Diario de Paz, un ejemplo de periodismo constructivo

ddp

Nuevos emprendimientos periodísticos surgen casi a diario, pero no todos llaman la atención. En Colombia, que vive una etapa histórica por la firma de acuerdos de paz del gobierno con las guerrillas marcando así el punto de partida para construir la paz, también se ha hecho patente lo profundamente dividida que está la sociedad colombiana, y día a día se evidencian los retos y dificultades de pensar en una sola idea de paz en un país fragmentado.

Es en este contexto que la periodista colombiana Koleia Bungard decide crear la iniciativa periodística Diario de Paz. Luego se sumaría Lina Ceballos y asumen la línea del periodismo constructivo, con un eslogan que se aplica perfectamente a sus intenciones: De la acción a la inspiración.

en Colombia pasan cada día cientos de historias inspiradoras que se ahogan o no tienen cabida en los medios de comunicación tradicionales … creemos que para construir paz en el país es necesario valorar, resaltar, difundir y replicar esas historias.

De “¿Por qué Diario de Paz?”

Para conocer más sobre Diario de Paz contactamos a Lina, a quien ya conocíamos de otras iniciativas anteriores. Acá parte de lo que conversamos.

Cuéntanos qué es Diario de Paz y sus objetivos.

Diario de Paz en una apuesta por la creación de contenidos periodísticos que aporten a la paz en Colombia, desde las bases del periodismo constructivo y el periodismo ciudadano. El objetivo principal es destacar historias o experiencias inspiradoras de personas o grupos sociales que están haciendo algo para responder a los problemas cotidianos; experiencias que puedan ser replicadas en otras regiones y a las cuales los colombianos del común también se puedan unir. También busca abrir espacios de diálogo que inviten a la reflexión sobre el país en diferentes áreas: política, cultural, científica, deportiva, etc. Busca poner a conversar a Colombia en torno a lo que sí funciona, sin desconocer el contexto de la historia de nuestros permanentes conflictos, pero enfocando la mirada en proponer y hacer, más que en quejarse o quedarse con la imagen dolorosa del país.

¿Podrías explicar en qué consiste el “Periodismo constructivo”?

En los últimos años, en algunos países como Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, varios grupos de periodistas vienen hablando de la necesidad que tiene la sociedad de un periodismo diferente al convencional: un periodismo que no se centre solo en los problemas (desastres, asesinatos, guerras), sino que aporte soluciones, o por lo menos, resalte quienes están ofreciendo soluciones. Se dice que por cada problema, hay alguien buscando una solución, intentando, respondiendo a esas dificultades. Y a veces de manera sorprendente. No se trata de seguir criticando lo que hacen los medios de comunicación hoy, sino de empezar a hacer un nuevo periodismo con mucho rigor ético pero, sobre todo, útil para la sociedad. Acá un artículo nuestro que habla de esto y del papel de Diario de Paz.

¿Cómo enfocan el uso de la tecnología en Diario de Paz?

Queremos que la tecnología nos permita consolidar una red de personas interesadas en apoyar lo que funciona en Colombia. En este sentido, consideramos que el uso adecuado de la tecnología puede contribuir a construir el país que queremos. Y no hablamos sólo del periodismo de datos o de desarrollar una narración transmedia, sino de utilizar, por ejemplo, el móvil como punto de encuentro entre los periodistas y ciudadanos. Esto es algo que hacemos hoy en día a través de un uso frecuente de Whatsapp.

Hay una intención de crear comunidad y pedir su participación, ¿basan esta participación en las redes sociales o tratan de ir más allá?

Nos hemos dado cuenta que la visión de periodismo constructivo es nueva en América latina y en Colombia, estamos empeñados en que las personas se animen a construir el país y a apoyarse en este tipo de periodismo para dar a conocer experiencias que aportan a la paz. Es un proceso de formación de público que va creciendo. Hemos visto que a la gente le interesa, lo comparte y lo lee, a pesar de no saber bien qué es periodismo constructivo.

Por otro lado, más que crear comunidad, nos interesa entrar a participar en las conversaciones que se están generado en la web alrededor de Colombia y la paz. Conectar esto, por ejemplo, a las acciones que diferentes ciudadanos están haciendo y que, sin duda, son la principal construcción a una paz más allá de cualquier discurso. En medio de esta comunicación, invitamos a las personas a contribuir con sus textos y a tener un acompañamiento periodístico. Nosotras escribimos pero también acompañamos a aquellos, colombianos y extranjeros que quieran escribir sobre nuestro país. De estos textos tenemos varios en proceso, son procesos largos pero enriquecedores para ambas partes. Textos este o este otro por ejemplo.

También creamos de manera constante encuentros y eventos online que permiten conversar, profundizar y compartir conocimiento en diversos temas.

¿En qué consisten los tutoriales que anuncian difundirán?

Es algo que tenemos en proceso y que vendrá más adelante. Hemos hecho varios intentos al producir historias de grupos sociales que no sólo muestran qué hicieron y por qué, sino también el paso a paso de sus proyectos y cómo puede replicarse.  Consideramos que todos tenemos algo por enseñar y compartir y, en esta medida, cada historia que da cuenta de lo que funciona en Colombia es un maestro en potencia.

¿Cómo encaran la sustentabilidad?

Estamos definiendo aún está parte, con apoyo del área de emprendimiento de la Universidad de Antioquia y de algunos amigos que nos ayudan a dimensionar las posibilidades que este proyecto tiene, más allá de ser un medio de comunicación. El modelo de sostenibilidad y el plan de negocios son parte vital del proyecto, y lo vamos construyendo al mismo tiempo que fortalecemos la visión editorial de Diario de Paz Colombia. Por lo pronto, se sustenta con recursos propios y colaboraciones periodísticas de los usuarios.

¿Que tal ha ido la respuesta de los lectores hasta la fecha? ¿Y los planes a futuro?

La respuesta de los usuarios de Diario de Paz Colombia nos ha sorprendido en la medida en que nos hemos encontrado casos donde las personas, además de leer, deciden apoyar directamente un proyecto. En el caso de Motete, un proyecto bastante inspirador que se da en Chocó, en una de las zonas más afectadas por la violencia en Colombia, por ejemplo, una editorial decidió donar libros y algunas personas han expresado interés en hacer voluntariado. Casos como este nos encontramos de manera frecuente después de la publicación de una historia. Por ello, en la parte inferior de cada artículo tenemos una sección que se llama De la inspiración a la acción, en la que enumeramos las acciones que pueden realizar los usuarios de Diario de Paz para contribuir directamente a un proyecto, historia o investigación.

