Viaje Quito – Tumbes

Otra serie de posts que dejé abandonada. Bueno, momento de retomarla. Entonces, estaba en que luego de recorrer Quito todo lo que pude las pocas horas que pasé ahí, ya había llegado el momento de ir de nuevo a la terminal de buses sur Quitumbe para embarcarme rumbo a Perú. Así que siendo más o menos las 5 de la tarde regresé a la Plaza Santo Domingo y me subí a un trolebúscon destino al sur de la ciudad. Nuevamente casi una hora de camino, hasta la terminal ahora. Llegué, recogí mi mochila, comí algo y a esperar el bus.

La espera me pareció larga, pero más por que había llegado relativamente temprano. Finalmente apareció el omnibus, subí, me instalé y me dispuse a pasar las 14 horas del tramo Quito – Huaquillas. Como el trayecto fue de noche dormí, no muy bien, pues los buses ecuatorianos no son especialmente cómodos, pero sea como sea a la mañana siguiente ya estaba más cerca al Perú. Menos mal que avisaron que ya estábamos cerca a la oficina de migraciones, en las afueras de Huaquillas por lo que pude aprovechar y bajarme ahí, hacer el trámite de salida de Ecuador y tomar luego un taxi hasta Huaquillas propiamente dicho. Ya ahí, caminé unas cuantas cuadras y listo: en Perú de nuevo!

Por supuesto, había que registrar oficialmente este hecho así que tomé un mototaxi de Aguas Verdes a Zarumilla que es donde está el puesto migratorio peruano. Realizado el trámite correspondiente tomé una combi rumbo a Tumbes. Ya en esta ciudad me dirijí a las oficinas de Cruz del Sur para adquirir mi pasaje a Lima, pero… me encontré con que no me aseguraban la salida para ese día, debido a que había un bloqueo de carreteras, caballero pues, a buscar hotel para pasar la noche. Pero como para la noche faltaba bastante, luego de instalarme y dejar mis cosas salí a buscar donde comer (otra vez) un rico cebiche.

Para encontrar una buena cebichería nuevamente confié en un motocarrista, esta vez pedí que me llevaran a un “hueco”, algo caleta y bueno. Así que dicho y hecho el chibolo del motocarro que tomé me llevó por varias cuadras hasta que me dejó en la cebichería “Caleta 9”. Subí, pues es en un segundo piso, miré rápidamente el comedor, que no estaba lleno, quizás por la hora y me decidí por un mesa en la entrada, con vista a la calle y casi bajo la luz del sol, que en Tumbes suele ser como me gusta, brillante y fuerte. Me trajeron la carta y pedí un cebiche de pescado con conchas negras, y una cerveza. Me pusieron canchita, me trajeron la cerveza, me tomé un vaso y esperé.

Caleta 9, 2

En la mesa contigua el hijo del mozo o administrador o dueño, no le pregunté qué era, remoloneaba con un plato de sopa mientras hacía preguntas de variado talante a su papá. Éste no se afanaba demasiado en contestar, dividiendo su atención entre el niño y el periódico que leía. La calle reverberaba con la luz solar y en los parlantes del establecimiento el Grupo 5 había dejado de cantar “…me olvidé de ese amor, amor que un dia te entregué…” para dar paso a un vals criollo cuando la llegada del cebiche a mi mesa interrumpió mis cavilaciones y recuerdos del viaje. Probé un trocito de pescado, luego otro, bebí un trago de cerveza… y entonces sucedió. Toda una serie de sensaciones, recuerdos y emociones se agolparon juntas en mi. Fué como una epifanía pero mejor, pues no tuve ningún tipo de aparición, sólo una iluminación interna muy fuerte, con la certeza, la alegría, la conciencia, de ser peruano, estar en el Perú y disfrutar todas y cada una de las pequeñas cosas que conforman esa peruanidad que a veces no entendemos. Durante un breve instante fui todos los peruanos, vivos y muertos, incluso aquellos ancestros míos que nunca vieron un hombre blanco y para quienes su país fue uno muy distinto al nuestro. Contemplé el imperio de mis antepasados y reiné en él.

