaparecidos los que a 25 años de la toma inspiraron a tres amigos a crear una novela gráfica que recrea desde la ficción lo que pasó esas horas y de esta manera nos dan una visión distinta, a veces desgarradora, a veces esperanzadora, de un suceso que, como mencionan en la presentación del libro, es parte de la identidad de millones de colombianos.

El proyecto nace en el 2011, a raíz de una convocatoria que no ganaron, pero que los dejó con ganas de apostar por lo creado. Así pues en el 2012 deciden recurrir al crowdfunding para buscar apoyo económico y en el 2013 lanzan la versión de la novela gráfica para tablets y otros dispositivos electrónicos, y es en febrero de este 2014 que finalmente sale editado en formato  libro.

Curiosamente en el pase de la versión digital a la impresa ha habido algunos cambios en la narración. Diego Fernando Marín del blog Lecturas para todos nos habla de este cambio de enfoque.

(En la aplicación es el) … de una niña que prepara un discurso, que termina leyendo en un evento conmemorativo de la Toma del Palacio de Justicia, y que comienza con las únicas palabras que tiene la novela gráfica, Érase una vez…, lo que da lugar al subtítulo que hoy parece haber desaparecido: Como un cuento sin hadas. En esta nueva versión, una abuela narra en primera persona a su nieta lo que ella vivió durante la toma. La abuela, en este caso, es la madre de uno de los desaparecidos en la Toma.

Marín luego agrega:

El tono de Los Once  se mantiene en su tono neutral, no condena, no toma lugar, muestra la impiedad de los bandos y el lugar que tomaron las víctimas en el proceso, el dolor que se refleja en las palabras de César Rodríguez, un familiar, dichas en la radio nacional: “(…) de ninguno de ellos se tiene ninguna noticia. No los han dado en las listas de los rescatados, ni detenidos, ni muertos. No se sabe absolutamente nada”

Hablando del libro como novela gráfica, el escritor Luis Cermeño en un texto de enero del 2013 en Mil Inviernos señala diversas influencias: “El uso de la técnica a blanco y negro se la deben a su gusto por Sin City, de Frank Miller; la idea contar a la manera de fábula viene de La rebelión en la granja de George Orwell; y prescindir del texto, se lo deben en parte al trabajo de Justin Green en Binky Brown.” Y en cuanto al tema y tratamiento Cermeño añade:

La Toma al Palacio de Justicia es un tema que de entrada toca fibras, con muchos intereses mezclados de por medio; esta es la dificultad de tratar de elaborar una memoria colectiva alrededor de lo que no se sabe nada. Los Once no intenta justificar, de ningún lado u otro, lo ocurrido, su intención es tratar de narrar una historia con las personas involucradas en el conflicto en medio de una situación de pánico extremo. Tampoco trata de brindar respuestas. [...]

En Los Once todos los personajes son ratones enfrentándose contra un gran monstruo polimorfo, quien a su vez es un personaje despersonificado: es la (des)personificación del terror, del mal absoluto y el caos. Esta metamorfosis es la violencia que siempre vuelve con nuevas caras, a veces insospechadas.

Para conocer un poco más de Los Once, conversé con José Luis Jiménez y Andrés Cruz, dos de los tres autores del libro. Acá el video:

Finalmente quiero añadir la palabras de los autores sobre el trabajo de investigación previo a Los Once, tal cual aparecen en un artículo de En Órbita:

Cuando estábamos haciendo la investigación, y hablábamos con familiares de las víctimas, a veces sentimos el peso de lo que representa intentar no tomar partido. Para los familiares los culpables de la desaparición son claros, pero nuestra intención no era mostrar culpables, sino construir una metáfora, a través de personajes animados (ratones, palomas, mirlas y perros), para lograr una nueva comprensión del episodio, de lo que vivieron las familias de las víctimas y las víctimas durante la toma y la retoma.