Esperamos que la visión de hacer periodismo constructivo en Colombia se pueda replicar en otros lugares de América latina, por ejemplo Diario de Paz Argentina, Diario de Paz Chile, entre otros. La idea de una visión local de periodismo constructivo puede ampliarse a nivel latinoamericano.


La conferencia latinoamericana de OpenStreetMap: State of the Map LATAM 2017

SOTM LATAM 2017

Los State of the Map son las conferencias anuales de la comunidad de OpenStreetMap. Suele haber la internacional, que involucra a todas las comunidades del mundo, las regionales y las nacionales. Luego de haberse realizado la reunión latinoamericana el 2015 en Santiago, Chile y el 2016 en Sao Paulo, Brasil, este año se llevó a cabo la State of the Map LATAM 2017 en Lima, Perú, del 29 de noviembre al 2 de diciembre.

Disclaimer: Apoyé a la organización del evento con el manejo de sus redes sociales.

El evento de este año estuvo estructurado en base a cuatro ejes temáticos principales:

-Mujeres y OSM
-Movilidad y accesibilidad
-Software y Hardware para uso cartográfico
-Educación, Ordenamiento territorial y Gestión de riesgos

El primer día hubo talleres y un mapeo de parte del campus de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, lugar donde se realizó el evento, así como una labor de difusión de en qué consiste y que hace OpenStreetMap dirigida hacia todos los interesados.

El segundo día inició con el tema “Mujeres y OSM”. Incluyendo charlas sobre la iniciativa #CallesVioletas, mapeo participativo del espacio hostil para las mujeres, a cargo de Celine Jacquin de México, “Cerrar la brecha de género es una ruta que recién empieza a ser mapeada” a cargo de Selene Yang de Argentina, y la mesa redonda “Mujeres y OSM: Cerrando la brecha de género”, con la participación de Celine y Selene, miembros de la comunidad Geochicas, e Irina Avila del Makerlab Pucp, para discutir e intercambiar experiencias sobre estos asuntos y otros relacionados.

Celine Jacquin compartió algunas de sus impresiones sobre la necesidad de discusiones de este tipo:

A propósito de su participación en el evento, Geochicas como comunidad reflexionó luego sobre la problemática de la mujer no sólo en el ambiente urbano sino incluso al integrarse a comunidades tecnológicas donde la presencia masculina es predominante: “Como parte de los principales hallazgos, las mujeres expresan una dificultad desde las diferentes comunidades donde participan (carreras de ingenierías y tecnologías, en sus familias, en comunidades activistas, etc.) para desenvolverse, expresar sus opiniones, tanto por el lugar que les es otorgado dentro de estas comunidades para participar en actividades de liderazgo, la legitimidad recibida dentro y fuera por parte de sus pares, como por el peso de sus actividades cotidianas, la inseguridad que afecta sus posibles desplazamientos, etc.”.

Luego Philipp Kandal de Telenav, una empresa que brinda servicios de navegación satelital GPS, bindó una conferencia titulada “Un viaje con OSM del pasado al futuro”, en la cual contó la historia de Telenav, su involucramiento con OpenStreetMap y cómo ven el futuro de sus aplicaciones, el cual va por el lado de mapas en HD e inteligencia artificial.

El eje temático “Movilidad y accesibilidad” tuvo charlas sobre planeación del transporte con OSM, y evaluación de las condiciones de movilidad peatonal mediante el mapeo, ambas a cargo de Celine Jacquin, y OSM y la accesibilidad reducida, por Ronald Osorio de la Asociación Kipullaxta. También una mesa redonda “La ciudad es para todos”, con la participación de Celine Jacquin representando a Repubikla, una plataforma sobre las condiciones de movilidad ciclista y peatonal, Ronald Osorio, por Kipullaxta, quienes promueven el desarrollo e inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad, y Cinthya Yamamoto por Peruanos de a pie, que aboga por una ciudad más amable con los peatones.

Precisamente Cinthya Yamamoto accedió a compartir brevemente su experiencia en la mesa redonda.

Cinthya Yamamoto de “Peruanos de a pie” comenta sobre su participacion en la mesa redonda “Movilidad y accesibilidad: La ciudad es para todos”. Conferencia Latinoamericana de OSM, State of the Map Perú 2017 #SOTMLATAM2017 #Geochicas #sotm #stateofthemap #stateofthemap2017 #datos #data #crowdsourcing #crowdsourced #cartografia #mapeo #mapping #opendata #datosabiertos #mapaton #mapeaton #openstreetmap #open #Lima #Peru #Unmsm #video #maps #mapas #mapacolaborativo #accesibilidad #movilidad #peruanosdeapie @openstreetmap

Una publicación compartida de Juan Arellano, Lima, Blogger. (@cyberjuan) el

El segundo día culminó con la primera parte de las charlas del eje temático “Software y hardware para uso cartográfico”. En esta sección participó Sandra Hernández de México con dos intervenciones: Desarrollo de cartografía participativa en apoyo a acontecimientos globales y dando soluciones a problemas locales: el caso de la Universidad Autónoma de México, y Mapeo colaborativo y fotomapping como herramientas de soporte a las actividades del Mapeatón para determinar la accesibilidad a los parques urbanos de Toluca y Metepec. Y finalmente Miriam Gonzáles también de México dio la charla Mejorando datos de caminos y carreteras usando OpenStreetCam.

El tercer día del “State of the Map LATAM 2017” inició con la segunda parte de las charlas del eje temático “Software y hardware para uso cartográfico”. César Alfaro brindó la charla Garantizando la calidad de los datos agregados a OpenStreetMap. Eliane Joyo de Mapbox Perú habló sobre Mapbox y OpenStreetMap. Luego Julio Costa Zambelli de OSM Chile expuso Construyendo un GPS Datalogger de bajo costo, y finalizó Daniel Quisbert de Bolivia con la charla Instalación y configuración del mapa OSM para Offline en Linux.

Acto seguido pasaron a darse las charlas del eje temático “Educación, ordenamiento territorial y gestión de riesgos”. Empezó Marino Carhuapoma con Integración de OSM en el sistema de información catastral. Siguieron Juliana Hernández de OSM Colombia con Maperos campesinos – Herramientas lúdicas para aprender, enseñar y fortalecer habilidades técnicas de cartografía en personas del campo, y Sandro Pimentel de Drone Perú con Generación de cartografía mediante RPAS en apoyo a la respuesta ante desastres.

De ahí siguió la mesa redonda denominada Comunidad OSM y gestión de riesgos: Respuesta ciudadana colaborativa ante desastres, intervinieron: Juliana Hernández hablando sobre la de Colombia como parte de atención a la emergencia de Mocoa, y Anibal Paredes de “Unidad 4×4 de ayuda” sobre su labor en casos de desastres.

