La #LeyChavez y la privacidad de los correos electrónicos

Privacy

Imagen de g4ll4is en flickr, usada bajo una licencia Creative Commons: Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)

¿Tiene un empleador el derecho a revisar los correos de sus trabajadores? Esto no es una pregunta retórica si no una situación con muchas posibilidades de ser real en el Perú de aprobarse en el pleno del Congreso un dictamen de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Congreso de la República.

El proyecto de ley incluido en el dictamen, emitido el pasado 24 de setiembre,  se titula “Ley que regula el uso de medios informáticos en los centros de trabajo público y privados”, y aunque señala entre sus objetivos el de “tutelar los derechos constitucionales del trabajador referidos a la intimidad y el secreto de las comunicaciones”, en su artículo 3 menciona:

Los medios informáticos en el centro de trabajo son de titularidad del empleador, independientemente de su asignación al trabajador y su uso no genera una expectativa razonable de privacidad o secreto.

Más adelante, en el artículo 7 establece:

En ningún caso las facultades de control y fiscalización del empleador suponen la interceptación o acceso a los correos electrónicos, redes sociales y demás medios informáticos de comunicación de titularidad del trabajador, bajo responsabilidad administrativa, civil y/o penal según corresponda; salvo que exista autorización escrita de este.

El abogado especialista en temas de uso y regulación de Internet, Erick Iriarte, manifiesta su preocupación pues el mencionado artículo 3 iría en contradicción al artículo 2, inciso 10 de la Constitución que establece el secreto y la inviolabilidad de las comunicaciones y documentos privados. Luego añade:

El proyecto confunde el uso de herramientas informáticas con los contenidos que puedan circular por ellas, haciendo que los mecanismos de control sobre los primeros terminen afectando los segundos [...] No se puede por contrato ceder derechos y esto parece olvidarse la comisión con este dictamen, cuando plantea en el art. 7.1 que el trabajador puede por “autorización escrita” permitir la interceptación o acceso a correos electrónicos.

Pero no sólo eso, Iriarte plantea también otros contextos no previstos:

[El proyecto] Adicionalmente abre las puertas para situaciones que afectarán a cualquier persona aún cuando use sus propios instrumentos informáticos. Esto se entiende en el artículo 2, donde dice que la conexión a Internet también es considerada un instrumento. Es decir: ¿si llevo mi laptop y la conecto a la red del empleador, este puede monitorear mi propia computadora?

Sin embargo Iriarte concluye que hay partes del proyecto que si resultarían beneficiosas:

de mantenerse este proyecto todos los emails de funcionarios públicos se volverían de libre acceso [...] Esto también incluiría todos los contenidos de comunicaciones de whatsapp realizadas en móviles (de acuerdo al artículo 2 del dictamen) aun siendo sus propios equipos (si utilizan la conexión a internet de la institución).

El también abogado y blogger Julio Cruz Merino ve este proyecto como un atentado contra los derechos y libertades constitucionales por parte de la bancada fujimorista (Martha Chávez, la presidenta de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social es parte de dicha bancada, al igual que el congresista Carlos Tubino quien presentó uno de los proyectos sobre los que se pronunció en el dictamen la Comisión).

Para conocimiento general, el Ministerio de Justicia y el Tribunal Constitucional (Exp. N° 04224-2009-PA/TC) han indicado que otorgar esa potestad al empleador es incompatible con el derecho fundamental al secreto de las comunicaciones del trabajador. Por lo tanto, y si se usa la lógica, la razón y se aplica correctamente el derecho aunque sea por una vez en el Perú, el pleno del Congreso de la República debería rechazar de plano la pretensión de la bancada naranja.

Aunque la congresista Chávez no es la autora del proyecto, la iniciativa se conoce en la tuitósfera peruana como #LeyChavez. Erick Iriarte reunió algunos tuits de Chávez defendiendo el proyecto.

Mientras que se hace evidente que el proyecto tal como está podría servir de base para abusos de parte de los empleadores, estos abusos también se producen del lado del empleado. Dámaso Fonseca, especialista en temas de seguridad en internet manifiesta:

La discusión tiene para rato, pues pasará algún tiempo hasta que el dictamen sea visto en el pleno del congreso.


Blog Action Day: Desigualdad (en Latinoamérica)

Hace unas cuantas temporadas que no participo en los Blog Action Day, y a decir verdad tampoco participaría este año de no ser por que recordé que tengo varios posts escritos sobre el tema, así que me limitaré a enlazarlos y añadir algún otro material sobre el tema. ¿Y cual es ese?

Desigualdad

La desigualdad está presente en casi todos los países, pero en Latinoamérica se hace patente casi a cada paso que da uno por sus grandes ciudades. En el siguiente video se expone brevemente sobre la desigualdad en Latinoamérica en base al coeficiente de Gini.

Los siguientes posts que hice el 2013 ahondan un poco el tema de la desigualdad en Latinoamérica:

- ¿Hay igualdad para los pueblos indígenas frente a los grandes intereses económicos? – La presencia de los pueblos indígenas varía según cada país de la región, pero en casi todos ellos, su cultura y derechos tienen que hacer frente al poder económico.

- Latinoamérica: Crecimiento y desigualdad – Latinoamérica ha estado creciendo económicamente de forma sostenida durante los últimos años, pero las profundas desigualdades de la región persisten.

- Percepciones de pobreza y desigualdad en el Perú – Nuestra cultura y las influencias que hacen que nos sintamos pobres o no, y los valores que asociamos a la pobreza y desigualdad.

- Desigualdad y protesta social en Latinoamérica – ¿Hay relación entre países con mayor desigualdad y países con mayor protesta social?