No se si el libro ha llegado a librerías peruanas, pero en todo caso pueden seguir a Los Once en Facebook y en Twitter. También pueden seguir a Sharpball (Facebook y Twitter), el sello bajo el cual estos jóvenes artistas colombianos sacan sus obras.

losonce2

Las imágenes usadas en este post son cortesía de Sharpball, y usadas con su autorización.


Explicando el hashtag #TacnaSeSienteIgnorada

Tacna Trome

Diario El Trome omite a Tacna en su infografía de regiones afectadas por el terremoto de Chile.

¿Qué pasó con Tacna, la ciudad heróica, para que la etiqueta #TacnaSeSienteIgnorada fuera tendencia nacional desde ayer 2 de abril y durante casi todo el día de hoy (3) en Twitter? Pues hay varias respuestas, la más obvia es que se trata de la respuesta de los cibernautas tacneños (y de los de origen tacneño, con alguna relación con la ciudad o simplemente simpatizantes de la misma) ante la falta de información en los medios nacionales sobre los efectos del reciente terremoto de Chile en la ciudad del sur del Perú.

Aunque en los medios impresos si ha habido cobertura a lo sucedido en Tacna, Moquegua y otras ciudades del sur del país, parece que es el poco tiempo dedicado a informes o reportajes desde la propia Tacna en la televisión nacional lo que dio origen a la insatisfacción tacneña. Los tuits más populares publicados bajo la mencionada etiqueta incluyen imágenes que dan cuenta de ese hecho.

La comparación con los medios televisivos chilenos, que si informaban sobre Tacna, y la actitud del país del sur en general, ahondó aún más el sentimiento de frustración de los tacneños.

Algunos otros tuits expresan una previa incomodidad con el tradicional centralismo capitalino del país, que suele preocuparse muy poco por lo que sucede fuera de Lima y alrededores próximos. De alguna manera este nuevo “olvido” o minimización de lo ocurrido en Tacna fue la gota que colmó el vaso.


De ahí a dirigir esta insatisfacción contra el gobierno sea local o nacional, hubo sólo un paso:

Cabe recordar también que no hace mucho Tacna experimentó una desilusión frente al fallo de La Haya, que dejó una extensión de la costa tacneña en calidad de “costa seca“, es decir, que si bien el territorio en dicha extensión es peruano, el mar es chileno. En aquella ocasión se argumentó de igual manera que como no se trataba de la costa de Lima, al gobierno peruano poco le importaba la suerte de las costas tacneñas.

El presidente Ollanta Humala no dejó de recibir su parte en esta expresión de inconformidad tacneña:

Con posterioridad al surgimiento de la etiqueta en Twitter algunos medios impresos y de la web recogieron esta insatisfacción, pero parece que no fue suficiente para los tacneños porque #TacnaSeSienteIgnorada siguió manteniéndose en la lista de tendencias de Twitter a nivel nacional.

La imagen de este post fue obtenida de este tweet de la cuenta @YoTacna.


Terremoto de Chile causa alarma en Tacna, Moquegua y Arequipa

Terremoto Chile

Un fuerte movimiento sísmico de aproximadamente 8 grados de magnitud fue sentido en el norte de Chile y el sur del Perú, así como en las zonas aledañas de Bolivia, a las 6.46 de esta tarde, hora peruana, y 8.46 hora de Chile, provocando que se lanzen alertas y alarmas de tsunami tanto en Chile como en Perú.

De momento no se informa de víctimas ni grandes daños materiales en las ciudades peruanas de Tacna, Moquegua y Arequipa, que son las principales ciudades donde se ha sentido con mayor intensidad el terremoto.

Sin embargo vía Twitter se conoce que debido a la caída de algunos postes eléctricos la ciudad de Tacna está sin energía eléctrica.

Un informe de La Linterna Radio nos da más detalles al respecto:

Se informa además que en Moquegua tampoco hay energía eléctrica ni señal de celulares:

Desde Chile llegan informes de evacuación en las ciudades costeras del norte del país en previsión de un posible tsunami.