Sobre el tema de Maperos Campesinos conversé con Juliana Hernández, preguntándole por el beneficio que el mapeo pudiera traer a su vida diaria: “Con su participación en los espacios de formación en habilidades cartográficas con el ecosistema de herramientas de openstreetmap, como fieldpapers, osmtracker, mapillary, los habitantes de zonas rurales como campesinos e indígenas, tienen, como nunca antes ha sido posible, herramientas técnicas que durante mucho tiempo fueron propias de profesionales al interior de las academias o en círculos especializados… (así) tienen argumentos fuertes a la hora de gestionar títulos de tierras, asignación colectiva de predios que en el caso de Colombia hace parte del proceso de ordenamiento social de la propiedad inscrito en el marco del postconflicto”.

Luego vino una breve presentación de Alfonso Torres Espinoza de OSM Perú sobre infraestructura de datos espaciales, remarcando que los geoportales peruanos como el de la municipalidad de San Isidro comparten la información geográfica en PDF, que no es un formato “trabajable” como si podría ser un shapefile (shp), comparándolo luego con el portal de la municipalidad de Pergamino en Argentina que si dan la opción de bajar información en varios formatos que se pueden editar.

Para concluir el día se realizó la mesa redonda sobre Open Data, Gobierno Abierto, Cartografia social y Cuidado arqueológico, con la participación de César León de la Secretaría de Gobierno Digital SEGDI-PCM, Enrique Rivero del Instituto Geográfico Nacional, Koke Contreras del colectivo Salvemos las Huacas y Pedro Espinoza, Director del Complejo arqueológico Mateo Salado.

En el cuarto y último día del “State of the Map LATAM 2017” se realizó el taller Edición OSM: Cargando y editando los datos desde la PC y/o smartphone, a cargo de los miembros de OpenStreetMap Perú en el laboratorio de informática de la Facultad de Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Fue un evento muy interesante no sólo para la comunidad de maperos, la gente que contribuye a hacer mejor los mapas en internet, si no para quienes tuvieron en alguna o varias de estar charlas su primera aproximación a OpenStreetMap.

Por si gustan revisar los tuits publicados acá les dejo las recopilaciones de los días 1, 2, 3 y 4.

Sigan a OpenStreetMap Perú en sus cuentas de Twitter y Facebook.


Ciberdecepción

utopia

Imagen obtenida del blog auknewmedia.

Hasta hace unos años tomarse un selfie era visto casi como una muestra de excentricidad. Tener un blog o publicar algún texto en las incipientes redes sociales era pertenecer a una especie de élite tecnológica. Acceder a Internet de buena calidad fuera de nuestras casas para subir a la web el contenido apenas realizado era impensable en ciertos países o ciudades.

El otro día en una fiesta, observé cómo una chica llegó con sus amigas, se ubicaron en el sitio de su preferencia y ella procedió a tomarse un par de selfies con la orquesta de fondo, luego le dio el cel a una de sus amigas y se retiró unos pasos a ensayar una coreografía de baile mientras su amiga la grababa. Retornó a su sitio y, presumo, subió lo registrado a Facebook, pues al poco rato se le oía comentar “mira lo que dice fulanita” con sus amigas. Todo sucedió en unos 5 minutos, no más de 10. Si eso hubiera sucedido en el 2007 hubiera pensado que había visto a un gurú de Internet en acción, pero no.

En el 2007, yo, como muchos otros en todo el mundo, era una suerte de evangelizador de las bondades de Internet. Animaba a amigos y a la gente en general a usar los en ese entonces nuevos medios, para expresarse y crear contenido para la Web. “El mundo quiere oir tu voz” y frases similares se oían como mantras en conferencias y talleres de empoderación digital, en medio de alabanzas al blog, al podcast o a la conectividad.

Ahora, años después, el sueño es real. Pero para muchos es más una pesadilla.

Las estadísticas dicen que el blog se usa más que nunca, cierto, pero ¿quién bloguea? casi nadie, ahora los blogs se usan para armar sitios de ventas o de fake news. Todavía hay unos cuantos locos que hacen podcasts, pero seamos sinceros, el formato nunca pegó masivamente. Ya no hay blogueros, hay youtubers e influencers. La conectividad llega a cada vez más lugares, pero impulsada por la búsqueda de utilidades de las telecoms, que venden conexiones más allá de sus capacidades reales.

Pero no sólo se trata de esto.

Ahora oímos, o leemos muchas voces, cierto, pero estas voces incluyen una gran cantidad de “trolls”. La netiquette para comportarse en Internet, algo que en los inicios de los blogs se difundía mucho, brilla por su ausencia en la era de las redes sociales. Los linchamientos virtuales son asunto de todos los días, por cualquier cosa. Felizmente estas olas de indignación contra algo o alguien como llegan se van, pero el ambiente tóxico en general persiste.

Internet pues ha dejado de ser ese país utópico virtual donde todo lo bueno era posible para transformarse cada vez más en una distopía preapocalíptica, un espacio compartimentado, vigilado, donde la tiranía de las masas se hace más fuerte cada día que pasa. O eso es lo que al parecer muchos piensan. Vean si no lo que opinaba Umberto Eco: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”, o lo que dice Arturo Pérez-Reverte: “Las redes son formidables, pero están llenas de analfabetos”.

Pero sucede que opinar así es, en cierta forma ir nada menos que contra las bases de la democracia, donde, al menos teóricamente, cada voz (voto) cuenta y es importante. Negar esto es validar una sociedad elitista y no inclusiva donde solo la opinión de unos pocos cuenta. ¿De verdad queremos eso? No hay que olvidar que lo así llamado virtual, en el contexto de internet y las redes sociales es prácticamente sólo un reflejo de lo real. Así que no seamos ombliguistas y no neguemos la realidad.

Yo creo que incluso la voz del troll es importante, pues nos ayuda a ver qué esta mal en la sociedad y a pensar en cómo remediarlo. Quizás peco de ciberutópico pero aún creo que Internet puede ser ese espacio donde la semilla del cambio positivo germine, para luego ser transplantada al mundo real. La tecnología sigue avanzando, pero nosotros aún estamos peleando quién tiene la razón, si ellos o nosotros.


El día de los trífidos, la mini serie

triffids

Imagen obtenida de la web de Roger Russell.

Hay diversos motivos por los que uno se decide a ver una película o serie. El motivo que me impulsó a ver El día de los trífidos fue uno muy trivial: Netflix está avisando que la tendrá disponible sólo hasta el 15 de agosto.

El día de los trífidos es una novela de ciencia ficción del escritor inglés John Wyndham, publicada en 1951. En 1962 se la adaptó al cine y en 1981 la BBC hizo una adaptación para la televisión. La que ahora comento es una nueva versión del año 2009 y difiere en varios detalles de la obra original.