Googleando encontré algunos artículos y notas interesantes sobre la desigualdad en la región:

¿Por qué América Latina sigue siendo tan desigual?
Desigualdad en ciudades de América Latina empeora
Cepal: la desigualdad es el problema más urgente para América Latina
Los 10 países con menos pobreza de América Latina

 

Facebookinstagramsocialtile2-es1

Blog Action Day de años anteriores:

Blog Action Day: Agua
Blog Action Day – Medio Ambiente
Blog Action Day: El cambio climático


Latinoamérica: Discriminándonos los unos a los otros

6606704263_df76f13ff9_z

Bogotá vista desde Ciudad Bolívar, una de sus localidades más pobres. Foto de Wolfgang Sterneck en Flickr. Usada con Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0).

Un reciente artículo escrito por un sorprendido corresponsal de la BBC en Bogotá, cuenta su experiencia con los estratos socioeconómicos usados por el gobierno para clasificar las residencias receptoras de servicios públicos, pero que también sirven de referencia para cómo los colombianos se ven entre ellos, o, seamos sinceros, discriminarse.

Estos estratos van del 1 al 6, siendo 1 el usado para la condición socioeconómica más baja y 6 para la más alta. Pero el imaginario colombiano recurre a denominaciones como “estrato 0″ o “estrato 10″ para referirse a los sectores más extremos de una sociedad considerada como de las más desiguales de la región y del mundo.

“El poder clasificatorio de la estratificación marca la identidad de los colombianos al punto de que, cuando se busca compañía, el estrato se coloca (en los anuncios personales) al lado del sexo, la contextura física o la edad”, señala al ser consultada para el artículo mencionado la socióloga Consuelo Uribe, quien además indica que “una de las consecuencias materiales del sistema de estratos es que ha propiciado una mayor segregación socio-espacial en las ciudades del país, haciendo que cada vez sea más difícil que las distintas clases sociales se encuentren en un mismo espacio.”

El debate sobre esta estratificación, que data de los años 90, ya tiene cierto tiempo instalado en la intelligentzia colombiana. Por ejemplo en el año 2013, Oskar Nupia blogueando para el medio periodístico de investigación La Silla Vacía, opinaba a favor de su eliminación, aunque no dejaba de mencionar que su sustitución por otro sistema ya existente sería costosa. Además también comentaba sobre sus usos que calificó como abusos:

Los estratos socioeconómicos crean mayor segregación social. Hay evidencia al respecto para algunas ciudades (ver aquí). Lo inentendible es que muchos gobernantes locales y nacionales tienen como bandera política la eliminación de la segregación social pero usan intensivamente el estrato socioeconómico para focalizar subsidios y crear polarización política.

Pero no se crea que la sociedad colombiana es la única en Latinoamérica con esta tendencia a la discriminación por determinadas razones. En México una encuesta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) señala que “Las causas más comunes de la discriminación son la pobreza, el color de la piel, las preferencias sexuales, la educación y la situación económica”. Al respecto en la web Animal Político comentaban:

En un país con múltiples orígenes étnicos y una mezcla entre ellos, resulta impresionante el nivel de racismo que puede llegar a darse entre connacionales. La población más vulnerable a sufrir discriminación en México son los indígenas, los homosexuales y las personas con alguna discapacidad física o intelectual. ¿Qué se necesita para sobreponerse a este síntoma presente en la sociedad en pleno siglo XXI?

Esta necesidad que sienten algunos de discriminar al otro, y a la vez dejar claro que el discriminador es o se siente mejor al resto, se hace patente en la sociedad mexicana con términos como “mirrey“, usado para denominar a quienes llevan un estilo de vida ostentoso aparentando tener más de lo que realmente tienen. Los “nacos”, personas de escasos recursos, y los “riquillos” o “fresas” gente con mucho dinero.

En Perú, país multicultural y multiétnico pero con una larga historia de racismo y discriminación, la cosa es similar, con el agravante de que a veces estas actitudes son aceptadas e incluso reproducidas por los medios de comunicación. Recientemente el sitio web satírico El Panfleto le dedicó un post a la costumbre de los medios de llamar “vecino” a los residentes de un barrio acomodado, pero “pobladores” a los residentes de zonas menos favorecidas. El post reune 1o “tips” para que los nuevos periodistas sepan cómo proceder en diversos casos. Estos son algunos:

1. Si es de Huancavelica y protesta (y no es ingeniero de alguna mina): POBLADOR.
2. Si es de La Molina y protesta por un estudiante universitario (y no es empleada del hogar): VECINA.
10. Y para terminar, una regla de oro. Nunca, PERO NUNCA, le digas vecina a alguien que protesta contra la minería… peor si es serrana: POBLADORA.

Por otra parte, Argentina, un país más homogéneo étnicamente, tampoco deja de tener problemas de discriminación. Micaela Urdinez, que lleva el blog “El vaso medio lleno” en el diario La Nación de Buenos Aires, escribía en octubre del 2013 a propósito de la campaña de una Fundación llamada “Encontrarse en la diversidad”:

¿Cuántas veces hemos escuchado palabras como “negro”, “puto”, “minita”, “trola”, “bolita”, “mogólico” sin pensar en sus consecuencias? Por eso rescato el mensaje de esta campaña que señala que “La manera de no equivocarnos es preguntar a cada persona cómo quiere ser llamada”. 