De igual manera en Perú también se ha decretado evacuación en varias ciudades del sur del país:

Al momento de publicar este post se informa que las primeras olas de tsunami estarían llegando a las costas de Ilo y Tacna en el sur del Perú:

Mientras tanto en Chile las réplicas no se han hecho esperar:


Anulan informes de megacomisión contra expresidente Alan García

Expresidente Alan Garc’ía

Expresidente Alan Garc’ía

Los abogados del expresidente Alan García, Wilber Medina y Genaro Vélez, informaron hoy en una rueda de prensa en el Congreso de la República que el Quinto Juzgado Constitucional anuló hoy la tercera declaración que dio el expresidente el pasado 30 de octubre ante la Comisión Investigadora del Congreso conocida como la Megacomisión, lo que en la práctica significa que las conclusiones de los informes en donde se recomienda la inhabilitación y la acusación constitucional contra el expresidente quedan sin efecto.

Cabe recordar que en cuatro de los ocho casos investigados por la megacomisión se recomendaba la acusación constitucional:
1 – Colegios Emblemáticos. Por la firma del Decreto de Urgencia 004-2009 que permitió la elección sin concurso público de empresas para que remodelen estos centros educativos.
2 – Agua para Todos. Por supuestamente incurrir en la figura de asociación ilícita para delinquir y vulnerar el artículo 125 de la Constitución, ocasionando así que se entreguen proyectos a dedo y generando pérdidas al Estado por expedientes técnicos mal elaborados.
3 – Interferencia política en BTR. Por interferencia en la investigación policial y fiscal del caso de ‘chuponeo’ telefónico de Business Track, en el 2009.
4 – Narcoindultos. Por infringir la Constitución al haber reducido la pena de 400 sentenciados por narcotráfico.

La megacomisión ha venido trabajando en estos y otros casos desde el año 2011, y el expresidente Alan García no ha dejado de señalar que su objetivo es anularlo electoralmente para los próximos comicios presidenciales del 2016.

El congresista Sergio Tejada, Presidente de la Megacomisión declaró vía Twitter:

A través de la cuenta Twitter que supuestamente es del expresidente Alan García se expresó satisfacción con la decisión judicial, añadiendo:

No es la primera vez que el Poder Judicial falla a favor del expresidente, el año pasado también ordenó se anule la investigación por vulnerar su derecho al debido proceso.

En un artículo de fines del año pasado, la web Otra Mirada mencionaba los cuestionamientos de afiliación política aprista del Fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, y señalaba:

el ex presidente Alan García se ha venido librando de las responsabilidades de fondo en delitos de diversa dimensión que lo vienen persiguiendo desde la década de 1990. Por todo ello, resulta necesario investigar al ex presidente Alan García con el mayor detalle posible para evitar que un manto de impunidad lo libre de dar cuentas claras al país. Queda en manos del pleno del Congreso, del Ministerio Público y del Poder Judicial demostrar que en el país las leyes se respetan y los delitos tarde o temprano se pagan.

Un sector de la población y diversas organizaciones que no están de acuerdo con esta decisión del poder judicial convocaron el día de hoy a una movilización y acción de protesta en las calles de Lima, bajo la etiqueta #TomaLaCalle:

Pero otro sector no dudó en calificar a los manifestantes de vagos o cosas peores:

A continuación algunos tuits desde el acto de protesta en la Plaza San Martín:

Pero incluso estos tuits no quedaron sin respuesta por parte de los simpatizantes de Alan García:

La periodista Jacqueline Fowks informa que “corresponde al procurador del Congreso apelar esta resolución ante la Primera Sala Civil de Lima, superior a la Quinta Sala Constitucional.”

La imagen de este post es del usuario Flickr Presidencia de la República del Ecuador y se usa bajo una licencia CC Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)


El racismo ataca de nuevo en el Perú

Gente en las calles de Lima

Se suele decir que el racismo en el Perú es sutil, solapado, oculto. A pesar de ser un país multiétnico, con gran presencia de población mestiza e indígena, el racismo ha persistido desde los tiempos de la colonia hasta nuestros días. Se manifiesta de diversas maneras, en la costumbre de las familias pudientes de que sean personas de raza negra las que carguen el ataúd de sus fallecidos, en publicidad con guiños racistas o clasistas, en el trato discriminatorio a las empleadas domésticas que casi siempre son de origen andino o incluso a congresistas de la república quechua hablantes por sus errores al escribir el castellano.