Aunque no se le suele nombrar mucho entre los aficionados por estos días, la novela es considerada un clásico, una de las primeras novelas post apocalípticas.  Pero acá no hay un super meteorito golpeando la tierra, ni la humanidad de vuelta a las cavernas gracias a una guerra nuclear. La premisa es que la luz de una lluvia de meteoritos ha dejado al 99% de la población ciega. En medio del descalabro que esto supone, los trífidos, unas extrañas plantas carnívoras capaces de moverse aprovechan para escapar de los invernaderos donde se las mantenía y empiezan a atacar a los humanos.

Si, ya se que parece un argumento jalado de los pelos, pero recuerden que soy malo explicando y además no quiero detallar mucho por eso de los spoilers. Solo añadir que la maestría de Wyndham, y en este caso del director de la mini serie, hacen bastante creible la narración.

Day of the Triffids, The (2009)_027

Los trífidos avanzan por las calles de Londres. Imagen del blog Just screenshots.

La mini serie consta de dos capítulos de hora y media de duración cada uno. En términos generales diría que es una buena adaptación, tirando a regular por momentos. Por un lado lo que se pierde en fidelidad al texto original se gana en modernización de la puesta en escena. Hay que tener en cuenta que el libro tiene  sus buenos 66 años de publicado, y algunas cosas como que ya suenan algo desfasadas. También hay personajes del libro que aca no figuran y viceversa. Por otro lado es una lástima que algunas reflexiones interesantes sobre la ética de la supervivencia en un mundo sin ley hayan desaparecido en esta versión. Se mantiene si la visión positivista de la humanidad frente a los desastres: es posible sobrevivir.

La actuación no es brillante, pero tampoco mala, salvo por el actor que hace de Torrence, a quien siento sobreactuado la mayor parte de veces que se le ve. Los mejores actores aparecen poco tiempo: Vanessa Redgrave y Brian Cox, pero muy buenos y convincentes en sus papeles. Los efectos especiales cumplidores, nada más, podrían haber sido mejores vamos, aunque las plantas, los trífidos, están bastante bien. Me pareció acertado que se recalcara (ver cita al final) ese pensamiento de ser amenazado por lo extraño, muy de la época en que fue escrita la novela, la guerra fría, y presente en la actualidad por otros motivos.

triffids life cycle

Ciclo de vida de los trífidos. Obtenida de la página de Pinterest de Ti Flanders.

Para los interesados, hay una secuela a la novela de Wyndham: La noche de los trífidos, publicada por Simon Clark en el 2001. No la he leido así que no sé que tal. Hace un tiempo había rumores de una nueva adaptación al cine de El día de los trífidos, en esta ocasión a cargo de Sam Raimi, pero no he oido más al respecto.

Para terminar los dejo con una frase que Bill, el protagonista principal dice al principio y luego, algo parecida, al final.

How could it happen? How could the world get swallowed up so quickly? – It was because we had our eyes closed, even when we could see. And we’d let them get too close.

¿Cómo pudo suceder? ¿Cómo pudo el mundo ser tragado tan rápidamente? Fue por que teníamos los ojos cerrados, aún cuando pudiéramos ver. Y los dejamos acercarse demasiado.

Otros posts sobre El día de los trífidos:

Bibliópolis – El día de los trífidos
Un universo de ciencia ficción – 1951- El Día de los Trífidos – John Wyndham
Stardust – El día de los trífidos. John Wyndham
Ciencia ficción – Ciegos vs plantas
Sitio de Ciencia ficción – El día de los trífidos
Imperio futura – John Wyndham – El día de los trífidos, 2007 (1951)
Comentarios de novelas – “El Día de los Trífidos”
Das Bücherregal – El Día de los Trífidos – John Wyndham
Papel en blanco – ‘El día de los trífidos’, de John Wyndham


Un incendio en Lima revela prácticas laborales que lindan con la esclavitud

Las-Malvinas--17-heridos--entre-ellos-dos-bomberos--por-incendio-en-galer-a-Nicolini

Imagen tomada de la web Entorno Inteligente.

Un reciente y voraz incendio en una galería comercial del centro de Lima puso al descubierto prácticas laborales que se pensaba superadas. En contenedores instalados sobre el techo del edificio funcionaban talleres donde se tenía a los trabajadores encerrados bajo llave.

Aunque el fuego está siendo controlado, pasadas más de 24 horas del inicio del incendio no se ha podido rescatar a 4 trabajadores atrapados y, dadas las altas temperaturas alcanzadas y la cantidad de humo tóxico generado, se teme lo peor. En la galería había no sólo diversos negocios, principalmente ferreterías, si no también almacenes de los mismos negocios y los mencionados talleres.

Uno de los jóvenes trabajadores llamó a su madre poco después de iniciado el incendio para decirle que no podía salir por encontrarse encerrado bajo llave pero que ya habían llegado los bomberos y esperaba ser rescatado. Otro trabajador trató de hacerse ver sacando su brazo y arrojando tubos a través de una rendija del contenedor. Trabajadores ubicados en otros pisos intentaron escapar del fuego por las ventanas del edificio.

Mientras tanto el presidente Pedro Pablo Kuczynski se hizo presente en el lugar de los hechos y declaró que “Los responsables no tenían derecho a continuar laborando; han tomado a trabajadores y los han encerrado. Esto es un hecho criminal“. La Municipalidad de Lima por su parte informó que había emitido orden de clausura a la empresa que ocupa el sexto piso de la galería, por tener almacenado material inflamable sin la debida seguridad, pero que la disposición municipal no había sido acatada.

Hechos como este evidencian no sólo el desgobierno que impera actualmente en la ciudad de Lima, si no también la profunda informalidad arraigada tanto en la administración pública como en la ciudadanía.

El congresista de izquierda Manuel Dammert reflexiona en Twitter sobre las pretensiones del gobierno de alcanzar el nivel de país desarrollado contra una realidad laboral tercermundista.


El periodista Luis Davelouis aprovecha por su parte para citar satíricamente a los que ante cualquier intento de regulación apelan al dogma del libre mercado.

Y el usuario @berniecito critica el supuesto boom del emprendedurismo peruano.

Pero esto que vemos como actividades infomales que lindan con lo delictivo, algunos empresarios lo ven como simples medidas de reducción de costos. El economista Daniel Salas opinó en Facebook que se trata de un problema estructural y de cómo el mercado “manda”. “Encerrar trabajadores es una práctica común. Entre otros efectos, hace que tengamos prendas tan baratas en Gamarra. Pero ¿quién se anima a boicotear a aquellos empresarios? La gente quiere precios bajos a cualquier costo, por decir un oxímoron”.

