Cómo se preparan para El Niño los países sudamericanos que serán más afectados

19627430923_21584fc23a_z

Visualización de El Niño, 2 de agosto del 2015. Imagen editada de NOAA por el usuario de Flickr Stuart Rankin y utilizada bajo la licencia CC Attribution-NonCommercial 2.0 Generic (CC BY-NC 2.0).

Un nuevo fenómeno climático de El Niño está en desarrollo en el Océano Pacífico y se espera alcance su punto máximo en Sudamérica desde el mes de noviembre hasta el verano del 2016. Este “Niño”, que consiste en un calentamiento de las aguas oceánicas, se ha predicho que será tan fuerte por lo menos como el del año 1997 que dejó grandes pérdidas económicas en el Perú y otros países de la costa pacífica sudamericana y tuvo efectos a nivel global.

De hecho, ya se ha detectado en los últimos días un aumento en la temperatura del mar frente a la ciudad de Paita, al norte del Perú, cerca del punto más occidental de Sudamérica, según informó el Comité Multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen). “Esto indica que la onda Kelvin cálida ha arribado a la costa del Perú como se esperaba”, señaló el Enfen en un comunicado.

Así pues, con un inminente fenómeno de el Niño ad portas, ¿qué se esta haciendo por mitigar sus efectos en la región? cabe recordar que en algunos países El Niño de 1997 ocasionó daños y perjuicios económicos principalmente por las inundaciones y deslizamientos producidos por el incremento en las lluvias, mientras que en otros las pérdidas fueron por las sequías. También se registró pérdidas en la pesca por el cambio de temperatura y salinidad del mar, lo que alejó ciertas especies marinas de las costas del Pacífico.

PERÚ

El Perú fue el país de la región más perjudicado por El Niño de 1997, que ocasionó pérdidas estimadas por US$3,498 millones. Debido a esta experiencia el país cuenta con diversos organismos para enfrentar las posibles emergencias: el ya mencionado Enfen, que data de 1977 pero se encuentra más activo ahora, y el Centro de Operaciones para Emergencia Nacional del Fenómeno de El Niño, entre otros. Este último cuenta con presupuesto y personal habilitado para atender las emergencias que se presenten, principalmente por vía aérea, pues en caso de lluvias (que podrían ser hasta ocho veces más intensas de lo normal) y deslizamientos, las carreteras son de las primeras en sufrir percances.

Precisamente las carreteras, al igual que los aeropuertos, estan entre los puntos más vulnerables según un informe de un medio local, sobre todo los ubicados en la zona norte del país. También se ha identificado que el sector empresarial privado en su mayoría aún no toma medidas al respecto. Por otra parte si bien la administración central ha presupuestado partidas de emergencia para los gobiernos locales, éstos estos se quejan de aún no haber recibido nada. Son 15 regiones con 1,264 distritos los que han sido declarados en estado de emergencia por el alto riesgo que corren ante la llegada de El Niño.

Otro punto neurálgico es el gran patrimonio arqueológico y cultural del Perú en las regiones en riesgo. Para esto el Ministerio de Cultura ha tomado sus previsiones, pero la propia Ministra del sector ha declarado que los recursos son insuficientes. Finalmente, el sector empresarial, que también sentirá el golpe por la pronosticada baja del crecimiento debido a El Niño, ha señalado que están dispuestos a ayudar pero que tienen mala experiencia con la administración de las donaciones y su canalización, asi como con las demoras del organismo recaudador de impuestos (SUNAT) para reconocer estos gastos.

ECUADOR

Ecuador fue el segundo país de la región más afectado por el fenómeno de El Niño en 1997, con pérdidas del orden de los US$2,882 millones. En esta oportunidad el gobierno ha destinado aproximadamente US$850 millones (contra los US$276 millones que ha destinado Perú) para planes y proyectos que buscan minimizar los efectos perjudiciales de El Niño en la infraestructura y economía del país. Se ha calculado que el sector agrícola podría ser fuertemente afectado, por ejemplo se estima que la producción de arroz pilado caería en 16%, el maíz duro en 22%, el azúcar en 40% y el banano en 30%.

La Secretaría de Gestión de Riesgos es el órgano del gobierno ecuatoriano que esta coordinando los diversos esfuerzos de planificación para afrontar los impactos del fenómeno de El Niño. En tal sentido se están creando grupos de trabajo, realizando capacitaciones, preparando planes de contingencia y demás actividades. Por ejemplo, se ha modificado el calendario escolar para que los colegios puedan servir de albergue en caso de necesidad.

En cuanto a medidas más concretas, por ejemplo, se está realizando labores de dragado a la sedimentación en el cauce del río Guayas en Guayaquil. Pero a decir de algunos esto no será suficiente ya que el río lleva décadas sin ser dragado. Son varios los ríos que necesitan esta labor en Ecuador, y en muchos municipios no se está limpiando los sistemas de evacuación de aguas provenientes de las lluvias, a fin de evitar inundaciones. Entre las diversas medidas propuestas figuran la de reubicar a quienes viven en zonas de riesgo para evitar percances, y realizar una campaña masiva de prevención.

COLOMBIA

En 1997/98, Colombia tuvo pérdidas por aproximadamente US$564 millones, siendo el tercer país más damnificado en la región. A diferencia de Perú y Ecuador en Colombia se espera sequías más que lluvias, sobre todo en las regiones andinas y el Caribe. Estas sequías, aunadas a un alza de las temperaturas, fenómeno que ya se ha presentado, ocasionan incendios forestales, por lo que hace meses se encuentran en situación de alerta zonas como el Caribe, la Nororiental, los Llanos Orientales y el Altiplano cundiboyacense.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres ha elaborado una cartilla donde detalla cómo prevenir y enfrentar al fenómeno de El Niño y sus efectos según uno sea un particular, una empresa o una autoridad. Además el gobierno ha señalado que los más afectados por El Niño serán los agricultores y ganaderos, por lo que han enfocado los esfuerzos de prevención hacia esos sectores productivos, habiéndose destinado US$143 millones para labores de prevención y emergencia.

BOLIVIA

Bolivia, con US$527 millones de pérdidas provocadas por El Niño de 1997, fue el cuarto país con mayor monto de daños en la región. En esta ocasión el gobierno boliviano ha destinado US$11 millones para la prevención, la atención de emergencias o desastre y para la reconstrucción. Según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), el fenómeno de El Niño puede afectar con alzas de temperatura a regiones en los departamentos de La Paz, Beni y Pando. Se espera por igual sequías e inundaciones en diversas partes del país. En algunos medios se ha pedido mayor énfasis en la prevención, cosa que no estaría ocurriendo.

Como se puede apreciar, en mayor o menor grado los países de la región se están preparando para recibir a El Niño. Sólo queda esperar que sea juguetón y no destructor.

Publicado el 29-09-2015 - Etiquetas: , , , , , , , , , , , []


Compartir

Enlaces a este artículo

  1. The South-American Countries Most Vulnerable to El Niño are Preparing to Welcome Its Fallout · Global Voices
    17-10-2015 - 11:38

Comentarios a este artículo

  1. Gustavo Cardenas dijo:

    Hola amigo Juan me pareció genial tu articulo, estoy trabajando en una pagina web y queria saber si me das permiso para colocar tu articulo obviamente dandote los creditos y colocando un link de tu blog, gracias

Comenta!