Perú, Chile, Terremotos y reacciones gubernamentales

Muy aparte del humano sentimiento de solidaridad que surge en nosotros cuando la desgracia cae donde el vecino, como en el caso del reciente terremoto en Chile, nosotros los peruanos hasta el momento vemos con ciertas reservas la ayuda que el presidente García ha ofrecido al país del sur, no se trata de negarle la ayuda a nadie, entiéndase bien, sino que, ¿Y Pisco? ya vamos camino a los tres años de eso y los damnificados siguen en ese estado. Pero eso no es lo único, el Perú está ubicado en la misma zona sísmica que Chile, al lado de la Placa de Nazca, que no por nada lleva el nombre de esa ciudad peruana, y por lo tanto el riesgo de otro terremoto no es algo descabellado, sin embargo ¿Qué se está haciendo para minimizar los daños?
Algunos medios peruanos han dado cabida a voces preocupadas en el tema, por ejemplo en RPP el vicedecano del Colegio de Arquitectos dice: “casi el 90% de las edificaciones se realizan sin control o intervención de las autoridades, lo que generará, en casos de desastres naturales, pérdidas económicas” y “demandó al Estado liderar campañas nacionales para sensibilizar a la población y a los inversionistas sobre la necesidad de construir inmuebles antisísmicos que permitan salvar vidas en casos de terremotos u otros desastres naturales.” y en CPN la experta en arquitectura Silvia de los Ríos dijo que: “solo en Lima, doscientas mil personas perderían sus viviendas, de ocurrir un sismo similar al que devastó Chile. Además, las edificaciones ubicadas en las zonas ribereñas del río Rímac quedarían destruidas.” Este artículo de Perú21 también incide en el tema.
Otro asunto en el que ha quedado de manifiesto la informalidad y desidia es el del sistema de alertas para casos de tsunamis, pues tal como informa acá el jefe técnico de la Dirección de Hidrología y Navegación de la Marina peruana, ésta fue emitida pero no respetada: “El especialista dijo que la situación “ameritaba” una evacuación inmediata de las poblaciones costeras, pero sólo se cumplió con la medida en el distrito de La Punta, en el puerto limeño del Callao…. Paz indicó que los alcaldes de los distritos costeros deben explicar por qué no se realizó la evacuación masiva.” En algunos medios se han subido fotos del mar retirado en diversos puntos de la costa limeña, como Pucusana y más al sur, como Paracas. Obviamente motivos de alarma no faltaban.
A propósito de esto, en El Comercio salió una entrevista al presidente del Instituto Geofísico del Perú, Ronald Woodman, donde entre otras cosas al ser preguntado sobre el presupuesto para la renovación del sistema de alertas de tsunamis dice:
“Pregúntele al Gobierno. Esa es mi queja constante. Nunca nos dicen por qué. Hemos presentado el famoso SNIP que nos exigieron y eso llevó tiempo; se demoraron cinco meses en respondernos que sí era viable, pero hasta ahora no vemos el dinero. En el 2009 la Comisión de Presupuesto del Congreso entendió la importancia de este sistema de alerta y autorizó al Ministerio de Economía y Finanzas a transferir los fondos que requería el Instituto Geofísico del Perú para implementar la alarma del tsunami, pasó todo el 2009 y no dieron el dinero y no sé por qué. No dan razones.”

Esta otra entrevista al Director del Instituto Geofísico del Perú también resulta ilustrativa de nuestras carencias en lo que es previsión. Y ante todas estas advertencias ya ha habido algunas reacciones, por ejemplo la Municipalidad de Lima, a través de la presidenta de la Comisión de Defensa Civil, Norma Yarro, ha declarado tener planes de emergencia: “ante un eventual movimiento telúrico de fuerte intensidad, la comuna se enlazará con los comités de Defensa Civil de cada municipio limeño a fin de conocer la magnitud del desastre. Se mantendrá contacto radial con el Ministerio de Salud, EsSalud, Hospitales de la Solidaridad, entre otros centros médicos para la atención inmediata de los heridos. Informó que el centro de acopio para que la población acuda a recibir ayuda será el Parque de la Exposición, Estadio Nacional, estadios y parques distritales, donde se instalarán hospitales móviles y carpas.”

Por su parte Javier Velásquez Quesquén, Presidente del Consejo de Ministros anunció que: “se iniciará en el país una campaña de verificación de inmuebles y de sus respectivas vías de evacuación como medida de prevención y con el fin de estar mejor preparados ante percances como un eventual sismo” también declaró que: “se está procesando en el Ministerio de Economía la solicitud para la compra de sistemas de alarma contra tsunamis”. Esperamos que esto no sea sólo gestos y las medidas anunciadas se concreten.
Y bueno, en las conversaciones en Twitter y otras redes sociales se compara la reacción del gobierno chileno ante el desastre contra la reacción peruana, quedando la percepción de que la respuesta chilena ha sido más rápida y eficáz. En la complicada relación que guardamos con el país del sur hay una mezcla de resentimiento y admiración, resentimiento por los hechos acaecidos durante la Guerra del Pacífico y que por diversas razones e intereses, de ambas partes, siguen vivos en el imaginario del peruano común y corriente, y admiración, por que a diferencia de nosotros, Chile ha construido una institucionalidad y civilidad que está muy por encima de la nuestra, para no hablar de un mayor desarrollo económico. César Hildebrandt escribe también de esto con más elocuencia que este servidor.

Para terminar les dejo con este video sobre la alerta de tsunami en Chancay, como para que quede muestra que en no todas partes se tomó a la ligera el asunto:

Otro post en la misma temática de éste: A propósito del Tsunami: Si se retira el mar ¿corremos o pescamos?.
También “Somos una ciudad que crece con mucha improvisación” en Punto.edu.

La imagen del post es de una galería del Boston.com y corresponde a la Presidenta chilena Bachelet sobrevolando la ciudad de Concepción.

Más información sobre el terremoto en Chile acá.

Publicado el 01-03-2010 - Etiquetas: , , , []


Compartir

Comenta!