El sociólogo Juan Infante trata de establecer responsabilidades y menciona a los propios empresarios, la CGTP, instituciones públicas como el Ministerio de Trabajo y PRODUCE, la Municipalidad de Lima y por supuesto los políticos. Dice que esta problemática no es “digna de atención por parte de nuestra tecnocracia exquisita y bien formada ni por nuestros políticos ni de derecha ni de izquierda y los peruanos que luchan por crear su economía no son sujetos de derecho ni de deberes frente a la sociedad y el Estado. Y todo se deja a la “yaquechucha” y en manos de una debilitadísima institucionalidad local que ni comprende, ni se interesa y que solo saca legal e ilegalmente plata de esa pequeña empresa.

El promotor cultural David Pino opina sobre cómo lo ocurrido es un reflejo de nuestra sociedad. “nadie dice nada de esos chicos que trabajaban encerrados “para que no roben” (esa es la mentalidad), buscando ayudar a su familia, chicos de provincia que vienen buscando un futuro a una ciudad que en muchos casos los lleva por el camino del mal. […] Hoy Lima parece la cinematográfica ciudad de Silent Hill, cielo negro y un fuerte olor a humo desde que abres la puerta. Mientras exista la mafia de licencias y las autoridades judiciales sigan vendiendo sus fallos por un sobre con dinero seguiremos siendo una sociedad putrefacta donde cosas como estas seguirán siendo pan de cada día. Corrupción desde los lideres dirigentes hasta funcionarios de mando medio, desidia e indiferencia ante el dolor ajeno. En medio de todo esto, la labor heroica e indesmayable de los bomberos, y gente de los alrededores llevándoles desayuno.

También señala que a su parecer “El problema NO son las autoridades corruptas ni los empresarios sinverguenzas. El problema es de la poca sensibilidad de los “Ciudadanos de balcón” que son ricos para escribir, pero muy pocos para la acción y ayudar en el campo a una nueva generación. Así que el problema es la falsedad hipócrita del Peruano. Son solo “turistas” en su ciudad”.

La periodista Isabel Guerra no puede menos que sentirse con el corazón especialmente oprimido y lleno de indignación e impotencia. “No puedo evitar pensar: si las familias de los 29 jóvenes que murieron en el incendio de la discoteca Utopía no han conseguido cabal justicia, siendo familias de clase media alta y con conexiones, y si tampoco las familias de los fallecidos en el incendio de Mesa Redonda han conseguido una justicia decente ni siquiera por su impactante alto número (más de 300 muertos, aunque hay fuentes que dicen que alcanzan los 500) ¿podemos esperar que la memoria de unos jovencitos hijos del pueblo trabajador alcance algún tipo de justicia humana en este mundo, en este país?”

Y nos invoca a ser más conscientes de nuestro papel en la sociedad. “es nuestra obligación moral y legal, denunciar la corrupción y las mafias y la precariedad laboral que hacen posible que en pleno siglo XXI haya aún trabajadores encerrados con llave (incluyendo menores de edad) al igual que en épocas que creíamos pasadas: pero empecemos por nosotros mismos. Empecemos por educarnos en nuestra propia responsabilidad”.

Pues todos compartimos algo de culpa. “Y tú, que enrejas las ventanas de tu casa sin posibilidad de abrirlas desde dentro; tú, que cierras calles y las haces enrejar so pretexto de la inseguridad; tú, que sales y dejas a tus hijos durmiendo encerrados con llave; tú, comerciante, que conviertes los pasadizos de almacenes y supermercados en almacenes al paso; tú, que te zurras en las normas de seguridad en tu casa, trabajo o negocio porque “no pasa nada, hermanito”; tú, que traficas y vendes terrenos en zonas inundables; tú que construyes tu casa en el mismo cauce del río o en la quebrada por donde sabes que va a pasar el huayco, (y etc., cuántos casos más), estás no sólo arriesgando a tu familia y a ti mismo, sino también exponiendo a otros al peligro”.

Como reflexión final me quedo con la expresada por el periodista César Romero, triste pero cierta.


Zoo, primera temporada

zoo the series

No hubiera visto esta serie de no ser por que una amiga publicó en Facebook que la había enganchado. A esas alturas yo ni enterado de su existencia, pero la curiosidad pudo y la busqué en Netflix.

La premisa básica de la serie me parece poco realista, ok, se que para alguien que consume mucha ciencia ficción y fantasía eso no debería ser un punto en contra, pero es que hablo de lo que se conoce como coherencia interna de la narración, o algo así. Dado ese punto de partida, los showrunners han tenido que hilar muy fino para que la trama tenga una mínima consistencia y no haga agua por más de un lado. Y bueno, creo que lo lograron. La serie tiene sus fallas, pero mantiene el deseo de seguir viéndola, y no es que tuviera que suspender adrede mi sentido de realidad, si no que la serie tiene varias cosas bien hechas también, que hacen que sobreviva a pesar de sus fallas.

Veamos, Zoo parte de la idea de que los animales decidieron emprender una lucha contra la humanidad. Si, “decidieron”. El porqué y el cómo de esto es algo que se va revelando en los primeros capítulos, y el cómo se enfrenta este ataque en los restantes. Y no les cuento más para no espoilearlos.

Ataques de animales violentos contra los seres humanos se están produciendo en todo el mundo. Jackson Oz, un zoólogo estadounidense (James Wolk) y su amigo de Kenia, Abraham (Nonso Anozie), un guía de safari, así como una reportera de Los Angeles (Kristen Connolly), un patólogo veterinario peculiar (Billy Burke), y una agente de la inteligencia francesa (Nora Arnezeder) son reclutados para iniciar una investigación sobre la misteriosa epidemia que provoca que los animales ataquen a las personas , cada vez de manera más feroz y coordinada.

Creo que una de las cosas que mantiene a la serie andando es cómo se ha manejado visualmente el lado de los ataques de los animales, muy realistas sin llegar a lo gore. Y es que todos sabemos que estos ataques suceden en la vida real, así que más alla del motivo (en la serie), el verlos es algo que nos atrapa y hace que sigamos viendo a la espera de más. Por cierto, la serie ha usado animales reales, muy poco de CGI, lo que ha ocasionado protestas de PETA.

El guión bastante bien, no se cae, aunque creo recordar que el episodio 5 si me resultó un poco aburrido. Las actuaciones muy aceptables, particularmente las de Nonso Anozie y Billy Burke. La actuación de la bellísima Nora Arnezeder también es buena, aunque en algunos momentos me pareció sobreactuada.