Estas manifestaciones arriba mencionadas hasta hace unos años eran aceptadas pasivamente, quedaban en el anonimato, no trascendían los círculos en los que se daban y los medios casi no se ocupaban de ese tipo de cosas. Pero es con la masificación de las redes sociales que este tipo de prácticas han llegado al debate de los ciudadanos comunes y corrientes de la mano de los activistas por los derechos humanos y gente que no está dispuesta a soportar más discriminación.

Sin embargo estas mismas redes sociales también sirven para difundir y hacer ver como normales las mismas costumbres racistas y discriminatorias contra las que otros luchan. La periodista Jacqueline Fowks en un artículo para el diario El País comenta un reciente hecho suscitado en las redes:

La polémica más fuerte se originó el sábado primero de marzo, con las reacciones racistas en las redes sociales tras la muerte de Edita Guerrero, cantante del exitoso grupo de cumbia Corazón Serrano. “Todas las cholas feas y los serranos emergentes ya estarán yendo al velorio de Edita Guerrero de Corazón Serrano. Cuiden sus billeteras”, “Falleció Edita Guerrero de Corazón Serrano. Pucha, ahora mi empleada me va a pedir descanso”, escribieron tuiteros. Emergente es el término para los migrantes o pobres que han mejorado significativamente su condición económica.

Fowks cita otro caso más, bastante mediático en esta ocasión, donde la discriminación, no sólo por el color de la piel, estuvo presente:

La discriminación en Perú también es socioeconómica. El domingo, un programa de televisión difundió el audio en el que el regidor de Lima Pablo Secada insultaba a una mujer policía que le imponía una sanción por infringir las normas de tránsito. “No sea babosa, ¿ha ido al colegio, la han educado, entiende lo que he dicho? En un Cenecape seguro ha estudiado leyes”. Los Cenecapes eran centros de formación técnica, estatales, que surgieron con la reforma educativa a inicios de los años 70. Secada, un destacado economista y tecnócrata, fue hasta el martes aspirante a la alcaldía de Lima.

Pero no son los únicos casos acontecidos este mes. El regreso de un programa televisivo llamado La Paisana Jacinta también generó diversas reacciones. Si bien el programa se produjo originalmente entre 1999 y 2002, y luego brevemente en el 2005, ya desde ese entonces empezó a generar críticas por la caracterización mas bien ridiculizante del personaje principal, una mujer andina. Las contínuas repeticiones de los capítulos de la serie todos estos años también generaron comentarios en contra y el canal de televisión se vio obligado a reducir la frecuencia de repetición.

En esta nueva etapa, en la cual ha tenido un buen rating, si bien la caracterización es básicamente la misma, según algunos críticos el humor de tinte racista ha bajado un poco su tono, pero igual mucha gente no está de acuerdo con que una serie de estas características regrese a la televisión de señal abierta peruana y en horario preferencial.

El escritor Jaime Bedoya del blog Trigo Atómico comenta sobre las circunstancias en las que se lanzó de nuevo a la Paisana Jacinta, superando en audiencia a un nuevo reality show local:

EN UNA DIALECTICA SINGULAR y propia del estado actual del supuesto bienestar nacional  el prejuicio le ganó a la estupidez, abriendo el debate entre si el moco o la baba, la caca o la pila. La Paisana Jacinta se apropió del rating que supuestamente debería tener la madre de todos los realities. Un hombre haciendo humor rastrero disfrazado de una mujer indígena había derrotado el invencible dominio de la imbecilidad sexy.