Mientras cogía una servilleta para mis ojos me pregunté a mi mismo del por qué de esa inusual experiencia. Ok, el cebiche estaba buenísimo, pero no era para tanto, tampoco la cerveza. Creo que la confluencia de todas las cosas descritas más el sentimiento de culminación del viaje fue lo que me provocó esa especie de orgasmo espiritual y ataque de patriotismo conjugados. Luego de cerciorarme que nadie me miraba procedí a reanudar la placentera tarea de dar cuenta del cebiche y de la cerveza. No me apuré, no había motivo. Todo parecía perfecto, en su sitio, salvo por la que se había quedado en Colombia, pero eso no es materia de este post.

Caleta 9, 1

Luego de acabar ese riquísimo cebiche que ven ahí, y mientras bebía con toda la calma del mundo el último vaso de cerveza, el encargado me hizo la charla y terminó contándome que el local había ganado dos premios como mejor cebichería de Tumbes, hasta me sacó su cuadrito con el título que les dieron y que pongo más abajo. O sea que tan caleta tampoco es el sitio, pero eso sí, queda recomendado para todos aquellos que recalen por la ciudad y gusten regalarse una buena comida. A mi definitivamente me pareció de lo mejor y si vuelvo a Tumbes seguro que paso por ahí de nuevo. Y en cuanto al viaje ya el resto del día me relajé y descansé, pero al día siguiente hice un pequeño paseo que lo posteo luego.

Caleta 9, 4

Caleta 9, 5

Otros posts míos relacionados: del inicio del viaje, de Tumbes, de Ipiales, del Santuario de las Lajas, de Pasto, la exposición “Los espíritus, el oro y el chamán”, el Museo del Oro, graffitis en Pasto, Casa Museo Taminango, Museo Juan Lorenzo Lucero, Exposición: Simbiosis Simbólica, Exposición: Cristo en Imágenes y el Museo Zambrano, Pasto, 2, Carnaval de Pasto, Carnaval de Pasto, 2, Pasto, 3, Pasto, 4, Delicias Pastuzas, Chicas de Pasto, Viaje Pasto – Quito, Plaza Santo Domingo, Quito, Plaza de la Independencia, Quito, Palacio de Carondelet, Quito, Basílica del Voto Nacional, Quito, I, Basílica del Voto Nacional, Quito, II, Museo Casa de Sucre, Quito y Quito.

Publicado el 19-06-2010 - Etiquetas: , , , , , , []


Compartir

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. M. Isabel Guerra dijo:

    Yo no sé cómo haces para viajar tanto, pero PROVECHO….

    preciosa crónica y lindas fotos!

  2. blueandtanit dijo:

    yo te confieso que nunca he comido cebiche, pero por esa sensación más que religiosa, dá curiosidad, jejeje

    Me alegra mucho que aproveches esa posibilidad de viajar y conocer cosas y lugares nuevos, supongo que eso también ha aportado a ese sentido de pertenencia que tienes por Perú.

    Saludos y éxitos!

  3. catirestrepo dijo:

    Bueno, ya sabes que soy de las que piensa que detrás de cada viaje hay experiencias inolvidables, bellos encuentros y la posibilidad de reecontrarse con uno mismo.

    Este post me dejó un nudo en la garganta por la forma en la que hablas. Sí, sobre todo esa parte en la que eres todo Perú en pleno. Preciosa!!

    Felicitaciones por tan maravilloso y conmovedor post.

    Abrazos,

    Cati

  4. Juan Arellano dijo:

    M.Isabel: Gracias, de cazuela nomá!

    Blueandtanit: Comer cebiche debes.

    Catirestrepo: exagerando ud como siempre 😉 pero gracias.

  5. veronica dijo:

    hola, muy interesante su blog! Yo tengo que viajar de Quito a Tumbes y queria saber como debo hacer.. precisamente como se llama la cooperativa de bus, donde compraste el pasaje y cuanto te costo. muchas gracias :)

  6. Juan Arellano dijo:

    Hola, he viajado por Panamericana varias veces sin mayor problema. En Quito el pasaje lo he comprado en la Terminal de Quitumbe, 12 o 15 dólares, no recuerdo bien. Suerte con el viaje!

  7. Priscila Q. dijo:

    Hola, yo necesito viajar de huaquillas a Quito. Y hasta ahora no encuentro información exacta sobre buses que tengan esta ruta menos la duración del viaje. alguien me ayuda?? Por favor!!!!

  8. Juan Arellano dijo:

    Siempre voy en “Panamericana”, salgo a eso de las 4 o 5pm y llego 5 o 6am a Quito.

Comenta!