En otra publicación incide en el peso de los prejuicios y nos proporciona algunos datos sobre la discriminación en Argentina:

De acuerdo con el Mapa Nacional de la Discriminación presentado por el Inadi a fines de 2013, los principales motivos de discriminación padecida en nuestro país tienen que ver con el nivel socioeconómico, con la condición de ser migrante, con el color de piel y con el aspecto físico. El estudio también señala que la mayor parte de las conductas discriminatorias no se da en situaciones de crisis, sino en la normalidad de los ámbitos educativos, los laborales y la vía pública.

Seguramente que de indagar en el resto de países de la región encontraríamos más formas en las que nos discriminamos los unos a los otros. Catalina Restrepo, trabajadora social y autora de Global Voices, intenta explicar esta actitud desde la óptica de Colombia:

(Esto) tiene sus bases en aspectos contextuales, especialmente culturales, en los que por años uno ha escuchado a las generaciones mayores decir: “mijo, consiga plata. Y si no consigue, consiga”. En Colombia el dinero más que éxito representa poder y se tiene que ser colombiano para comprender lo que tener el poder representa en nuestra cultura. Por más que genere llaga, el conflicto interno armado y el narcotráfico han dejado instalada una idea del dinero fácil y de “soy más entre más tengo”. Puedo ejercer más control si mi familia “es de nombre o no”. No en vano en muchas de nuestras ciudades se pueden ver escenas (diciéndolos sin sesgo discriminatorio alguno) que parecieran el lugar más pobre de un desierto de África, y otras el lugar europeo más ostentoso. Y no en vano, hay un gran número de adolescentes queriendo ser el chico con la moto más lujosa de la cuadra o la chica de la que digan, tiene el mejor cuerpo.

Catalina Restrepo, Indira Cornelio y Cecilia Cárdenas colaboraron con material para este post.


Música y humor en los metros de Latinoamérica

¿Vive usted en Buenos Aires, Santiago, Quito, Caracas o México DF quizás? Es muy probable entonces que haya usado los metros de dichas ciudades. En ese caso es probable también que en algún momento se haya topado con aquellos músicos callejeros que suelen usar dichos medios de transporte como escenario.

Puede que le agraden, puede que le molesten. Puede que incluso sea considerada una actividad ilegal, como pasó recientemente en Medellín, Colombia. Pero es difícil quedar indiferente cuando el artista demuestra sus habilidades o manifiesta una contagiante chispa personal.

Empecemos un cómodo y rápido recorrido virtual por algunas de las ciudades latinoamericanas cuyos metros son frecuentemente tomados por el arte popular.

Buenos Aires, la capital argentina, es tradicionalmente conocida como una ciudad cosmopolita y dueña de un vibrante ambiente artístico y cultural. Eso se ve reflejado en las interpretaciones que he podido encontrar en el Metro de dicha ciudad.

El usuario de YouTube buenosaires34 subió en el 2011 este video de un par de músicos en una estación del Metro de Buenos Aires. Ellos se hacen llamar Rusia Kalipso y se les puede oir también en MySpace. Con una guitarra, un serrucho musical y mucha buena onda, entretienen a los usuarios mientras esperan que llegue el metro y se recursean algunos centavos de paso.

Pero dejemos la estación y subamos al metro. ¿Un poco lleno? Usted no creería que en los estrechos pasillos de un vagón pueda entrar una orquesta de 5 integrantes. Sin embargo Los Hijos del Sodero, una banda de swing, se las arreglaron para no sólo entrar si no tocar e incluso usar el propio vagón del metro como instrumento, tal como podemos apreciar en el siguiente video subido a YouTube por Mr. Duke Baires.

Estos tipos de música no son los únicos que se pueden encontrar en el Metro de Buenos Aires. Según Jorge Gobbi, colaborador de Global Voices, “hay muchos músicos dando vueltas, algunos de ellos con amplificadores portátiles, y que tocan desde música folklórica hasta punk. Se los puede encontrar fácil los fines de semana (los días de semana determinadas líneas van muy llenas). Pero es algo informal, no producto de políticas estatales o algo por el estilo. Sin embargo en los últimos meses se endureció el tema, y la Policía Metropolitana, que depende del gobierno de la ciudad, los está corriendo bastante. Pero parecen políticas puntuales, porque no es difícil encontrar músicos en los vagones y andenes.”

Crucemos los Andes y vayamos a Santiago de Chile. Aunque la imagen que mayormente se tiene fuera de Chile de los santiaguinos es de personas muy dedicadas al trabajo, ellos mismos se ven a veces como indolentes o hasta malcriados. Pero hay que recordar que por ejemplo Los Caporales, un dúo humorístico chileno, hizo reir a toda Latinoamérica durante varias décadas desde los años 50. El actual humor chileno puede ser un poco fuerte para el gusto de otros países, pero no deja de ser efectivo.

¿Y que tiene que ver el humor con la música? bueno, vean el siguiente video subido a YouTube por el usuario Jonathan alzamora y lo entenderán:

Elizabeth Rivera, colaboradora de GV en Santiago, nos cuenta que Rafael Budú, el artista que interpreta el video de arriba, ha ganado mucha visibilidad gracias a sus interpretaciones en el metro, o Transantiago, volviéndose incluso un fenómeno de internet, según algunos medios, y contratado por empresas o apareciendo en la televisión.

Saltemos ahora hasta México DF, más específicamente al Metro del DF, donde los músicos tocan rock con sus respectivos instrumentos eléctricos y parlantes. ¿Lo duda? vea el siguiente video subido por Carlos Luis el 2012:

Pero en el Metro del DF no sólo hay artistas mexicanos, en el siguiente video subido por Eduardo Franco el 2011, podemos apreciar a un dúo, aparentemente colombiano, interpretando música de su país.