En el blog del Colectivo Dignidad republican un artículo donde se cuestiona el papel y la responsabilidad de los medios de comunicación:

[...] como era de esperarse, la reacción del público fue atender masivamente el inicio de esta nueva temporada llegando a convertirse en tendencia en las redes sociales con cientos de comentarios que celebraron el retorno. La pregunta es ¿hasta qué punto deben los medios de comunicación dar a la gente ‘lo que quiere’? ¿Han olvidado quienes manejan los medios que además de entretener, su función también es informar y educar? En una sociedad como la nuestra, con un contexto en el que aún se soporta una pesada carga racista, ¿hasta qué punto es legítimo explotar los estereotipos como recurso humorístico?

Por su parte, Gonzalo Meneses, estudiante de sicología, publica en el blog Feministas relatando lo que su hermano menor le cuenta sucede en su salón de clases:

hay una pequeña y tímida niña chaposa de apellido Ñaupari, a la que ya algunos empiezan a llamar “Jacinta”. Me cuenta riendo que, para dirigirse a ella, solo repiten “ñañaña” incansablemente. Me cuenta que a los profesores parece no importarles. Me cuenta que no pasa nada, porque cada salón tiene su Jacinta o su Jacinto (o su Huasaberto). Cuando le pregunto, “¿qué te parece gracioso de la paisana?”, sus respuestas son directas: es bien cochina; es bien estúpida; es bien fea (y él no deduce que es fea, se lo dicen en el programa, y él aprende que ese cuerpo es un cuerpo feo); por cómo tiene los dientes; por las cosas que le hacen; por cómo habla; cómo camina; por cómo se viste, por cómo se orina en las calles. En resumen, por cómo es. Por lo que es.

En Facebook el usuario Qullana Qhapaq Amaru escribe sobre una niña imaginaria, pero a la vez muy real, que debido a las burlas crecerá creyendo “que es bruta, torpe, que no sabe hablar en castellano [...] Creerá que es sucia, desaliñada, que su vestimenta es motivo de vergüenza”, y que esta niña cuando sea grande tendrá 3 opciones, aceptar pasivamente la discriminación, alienarse o rebelarse:

Ella no renegará de su identidad, la reafirmará tercamente, estudiará, investigará y descubrirá la verdad, la terrible verdad, de todo un pueblo subyugado política, económica, social, cultural y religiosamente desde hace 500 años. Ella luchará por cambiar el actual estado de cosas, la sociedad colonial la odiará: la llamarán “terrorista, chola rebelde” “el mejor indio es el indio muerto” le dirán que es una radical que busca el caos, el atraso, la llamarán “resentida social” “fronteriza”

Pero no todos ven negativamente al programa, en el blog Sin Sentido, Arturo, a quien le gusta el programa, opina que es un clásico de la televisión peruana y espera que se propale una temporada completa y no sólo un piloto, y añade:

Como es obvio, este anuncio causará el enojo de aquellos sectores acomplejados que se niegan a reconocerse tal como son, porque la Paisana Jacinta es sin duda alguna, la típica representante de la mujer peruana que vemos en las calles de Lima, Es mas, ese personaje habría sido inspirado en una vendedora de golosinas del cruce de las avenidas Las Palmeras y Javier Prado, tal como confeso su creador en una reciente entrevista.

El tema del racismo en el Perú fue objeto de una reciente nota en la versión en castellano de National Geographic. Aunque mayormente se ocupan del caso de la fallecida cantante Edita Guerrero, también mencionan lo sucedido en un partido de la Copa Libertadores entre el local Real Garcilaso y el brasileño Cruzeiro, cuando los aficionados se dedicaron a imitar sonidos de mono cada vez que el futbolista brasileño negro Tinga tocaba el balón.

El racismo está lleno de paradojas. Ese partido se jugó en la ciudad andina de Huancayo y la mayoría de asistentes eran mestizos con marcada esencia indígena, es decir, esos mismos que sufren la discriminación y los insultos de los “blancos”. Siempre aparecerá uno más oscuro para burlarse y tomarse revancha, explican expertos. Sociólogos, antropólogos y demás estudiosos coinciden en que el racismo está fuertemente instalado en Perú, quizás con pocos similares en América Latina.

La misma National Geograhic ha publicado recientemente un estudio de ADN a nivel global donde se encuentra que los habitantes de Lima tienen un 68% de sangre indígena, lo que de alguna manera confirma aquel viejo dicho de que en Lima quien no tiene de inga tiene de mandinga.