Zoo está basada en el libro del mismo nombre de James Patterson y Michael Ledwidge. La adaptación a serie tiene algunos cambios, no se si para mejor o peor, pues no me he leído el libro, aunque tengo la impresión que Patterson no es Michael Crichton o Robin Cook.

Si la quieren ver (que les recomiendo para pasar un buen rato de entretenimiento), la primera temporada de Zoo está disponible en Netflix. Hay una segunda que espero pongan pronto, y la tercera se debe estrenar (en CBS) este mes de junio.

zoo-tv-series-cast-600x477


Las Crónicas de Shannara, primera temporada

shannara 2
No esperaba mucho de una sere producida por MTV, pero tampoco es que el material en el cual se basa me entusiasmara. La serie de libros de Terry Brooks conocida como Shannara está originalmente inspirada, quizás demasiado, en El señor de los Anillos, lo cual, paradójicamente, es a la vez uno de sus puntos fuertes y débiles. En lo personal, esa similitud ha sido el motivo por el cual nunca he leído ninguno de los libros de la saga.

Quizás para no hacer tan patentes los parecidos con la trilogía de Tolkien, los productores de la serie decidieron no empezar con La Espada de Shannara, el primer libro de la serie, si no partir desde Las piedras élficas de Shannara, el segundo libro de la trilogía original. Oficialmente la razón fue que se quería personajes femeninos fuertes, cosa que hay en el segundo libro pero que falta en el primero.

La historia se sitúa en una tierra post holocausto nuclear, más exáctamente en la zona de San Francisco y alrededores, en la costa oeste de los EEUU. Así pues los gnomos, trolls y otras especies que aparecen, salvo los elfos, vendrían a ser descendientes de los humanos. Esta continuidad con nuestra propia historia se va haciendo visible poco a poco (diría que casi hasta el abuso) mediante la aparición de objetos contemporáneos nuestros y ruinas de edificios y construcciones emblemáticas, como el puente Golden Gate.

Si bien la serie está pensada para un público joven, lo que se nota en los personajes principales y la estética del show, es apta para todo público. Maneja un buen ritmo y no se hace aburrida en ningún momento, claro, salvo que usted no soporte esto de la fantasía o la vea con demasiado ojo crítico. Ahí cae eso que decía anteriormente de que su parecido con El Señor de los Anillos tiene sus cosas buenas y malas. Es bueno porque si le gustó ESDLA esto viene a ser como una fan fiction y el saber que encontrará elfos, trolls, magia y demás hace que la serie tenga ya un público definido con bastante probabilidad de que la consuma. Es malo porque no hay demasiada originalidad, se repiten personajes, situaciones, escenarios, etc.

Por mi parte la vi como entretenimiento, de hecho me resultó tan fácil de ver que la terminé en sólo dos días. Además cada capítulo dura unos 40 minutos, así que no se hace larga. Los efectos especiales no están nada mal, el guión puede resultar demasiado adolescente a veces, pero no es un problema muy grande si tenemos en cuenta q los personajes son adolescentes. Para mi sorpresa, los actores principales no la hacen tan mal, ok, quizás la que hace de Amberle, Poppy Drayton, tiene demasiados tics, pero de alguna manera se hacen aguantables.

Lo que si me pareció es que la historia, no se si la adaptada o la original, tiene algunos problemas. Por ejemplo, el viaje para llevar la semilla al final termina siendo un pretexto para la acción y para tener un “viaje iniciático” en la obra. En cuanto al trayecto de retorno, ¿tomaron un atajo o qué? pues resultó mucho más corto que la ida. Y por ahí otras inconsistencias que ahora ya no recuerdo.

En lo personal debo confesar que los elfos me caen mal, si con los de Tolkien me pasaba eso, con estos que son un poco más pedantes peor aún. Lo bueno es que el personaje principal es medio elfo, medio humano, y medio tonto al principio. Conforme avanza la temporada además el protagonismo de los elfos disminuye un poco.

Y bueno, repito lo dicho, si quieren pasar un rato entretenido sin demasiadas complicaciones, les recomiendo verla (está en Netflix, y también la pasan por cable). Quizás hasta se animan a esperar la segunda temporada que ya está en proceso. Los dejo con la secuencia de créditos inicial, que me pareció bastante informativa.


3%, la serie brasileña “distópica” de Netflix

3Per

Esta serie se estrenó en noviembre del 2016 y no me había llamado la atención. Pero uno de esos días que uno no sabe muy bien qué ver en Netflix me decidí a ver el primer capítulo para probar. Las novelas y películas brasileñas casi siempre me han gustado, así que ¿por qué no?

La serie en mención, 3%, es promovida como una distopía, es decir una sociedad ficticia no deseable, lo contrario a utopía. Por lo tanto se inscribe, al menos nominalmente, dentro del género de la ciencia ficción.

Al inicio de la serie se nos dice que está físicamente situada en la Amazonía subecuatorial, que se trata de una sociedad dividida en dos lados, uno abundante y otro escaso, que entre ellos hay un proceso de selección, al cual la gente de uno de los lados tiene una única oportunidad de participar cuando tiene 20 años, si fallan regresan a su lado, si aprueban no vuelven nunca más. Los escogidos constituyen sólo el 3% de los participantes en el proceso. Sí, el 3% al que se refiere el título de la serie. Aparte de eso no hay más contexto que se de al expectador, ah, que es el año 104 del proceso. Luego de eso ya empieza la trama propiamente dicha.

Acá les dejo el trailer para que se den una idea y me eximan de spoilers.

La verdad es que poco de ciencia ficción (y menos de cf original) y mucho de reality es lo que trae la serie. No digo que esté mal, sólo que así me pareció. De hecho la serie esta estructurada en base al proceso de selección de postulantes a ser el 3% a ir al otro lado, y la forma como se presenta ese proceso tiene mucho de cualquier reality show al uso. Pero, por cierto, excede las convenciones y límites de lo que es un reality, aunque no con elementos de ciencia ficción.

Por ahí he leído que hablan de que la serie está situada en un futuro postapocalíptico, pero de eso no se menciona nada realmente. Si bien nos dicen que la ubicación física de la serie es en la Amazonía, lo que se ve no es una jungla tropical, es un desierto y una ciudad, muy pobre, situada en un hoyo que recuerda al hecho por una mina al cielo abierto, lo que puede dar lugar a deducir que se trata de un escenario postapocalíptico.

De la sociedad utópica al otro lado, en alta mar, poco se sabe, casi nada se ve. Del resto de Brasil y del mundo mucho menos, prácticamente como si no existiera. Del por qué este lado, el lado pobre, sigue estando así tras 104 años de instalada esta sociedad, tampoco se dice nada, ni sobre su economía o cómo subsiste, o el por qué de su pasividad. Eso si, se ve que todos tienen instalada una especie de chip de identificación y (quizás) de vigilancia, y que la ciudad está llena de cámaras controladas por la gente del otro lado.