Indira Cornelio, colaboradora de GV en el DF dice: “este tipo de grupos son comunes en el metro y en los camiones, una vez encontré a un cuenta cuentos excelente en el metro, y también en un parque hay un señor que se viste de juglar y se echa todas las canciones de cri-cri es muuy popular. Tengo un cuate que se gana la vida tocando trova en los camiones. Y recientemente se ha prohibido a los ambulantes en el metro la verdad no sé si eso haya afectado a los musicos del metro también?!”

Pasemos ahora a Quito, donde si bien no hay aún un metro propiamente dicho, existe un sistema de buses articulados o tranvías conocidos como Trolebús, el cual es también usado por los músicos callejeros, como se ve en el video subido a YouTube por el usuario del diario Elcomerciocom.

Estos hiphoperos son comunes en el Trolebús, hasta yo que no vivo en Quito me los he cruzado un par de veces. A decir de Susana Morán, bloguera ecuatoriana: “Por allí también pasan raperos, baladistas, merengueros. Unos gozan y vibran cantando y si nadie les da una moneda no muestran su molestia porque -quizá- hacen lo que más les gusta. No obstante, a algunos se les nota -quien sabe tras cuántas cantadas- las voces roncas y el desgano en sus presentaciones. Por el cansancio se permiten uno que otro ‘gallo’ (una nota mal entonada). Llevan ternos a pesar de que en Quito los soles del medio día son insoportables. O en la noche, van en camisa, jean y una guitarra a la espalda.”

Finalmente vayamos a Caracas, donde terminaremos nuestro recorrido virtual-musical, con este video subido a YouTube por todovariedad en el 2009. Permítannos presentarle a… Cindy:

Cindy, la abuelita rapera, (¡gracias Luis Carlos!) ha sido la sensación del metro caraqueño durante años. Según la web Buenamúsica: “Lo hermoso de esta doñita es que no se mete con nadie, ella misma se burla de sus ocurrencias, tales como: su difícil vida en el barrio, de su perro enamorado, de sus tres gatos, de sus tres maridos que no le paran ni se les para.” Pero últimamente, quizás por la convulsa situación venezolana, anda ausente. “Lo más seguro es que últimamente ya no se le ve más en el Metro, debido al resultado de la nueva ley que prohíbe los actos culturales dentro de los vagones del Metro.”

En definitiva, a pesar del incremento de restricciones por parte de las autoridades ciudadanas, y en pleno ejercicio del derecho a la libertad de expresión y la necesidad de los elementos de la sociedad de tener un intercambio cultural no reglamentado, el arte musical urbano en Latinoamérica está vivito y coleando. Esto, en tiempos de ciudades inteligentes que amenazan con convertir a nuestras urbes en espacios de trabajo y vigilancia permanentes, no es poco decir.


Música en las calles de Lima

trompetista Lima

Las grandes ciudades suelen albergar en sus plazas, parques, calles y avenidas, una variedad de gente que trabaja en dichos sitios. Entre esta “fauna” urbana, los músicos ocupan un lugar especial pues por lo general son tolerados y hasta bien recibidos al alegrar los generalmente impersonales espacios públicos.

Lima, la capital del Perú, no es ajena a dicha práctica, y si bien a veces los agentes del orden los desalojan de lugares como centros comerciales, o algunas calles del centro histórico, mayormente cuentan con gran libertad para ejercer su oficio y ganarse algunos centavos. Incluso son aceptados en varios restaurantes y en las unidades de transporte local conocidas como combis o micros.

Si estos artistas de la música callejera son valorados realmente es otro asunto. Hace un tiempo leí un artículo dedicado a este mismo tema en el blog Lima es Linda, donde decían que “los limeños no valoramos el arte en la calle por considerarlo una forma de pedir limosna en lugar de contribuir con la sociedad”, pero a la vez afirmaban que “La música callejera anima, estimula y motiva a las personas (locales y turistas), y nuestra ciudad necesita de gente animada.”

En lo personal nunca les había prestado demasiada atención hasta unos años atrás, quizás por que antes era uno más de los apurados ciudadanos que transitan por las calles de su ciudad sin realmente ver lo que sucede a su alrededor. Pero es desde no hace mucho que si sucede que me encuentre con uno de estos músicos callejeros y tengo una cámara a mano, registro su performance.

A continuación les mostraré algunos de los músicos que he encontrado en las calles de Lima.

Los Asháninkas son el grupo indígena más numeroso de la Amazonía peruana, víctimas de desplazamientos forzados entre las décadas de los 80 y 90 en la época del terrorismo, cuando no del exterminio, varios de ellos se asentaron en Lima, donde hasta ahora persiste un pequeño grupo de ellos junto con miembros de otras comunidades indígenas de la selva en la zona de Ate, sin dejar de mantener los lazos con su tierra.

Un día caminando por el Mercado Central de Lima, encontré a un grupo de ellos interpretando uno de sus típicos números que incluía en este caso a un diestro bailarín de ritmos amazónicos, lo que no suele ser tan común realmente por el usualmente frío clima de Lima comparado con el de la selva, pero como era verano esos días parece que se animaron a hacer la interpretación tal cual es. Yo solo pude grabar una pequeña parte:

La música asháninka es bastante variada, acá pueden escuchar una canción de la cantante Yéssica Sánchez Comanti que grabé en un recital de poesía y narrativa amazónica.