En todo caso si bien nada cambia de la noche a la mañana, si es interesante que se hagan propuestas para mejorar la actual situación, aunque suenen descabelladas, como la de un procurador antiracismo, o se tome acción aun cuando esta parezca una más de esas de activismo de salón, tal como la petición de firmas como muestra de rechazo al programa La Paisana Jacinta.

La imagen en este post es del usuario Martín García en Flickr y se usa bajo una licencia CC Attribution-NonCommercial 2.0 Generic (CC BY-NC 2.0).


Chintatá en vivo!

Chintatá en vivo

Chintatá en vivo

Aprovecho que los amigos de Chintatá se presentan hoy en Lima para postear unos videos que grabé de ellos el pasado mes de enero en el Cusco, en la presentación del libro de Jorge Vargas Prado, miembro de la banda.

A decir de ellos mismos “Chintatá es una banda que fusiona sonidos y ritmos del Perú con el rock.”  En Letra Cierta les hicieron una entrevista en la que cuentan cómo surgió el grupo:

En un concierto “Del pueblo y del barrio”, a mediados de 2011, a Jonatan Alzamora se le ocurrió la grandiosa idea de conformar un grupo musical, que fusionara la música peruana, con los ritmos contemporáneos y, a su vez, destacara un valioso elemento de nuestra cultura: la lengua quechua. Al llamado acudieron sus amigos, quienes respaldaron la idea y se encaminaron en esta aventura artística.

Chintatá está formado por Jonatan Alzamora (Voz, guitarras, mandolina, bajo, dirección musical), José Valencia García (Voz, guitarras, teclado), Níger Valencia García (Bajo, charango, guitarra), Joel Valencia García (Percusión, quena) y Jorge Alejandro Vargas Prado (Violín, metalófono, teclado, flauta dulce).

Y bueno, los dejo con los videos, sabrán disculpar la baja calidad del sonido que sin embargo se ve compensada por el gran nivel interpretativo de Chintatá.

1 – Jammin’ / Intichay p’unchaykama

En la mencionada entrevista de Letra Cierta comentaban sobre Intichay p’unchaykama:

o en español “Hasta el domingo” es el primer sencillo de Chintatá, que ya está recorriendo las redes sociales como Facebook y Twitter; con lo cual, ha atraído la atención de la juventud cusqueña, peruana e, incluso, internacional. Esta canción fue compuesta por Jonatan Alzamora, José y Níger Valencia García; su nombre hace referencia a las trabajadoras domésticas que tienen su día libre cada domingo, un momento en el cual no existen represiones ni discriminaciones, tan solo alegría e igualdad. Ellos quisieron destacar que en medio de una sociedad democrática y libre, aún se vive situaciones de desigualdad.

2 – Nina Nina

3 – Drako

4 – Máscaras Negras

Para estos jóvenes cantantes es difícil inclinarse por una canción de su preferencia, ya que cada una lleva mucho significado personal y profesional; sin embargo, Jorge confiesa que Intichay p’unchaykama es una de sus favoritas, Jonatan recomienda El cuy y Joel prefiere Máscaras Negras.

5 – Kuy

6 – Concordancia (de El Pólen)

Añado otra cita de la entrevista mencionada:

El acercamiento de Chintatá con la música y elementos de la cultura andina no es simplemente un asunto musical, sino social, señala Jorge Vargas Prado; [...] Chintatá es la respuesta que muchos buscamos en nuestra sociedad y esta banda ha intentado encontrar esa inquietud dentro de sí mismos y de nuestra cultura. “Si nacemos escuchando una música, hablando una lengua, viviendo festividades populares, debemos darles su verdadera importancia”, señalan estos músicos.

No dejen de seguirlos en Facebook, y por supuesto si tienen un tiempito hoy vayan al Hard Rock Café de Lima y deléitense con su música a partir de las 9pm.

Chintatá en vivo

Chintatá en vivo


Página 1 de 6812345...102030...Última »