Por el lado de la puesta en escena los ambientes son bastante minimalistas, los colores un poco apagados. No esperen encontrar nada típicamente brasileño por ese lado. Al respecto en la web Fotogramas opinan: “La ambientación y el vestuario son a veces irrisorios, dándonos la sensación de que no tenían otra opción para recrear un entorno futurista que pedir permiso para grabar en el centro de convenciones más modernete de la ciudad”.

Los personajes, uno de los elementos por los que las producciones brasileñas me gustan, si están un poco mejor trabajados, no demasiado, pero por lo menos funcionan, aunque para mi gusto el actor que tiene el rol principal del elenco del otro lado es bastante inexpresivo y esquemático. Eso sí, el ritmo de la serie nunca se cae, siempre mantiene la expectativa, cosa que me animó a verme los 8 episodios de la temporada en unos 4 días.

En la web “A cuatro lados” critican algunos otros aspectos de la serie, como que las subtramas son irregulares y poco trabajadas, o que el antagonista está poco delimitado: “Es una idea que pese a no ser mala, es fallida. El perder la cordura para incorporar “acción” contrasta con la pausa que acaba llevando el director, en un final sin tensión. El introducir romanticismo totalmente pegado con velcro y un par de cuerdas, también nos sobraba”.

Entonces, resumiendo. Si eres fan de la ciencia ficción y quieres ver algo nuevo, mejor no la veas. Si quieres ver algo tipo reality con unos (pocos) toques de cf, si valdrá la pena darle una oportunidad. Si te importan un pepino los géneros y quieres matar el rato con algo no tan light y aceptablemente hecho, también dale una oportunidad.

Ah, la serie tuvo un piloto el año 2011, en el cual se basó Netflix para encargar esta temporada, acá les dejo el piloto (en portugués). Ahí pueden encontrar los links a las versiones con subtítulos en castellano por si las necesitan.

Antes que me olvide, Netflix encargó ya una segunda temporada. Por mi parte preferiría ver una tercera temporada de Marco Polo, pero supongo los presupuestos de ambas series no son comparables.


Marco Polo, la serie

marco polo Netflix

Arranco con una especie de spoiler: Netflix canceló la serie. Es inevitable decir esto para que después no digan que les animé a ver una serie que se quedó a medias. Dicho esto paso a recomendar ver la serie. ¿Por qué? Marco Polo, la serie, no es apasionante pero la puesta en escena es muy buena (y la actriz que interpreta al personaje de Nergui está bellísima).

Ahora recapitulemos. Netflix estrenó la primera temporada de esta serie en diciembre del 2014 y la segunda en julio del 2016, y en diciembre del mismo año anunció su cancelación. Adujo una pérdida monetaria del orden de US$ 200 millones, se supone por la gran inversión contra sus estadísticas de cuánta gente ve la serie, pero poco más se puede especular dado que dichas estadísticas no son públicas.

Ya mencioné que la serie no es apasionante, no al nivel que me resultaron Game of Thrones o Black Sails por ejemplo, o Homeland o Daredevil para cambiar de géneros. Pero tampoco es mala, diría que es buena pero sin gancho, quizás problemas del guión, aunque para mi algo tiene que ver la actuación del actor que hace de Marco Polo, que no me convenció del todo. En cambio quedé fascinado con Kublai Khan, de hecho para mi la serie debería llamarse Kublai Khan y no Marco Polo, pero bueno, en todo caso el actor que lo interpreta lo hace muy bien.

En mayor o menor medida creo, todos conocen la historia de Marco Polo, el mercader veneciano que recorrió la ruta de la seda y llegó hasta Mongolia y China. La serie se ocupa de los años de Marco Polo en dichas tierras. ¿Qué tan pegada a los hechos es? diría que un 50%, Marco Polo no fue abandonado por su familia en la corte del Khan, pero personajes como Kokachin o Khutulun si existieron. El asedio a Xiangyang sucedió antes que Marco Polo llegara a dicha zona pero efectivamente se usaron fundíbulos para derribar la muralla de la ciudad. Sin embargo, dado que incluso los propios escritos de Marco Polo han sido puestos en duda desde su publicación posiblemente sería mejor decir que este es un trabajo de ficción con visos históricos.

Por otra parte, el lado de la puesta en escena, sobre todo la parte de la cultura mongola, parece bastante acertado, o al menos eso he leido, que conocedor de esa cultura no soy, sin embargo no leí lo mismo de la representación de la cultura china de la época. La fotografía y la producción si son muy buenas en ambas temporadas. Los actores asiáticos bastante buenos en general. El ritmo de la serie me resultó un poco lento en la primera temporada, mejorando bastante en la segunda. Lo malo que la segunda queda en un cliffhanger terrible, y no hay manera de saber cómo continuaría por lo de la cancelación. Tampoco podemos apelar a la historia pues los hechos ahí representados son ficticios. Como dije, si no le gusta verse en una situación de esas, mejor no vea la serie, pero yo si la vi y la disfruté.

Haciendo un balance puede decirse que la segunda temporada es mejor que la primera. Pero quizás haya sido mejor la cancelación pues la tercera temporada corría el riesgo de un volverse un fan fiction histórico, lo malo es que quizás nos hubiera gustado, pero nunca lo sabremos. Hubo rumores que la HBO estaba interesada en continuar la serie, pero luego del anuncio de la cancelación no se han vuelto a oir.

En la web Guilty bit comentan (y coincido) sobre la segunda temporada: “Marco Polo en su segunda temporada cumple de sobra con todo lo que se le pedía. Menos Marco Polo y más Kublai Khan. Menos pausas y más carga emocional. Y todo ello centrado en la figura que debería de llevarse todo el mérito: Kublai.”

marco polo afiche

Si se animan a verla y quedan con ganas de más pueden ver también el especial navideño que hizo Netflix sobre Cien ojos, el personaje (ficticio) de la serie, sabrán un poco más de su historia y pasarán una media hora entretenida. Acá un featurette sobre el especial.


La contaminación en Medellín requiere más que palabras y medidas de reacción

Contaminación en Medellín, imagen obtenida de este tweet de @ARQUITECTO.

Contaminación en Medellín, imagen obtenida de este tweet de @ARQUITECTO.

Durante esta última estadía en Medellín he subido en varias ocasiones a los distintos miradores naturales que hay en la ciudad para poder apreciar toda su extensión y diversos rincones, pero las más de las veces la visibilidad ha sido pobre, comparada con visitas de años anteriores. ¿El motivo? la creciente contaminación en la ciudad de la “eterna primavera“.