Aunque el vals criollo se cultivó principalmente en Lima y otras ciudades de la costa peruana desde finales del siglo XIX, también ha tenido sus cultores en otras zonas del país. La Contamanina, aunque hace referencia a una ciudad de la región de Loreto llamada Contamana, a orillas del río Ucayali, parece que se creó en Iquitos, la ciudad más grande de la Amazonía peruana. O por lo menos eso es lo que el compositor Manuel Acosta Ojeda cuenta en su blog.

“Se dice que originalmente el valse tenía sólo música. Sin letra. Y que esta bella melodía fue creada por un violinista italiano que llegó de Ecuador a principios de siglo XX hasta Iquitos buscando fortuna en la época de “la explotación de Chiringa” y que su título era: “Leonor”. Don Alejandro Mera del Águila le puso letra al amor que el extranjero sentía por la bella joven loretana de nombre Leonor Olórtegui Reyes. Este amor correspondido no fue bien visto por la familia de la joven, razón por la que se la llevaron de la ciudad.”

La canción tiene la particularidad de contar con varias letras, aunque la más conocida es la que interpreta, entre otros, el Duo Loreto. Sin embargo la versión que registré es instrumental, por lo que no tendremos la duda de si es la letra correcta o no. Y por esas pequeñas coincidencias que a veces se dan, el saxofonista ciego que interpreta en el siguiente video La Contamanina, lo encontré en la calle del centro de Lima llamada Ucayali.

Yo nunca había conocido a la sierra musical o serrucho musical, como se le conoce por estos lares, hasta que me encontré con el amigo Miguel Ángel. Sin embargo, revisando YouTube veo que hay gente que lo toca en muchas partes del mundo.

La canción que interpreta Miguel Ángel es Love Hurts, una canción muy conocida en su versión de balada rock por Nazareth en los 70′s, aunque el original haya sido compuest por Boudleaux Bryant, y su primera grabación, por los Everly Brothers en los 60′s.

En este otro video, Miguel explica brevemente qué es y cómo se toca el serrucho musical. Algunos posts en blogs también cuentan con explicaciones y otros videos de ejecuciones del serrucho musical.

Desde que escuché las distintas obras de Miles Davis donde toca la trompeta con sordina, me fascinó el sonido que producen. No se me había ocurrido imaginar que alguien pudiera tocarla en las calles de Lima. Sin embargo este año me encontré con el amigo del siguiente video. Él fue uno de los pocos que me manifestó tener problemas a veces con los vigilantes municipales que lo echan de algunos sitios.

Hay otras formas de música callejera en Lima. Las bandas militares, sea de la Marina de Guerra o de la Guardia de Palacio, suelen realizar interpretaciones para los transeúntes. También la Municipalidad de Lima organiza de vez en cuando diversos eventos en las vías públicas para bandas de rock. En todo caso, sea con las opciones oficiales o las no autorizadas, es muy probable que caminando por Lima se encuentre usted con algún tipo de música en sus calles. Disfrútela.


Hiperbarrio / Convergentes: Una comunidad que se mantiene y evoluciona

Una característica de las comunidades, incluso las virtuales, es que con el tiempo cambian, evolucionan, algunas a veces drásticamente, otras tan sólo en ciertas características. A veces ese cambio se da en los miembros o en los líderes, que tras un tiempo en la comunidad sienten que es momento de hacer otras cosas o simplemente ya no tienen tiempo para colaborar. Sin embargo lo importante es que a pesar de todos esos cambios la comunidad en sí se mantenga.

Hiperbarrio, con la participación de Convergentes, una comunidad hermana anterior, surgió en el año 2007 en Medellín, Colombia, merced a una microfinanciación de Rising Voices. Este apoyo le permitió a la comunidad hacer realidad su proyecto de capacitar en habilidades digitales a jóvenes del barrio La Loma, San Javier. Con el tiempo, estos jóvenes replicaron lo aprendido a los nuevos miembros de la comunidad e incluso en otras zonas de la ciudad y la región.

Pero para saber cómo está y qué hace estos días la comunidad, conversamos con Gabriel Vanegas, Coordinador de de la Biblioteca Filial San Javier-La Loma de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, tradicional lugar de reunión de los miembros de Hiperbarrio y Convergentes, sobre sus actuales proyectos:

En su blog, Convergentes se define a si mismo de la siguiente manera:

Somos una Comunidad de práctica autónoma e independiente,  caracterizada por el continuo aprendizaje y enseñanza colaborativos. [...] Creemos en la resiliencia y buscamos empoderar a nuestra comunidad en el fortalecimiento de los tejidos sociales, en la participación ciudadana y en el dominio de herramientas que aporten a la construcción de posibles soluciones a las problemáticas locales, especialmente la autogestión comunitaria.

En el siguiente video Gabriel nos cuenta un poco de la historia y evolución de la comunidad y sus miembros:

Si bien en los últimos tiempos habían recibido poca atención mediática, el reciente premio que recibieron por su iniciativa de Red Libre los puso de nuevo en el candelero. Ellos comentan sobre este proyecto:

Nuestra red: LaLoLib es una Red mesh local en proceso de construcción, con software libre. Es una iniciativa basada en la sumatoria de voluntades de parches de amigos y colectivos, que apuestan por resolver el problema de conectividad, para difundir información y propiciar la comunicación con los habitantes de La Vereda La Loma, en el Corregimiento de San Cristóbal de la ciudad de Medellín.

En ella vamos a difundir los contenidos que hemos construido durante 11 años de ejercicios. A la vez que fortaleceremos nuestras tres líneas de trabajo: rescatar y dinamizar la memoria histórica y cultural, registrar y documentar la vida cotidiana por medio del periodismo ciudadano, y consolidar el Laboratorio social de aprendizajes colaborativos.

Quizás un caso que ejemplifica la evolución de Hiperbarrio / Convergentes es el de Catalina Restrepo, una de sus miembros originales, quien si bien ya no es parte del proyecto, entre otras cosas por estar dedicada al ejercicio de su profesión, sigue colaborando con Global Voices como autora.  En el siguiente video ella nos cuenta lo que significó Hiperbarrio para los jovenes que como ella participaron en la primera etapa del proyecto.

La comunidad, ahora con nuevos miembros, sigue haciendo cosas y emprendiendo nuevos caminos, y como ellos mismos dicen:

Luego de 10 años de trabajo, debemos reconocer que somos una sumatoria de voluntades, que lo que hemos logrado es gracias al esfuerzo de todos, a los amigos y a sus parches, a las instituciones como la biblioteca y a todos los que han venido a compartir su tiempo, su afecto y sus conocimientos con nosotros.

HiperBarrio es muestra entonces de cómo los cambios antes que anular este tipo de comunidades, permiten dotarlas de versatilidad y pluralidad sentando sus bases más en el día a día y el cara a cara con sus miembros que en la virtualidad que mayormente domina a comunidades similares.

Pueden seguir al proyecto en su blog, su Twitter y su página de Facebook.

Otros posts sobre Hiperbarrio:

Proyectos sociales de Rising Voices se ponen en marcha
Medellín, Colombia: De Capital del Secuestro a Ciudad Renacentista:
HiperBarrio: Historias Locales, Audiencia Global
Medellín, Colombia: La Receta
Al día con los Proyectos de Alcance Social de Rising Voices
HiperBarrio: Cambiando percepciones con creatividad

Periodistas ciudadanos de HiperBarrio unen a sus comunidades locales

HiperBarrio se pone las pilas de nuevo
Hiperbarrio: Ganador del premio Prix Ars Electronica
Colombia: Catalina Restrepo recibió premio “Mujer Talento” en Medellín
HiperBarrio recibe el Golden Nica 2009 en Linz, Austria
HiperBarrio: Lidiando con los crímenes y en la búsqueda del alma

Hiperbarrio: Festival de Globos de La Loma
Conversando con Cati Restrepo de Hiperbarrio
Blogger Destacada: Nora Catalina Urquijo
HiperBarrio: Grabando vidas cotidianas y compartiéndolas con el mundo
Hiperbarrio se expande a tres nuevas bibliotecas en Medellín
Bloguera destacada: Yesenia Corrales
HiperBarrio: Voces que expresan miedo, indignación y esperanza
Colombia: Hiperbarrio se multiplica con otras 3 experiencias
Colombia: HiperBarrio – Ituango sin electricidad
HiperBarrio: Campus Party Colombia y la fotografía con cámara estenopeica
Colombia: Bloggers de Hiperbarrio hablan sobre la violencia en Medellín
Hiperbarrio: Talleres de podcast para los grupos nuevos
HiperBarrio ganó el Primer Premio en Periodismo Comunitario

Hiperbarrio: Celebrando el Día Internacional de la Mujer
HiperBarrio: Cartografiando con globos el barrio La Loma

HiperBarrio: haciéndose visible en lo digital


Bolívar, ¿Gran libertador o gran dictador?

Simón_Bolívar_by_José_Gil_de_Castro

Simón Bolívar, óleo de José Gil de Castro. Imagen de Wikimedia, usada bajo licencia Creative Commons.


El Gran Libertador Simón Bolívar jugó un papel importante en los procesos emancipadores de cinco países latinoamericanos: Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, y está considerado una figura histórica universal. Así mismo es padre o inspirador de la ideología llamada bolivarianismo, cuya versión más conocida y reciente es el llamado chavismo, y se le relaciona también con el concepto de Patria Grande, o unidad latinoamericana.

El pasado 24 de julio se conmemoró un aniversario más del nacimiento del libertador. En Venezuela, su país de origen, se celebró la ocasión incluso con el estreno de una película sobre la vida de Bolívar, pero en otros países como el Perú, la cosa no pasó de algunas ceremonias protocolares. Y es que en este país andino no hay un muy buen recuerdo de don Simón.

Antes de hablar del paso de Bolívar por el Perú, conozcamos un poco de su talante dictatorial. El conocido periodista Álvaro Vargas Llosa escribe en un artículo republicado en el blog del Centro para la Prosperidad Global de The Independent Institute, a propósito de la publicación de una nueva biografía del libertador en el año 2006, que Bolívar fue mejor caudillo que los demás líderes latinoamericanos de la época pero que precisamente “el caudillismo es todavía el corazón del problema latinoamericano”.

José García Hamilton, un estudioso argentino de Bolívar, considera que el Libertador fue consistentemente dictatorial: “En su carta desde Jamaica (1815) y en la Convención Constituyente de Angostura (1819), Bolívar postula un sistema político con presidente vitalicio, una cámara de senadores hereditarios integrada por los generales de la independencia… La Convención de Angostura no aprueba este sistema para Venezuela ni tampoco la aprueba para Nueva Granada la siguiente convención de Cúcuta, pero luego Bolívar, en la flamante Bolivia, redacta personalmente una constitución con esas características, que luego es aprobada para el Perú. Luego pretende que ese sistema se extienda a la Gran Colombia, pero Santander rechaza que esa sanción se haga mediante atas populares, por no ser un procedimiento legal. “No será legal”, contesta Bolívar, “pero es popular y por lo tanto propio de una república eminentemente democrática”.

Un tema controvertido es el de la poca afección de Bolívar por los indígenas, casi cayendo en el racismo. En un blog anónimo, un estudiante reflexiona sobre un texto analizado en la clase de historia que recibió de la profesora Cecilia Méndez Gastelumendi.