En la última de estas visitas, que fue al Cerro Nutibara, se nos ocurrió hablar sobre este problema de la contaminación mientras enfocábamos algunas de las zonas de la ciudad.

Escúchenos y vea el smog en Medellín:

Si le quitamos importancia al asunto y pensamos que se está haciendo escándalo por sólo una neblina, estaremos cayendo en un error mayúsculo. Tal como escribía Santiago Ortega Arango para Vice el pasado mes de diciembre.

En Medellín respirar mata. No es cuento, el aire mata más gente que las balas de los combos. Hoy, las enfermedades respiratorias matan a 8 personas cada día en este valle, cuatro veces más que las muertes violentas que se registran. […] El problema no es fácil de solucionar, pero nos va a costar y vamos a tener que tomar decisiones muy duras. Pero, ¿no somos los paisas dizque tan berracos pues?

De hecho son muchas cosas involucradas en este problema, pero el mencionado tema del parque automotor es crucial. El año pasado escribían al respecto en la revista colombiana Semana:

…el parque automotor… de 2005 a la actualidad pasó de 480.000 vehículos a más de 1 millón. Hoy hay más motos que carros, lo que se ha vuelto un problema incontrolable. En los últimos 10 años su circulación aumentó un 276 por ciento, cuatro veces más que los automóviles. Lo preocupante es que el fenómeno no es temporal. El 9,2 por ciento de las muertes ocurridas en el Valle de Aburrá están relacionadas con problemas respiratorios y cardiovasculares ligados a la contaminación.

Añaden:

Ya la Organización Mundial de la Salud había catalogado en 2015 a Medellín como una de las ciudades más contaminadas de Colombia y América Latina, lo que debió obligar a los gobernantes a tomar las medidas necesarias. Eugenio Correa, director del Área Metropolitana, cree que tarde o temprano habrá que tomar medidas drásticas, ampliar el sistema integrado de transporte, construir más ciclorrutas y aumentar las medidas restrictivas.

Pero las autoridades, como en casi todas partes, son reacias a tomar medidas impopulares y confían en que el problema pase con el cambio de estaciones. Esta actitud persiste hasta ahora, sin ir muy lejos la reciente declaración de “Alerta Naranja” es una medida tibia comparada con las que muchos creen deberían tomarse.

Según José Fernando Duque, geólogo y profesor investigador de Ciencias de la Tierra de la Universidad Eafit, entrevistado por el diario El Colombiano, la culpa no se debe achacar sólo a las autoridades, el ciudadano también comparte responsabilidades:

a los ciudadanos les corresponde una gran parte, porque es urgente cambiar de hábitos para contaminar menos: “Este es un problema que tiene que ver con la comodidad de cada uno y así es muy complicada la solución”

Otro sector que debería tomar cartas en el asunto es el sector laboral, pues según Carlos Hoyos, director del Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Aburrá (Siata) “En Medellín no hemos sido capaces de generar empleo sostenible asociado a la calidad del aire”. (Hoyos) invitó a los gremios privados a aportar a la solución de esta problemática. Opciones como incentivar el teletrabajo pueden ser el aporte de los gremios privados a la descontaminación.

Pero la contaminación no está sólo en el aire, recientemente algunos activistas y deportistas recorrieron el río Medellín para crear conciencia sobre el hecho que los cursos de agua de la ciudad también están contaminados, aunque probablemente no al nivel del año 2015 cuando el río Medellín se puso color rojo. En esa ocasión en el diario universitario de la Urbe explicaban:

La contaminación del río Medellín es provocada principalmente por empresas comerciales e industriales. La mayoría de compañías en el Valle de Aburrá están conectadas a la red de alcantarillado público de EPM. Algunas empresas, dependiendo de su sector productivo, generan aguas residuales con sustancias de interés sanitario, las cuales, al mezclarse en la red de alcantarillado, se confunden con las aguas provenientes del sector residencial y de servicios.

De alguna manera la sociedad civil está tratando de ejercer presión sobre las autoridades para mejorar su respuesta ante esta emergencia ambiental. Hace pocos días se realizó un conversatorio que reunió tanto a activistas, académicos y funcionarios del gobierno local para tratar este tema. La web de la Universidad EAFIT, donde se desarrolló el evento, comenta:

Según los expertos invitados, en 2016 fue necesario suspender las clases de educación física en muchos colegios de la ciudad. Esto demostró no solo el aumento del problema sino lo poco que se ha invertido en este tema ya que, un año después, los niveles de emisión de carbono no son los ideales. Además, estuvieron de acuerdo en que iniciativas como el Día sin Carro tienen poco impacto y el Pico y Placa de cuatro dígitos ha impulsado a las familias a tener más de un carro y, como consecuencia, a producir más contaminación.

Otros activistas prefieren pasar de las palabras a la acción y hacer algo por mejorar la calidad de aire de la ciudad. Por lo menos eso es lo que esperan los organizadores del Open Data Day en Medellín que están convocando a una sesión de “Datos Abiertos por un aire limpio en Medellín”, cuyo objetivo es “crear una ruta base de análisis que nos permita construir un modelo de datos ciudadano sobre la calidad del aire en Medellín tomando información de los últimos cinco años”.

Una arista del tema de la que poco se habla es el de los aspectos técnicos de la medición de la calidad del aire y el marco legal y normas que habilitan a las autoridades a declarar cualquiera de los distintos niveles de alertas. El marco normativo por ejemplo no incluye al PM2.5 (material particulado de 2,5 micrómetros y proveniente de fuentes como las emisiones de los vehículos diesel) que está considerado un mejor indicador de contaminación que las PM10. En el sitio web El Fichero comentan:

A menos que los humanos del trópico seamos más resistentes a la contaminación que los humanos europeos o norteamericanos, no parece haber una razón de peso para sostener esos niveles y tomar medidas de impacto inmediato o de corto plazo. Para activar las medidas establecidas por la legislación colombiana el nivel de contaminación de Medellín tendría que ser mucho peor de lo que ya es, en ese sentido las autoridades del valle de Aburrá se encuentran con las manos atadas a menos que los niveles de alerta sí sean homologables con la legislación colombiana.

Hay dependencias del gobierno local que cumplen su papel, pero el problema es grande y escapa a la acción de una sola entidad.

@AIREMedellín es una iniciativa que busca trabajar más por estos problemas y sus soluciones, así como visibilizar actividades e información al respecto.

Se puede seguir las novedades sobre el tema en Twitter bajo las etiquetas #alertanaranja #calidaddelaire #somosaire #SOSporelaire.

PD. Por cierto, la alerta naranja en la ciudad fue suspendida. El smog continúa.


Página 1 de 8312345...102030...Última »