Antes de llegar a Perú, Simón Bolívar tenía una visión del indigena idealista, influenciada por Rousseau y los pensadores de la ilustración. El indígena era un buen salvaje, apacible, solitario, “amigo de todos”, voluntariamente apartado de la vida política. Pero en 1822, atravesando los Andes, Simón Bolívar se enfrento a la rebelión de los pastusos, que acosaban a su ejército, usando técnicas de guerrillas. Desde entonces su visión cambio radicalmente: el ser apacible se convirtió en bestia salvaje, bruta, despreciada, degradado. “Esos demonios merecen la muerte”: si es que algo siguió constante en el pensamiento bolivariano, fue su visión de los indígenas como seres incapaces de una concepción política. Pero si no se apartaban voluntariamente de la sociedad política, solo la aniquilación podía resolver el problema. En eso, Simón Bolívar no invento nada, solo se unió al punto de vista de la elite criolla de Lima, atemorizada por la figura del “indio”.

Pero en el Perú más se le recuerda a Bolívar como quien desmembró el territorio patrio. Hugo Pereyra Plasencia, un historiador de la Pontificia Universidad Católica del Perú escribe en su blog que es necesario acudir a las fuentes primarias (cartas, periódicos, documentos oficiales) para que quede “claro que nosotros los peruanos le caíamos terriblemente antipáticos a Bolívar” y argumenta:

Desde las goteras de Charcas, desde esa pequeña aldea que era la Buenos Aires autonomista, desde la rústica Chile, desde los llanos de Venezuela, el Perú era visto como un monstruo, como una amenaza. Bolívar tuvo muy clara esta percepción y, de hecho, por eso hizo todo lo posible por crear un hegemón alternativo: la Gran Colombia, que estuvo integrado por las actuales Colombia, Venezuela y Ecuador, con pretensiones sobre Guayaquil y sobre el río Amazonas y su gigantesca área circundante. La Gran Colombia nació así como un contrapeso al supuesto peligro peruano.

De hecho, para la época del famoso encuentro de Guayaquil entre Bolívar y el General Don José de San Martín en 1822, ya el primero había declarado a Guayaquil bajo el protectorado de la Gran Colombia, lo que en la práctica significó su anexamiento a dicho país, aún cuando Guayaquil en ese entonces era territorio peruano. Pero eso no es todo, sostiene Pereyra:

En 1823, Bolívar llegó al Perú no tanto por dar la libertad a sus hermanos peruanos que sufrían las cadenas del absolutismo (idea que él siempre manifestaba de modo grandilocuente y, por supuesto, hipócrita), sino principalmente por el interés geopolítico de destruir de raíz lo que consideraba como una amenaza para la Gran Colombia, que él veía como la niña de sus ojos, su creación, la entidad que estaba erigiendo como un nuevo polo de dominio en América del Sur. Por eso se crea Bolivia, para cortarle las patas al “monstruo” peruano, no tanto por dar rienda suelta a la libre determinación y al anhelo de una patria boliviana en ciernes en la que, es cierto, muchos altoperuanos creían (pues nunca hubo unanimidad para unirse con el Bajo Perú dominado por Lima).

De la época que pasó Bolívar en el Perú también hay mucho que contar aparte de su labor militar libertaria que culminaría con la victoria de Ayacucho en 1824. El venezolano Antonio Escalera Busto relata lo que siguió:

Una vez completada la independencia peruana, Bolívar convoca de nuevo al Congreso Constituyente el 10 de febrero de 1825, al cual asisten 56 de los 79 diputados, la mayoría suplentes, de los cuales 9 era colombianos. Este Congreso nombra a Bolívar “Padre y Salvador de la Patria” y ordena que se erija la estatua ecuestre en la plaza del Congreso, donde está actualmente, así como el pago, como una “pequeña demostración de reconocimiento” de una recompensa al Libertador de 1.000.000 de pesos, cantidad que representaba, más o menos, la tercera parte del presupuesto anual del Perú de la época.

Luego su ya mencionada proclividad a ver con desprecio a los indígenas se hace patente:

En Perú existía una grandísima población indígena, no totalmente integrada a la cultura e idiosincrasia hispana, y que mantenía mucha de su cultura ancestral, la quechua y la aymara. Este estamento social no era, ni bien comprendido, ni bien aceptado por Bolívar. Sabemos que Bolívar, por sus correspondencias, emitía juicios racistas como este contenido en la carta que desde Pativilca le envía a Francisco de Paula Santander el 9 de enero de 1824: “Yo creo que he dicho a usted antes de ahora que los quiteños son los peores colombianos. El hecho es que siempre lo he pensado, y que se necesita un vigor triple allí que el que se emplearía en otra parte. Los Venezolanos son unos santos en comparación de esos malvados. Los quiteños y los peruanos son la misma cosa; viciosos hasta la infamia y bajos hasta el extremo. Los blancos tienen el carácter de los indios y los indios son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio de moral que los guíe. Los Guayaquileños son mil veces mejores”

Así pues, no es de extrañar que sus actos de gobierno, ya instalado oficialmente como Dictador del Perú, también dejaran mucho que desear y en algunos casos fueran lesivos a la población indígena peruana:

En Abril de 1825, Bolívar, en uso de sus plenos poderes, dispone la anulación de la emancipación de los esclavos que había decretado San Martín [...] el 11 de agosto de 1826, Bolívar implanta de nuevo el tributo del indígena, que ya había sido eliminado por los españoles a raíz de la Constitución de 1812, aunque después recuperado por el Fernando VII absolutista y definitivamente derogado por San Martín el 27 de agosto de 1821.

Algunos autores defienden el decreto de Bolívar por la justificación de proveer recursos a un Estado casi en estado de insolvencia. Que el Estado estaba casi en quiebra es cierto, pero no justifica que se recurriese a un tributo solo por la raza y no por la cuantía de la riqueza del ciudadano.

El venezolano Ramón Urdaneta, enterado de la poca devoción que se le tiene a Bolívar en el Perú, investigó en diversas fuentes y postea datos interesantes en su blog:

el economista e historiador Herbert Morote, lo tilda en calidad de “enemigo público Nº 1 del Perú”, pues “fue un hombre de derecha y no introdujo ninguna reforma social en el país… [mutila] nuestro territorio [incluso Jaén, Maynas y Tumbes iban a pasar a poder de Colombia, y Arica e Iquique, a favor de Bolivia”], instituyendo “el modelo militar ególatra” para perennizarse en el poder, al tiempo que Don Simón “cercenó al país más de 1.100.000 kilómetros cuadrados. [...] Para echarle más leña el fuego el crítico historiador añade el estado de presión que Bolívar mantuvo en el Perú, mandando a fusilar a sus opositores, hasta por sospechas infundadas, desconfiaba de todos y el ejército era manejado por colombianos. A Bartolomé Salom el caraqueño en febrero de 1824 le escribe “Esto está lleno de partidos y todo plagado de traidores…. empìezan a tenerme miedo… se compondrá todo esto con la receta de las onzas de plomo…”. A lo que se suma lo escrito por el americano Hiram Paulding sobre que Bolívar le expresó que los “peruanos eran unos cobardes y que, como pueblo, no tenían una sola virtud varonil”.

Parece pues muy cierta la cita que reproduce Jorge Sayegh en su blog:

Jorge Basadre, el historiador peruano más reconocido, dice que Bolívar fue un romántico en 1804, diplomático en 1810, jacobino en 1813, paladín de la libertad en 1819 y genio de la guerra en 1824. Sugiere el historiador que en los años 1825 y 26 al Perú le tocó el peor de los Bolívares, el “imperator”.

Efectivamente no sólo Bolívar se hizo declarar Dictador por el Congreso, si no que impulsó y obtuvo en 1826 la aprobación irregular de una constitución vitalicia con el como presidente vitalicio. Sin embargo habiendo viajado Bolívar a Colombia su gobierno encargado no duró mucho y el Cabildo de Lima derogó en 1827 la constitución que tuvo una vigencia de sólo 50 días. En otro post Antonio Escalera Busto concluye:

Para el escritor peruano Félix C. Calderón el juicio de valor sobre Bolívar es: “El Bolívar que aparece con la lectura de sus propias cartas disponibles es un hombre ambicioso que comete el grave error de manchar su incuestionable trayectoria libertaria con los sueños de opio de una dictadura perpetua, aun a costa de volver a hipotecar la independencia de los pueblos que había supuestamente libertado. No es el santo varón desprendido y desinteresado, ni un demiurgo consumado que solo busca sembrar paz y concordia entre los pueblos; sino un habilísimo taumaturgo del lenguaje que ha descubierto en las palabras la mejor manera de ocultar sus non sanctas intenciones”

Como apunta el abogado Freddy Centurión: “La derrota de la Constitución Vitalicia en el Perú fue el comienzo del fin del Libertador. De allí en adelante su sueño se derrumbaría como un castillo de naipes, para ser condenado en Colombia al destierro y morir tuberculoso en 1830.”


Monitoreando la minería y la protesta en Colombia

La actividad minera ha venido tomando en los últimos años una mayor importancia económicamente hablando en Colombia, tanto así que el recientemente reelegido Presidente Juan Manuel Santos suele referirse a la “Locomotora Minera” para nombrar al gran generador de recursos que le permite al gobierno financiar proyectos de interés social, generar más empleos y reducir así la pobreza.

Sin embargo la minería también está generando mayor conflicto social, violaciones a los derechos humanos de poblaciones vulnerables y un impacto ambiental negativo, entre otros problemas. Incluso a nivel del propio gobierno se ha detectado temas que deben solucionarse prioritariamente como la deficiente titulación de los predios mineros, el uso y contaminación de los recursos hídricos, la gestión de residuos tóxicos y la endeble legislación ambiental.

En medio de este contexto surgen iniciativas ciudadanas como la que se plasma en el blog No a la Mina. El blog es la vitrina para visualizar la diversa información y accionar que manejan una serie de colectivos preocupados por el impacto de la minería en los derechos humanos y el medio ambiente en Colombia. Estos colectivos van desde gente de la academia hasta organizaciones comunales e indígenas.

En el mes del mayo del 2011 ellos organizaron un Encuentro Acción Colectiva y Megaproyectos Mineros en la Universidad Javeriana de Bogotá. La profesora Aída Quiñonez, una de las organizadoras comenta:

La idea era conocer las problemáticas de las regiones más allá del contexto inmediato, con la consciencia de que este tipo de prácticas económicas, fundamentadas en maximizar beneficios, traen consecuencias estructurales y culturales para el país en cual se asientan.

Durante el evento se pudo conocer de primera mano testimonios de diversas comunidades:

Se expusieron los procesos de la Asamblea SUR en Bogotá D.C.; la permanente resistencia del pueblo Nasa en el Norte del Cauca; los graves riesgos de violación de derechos humanos que amenazan a las comunidades afrocolombianas e indígenas por la explotación minera en La Toma-Suárez-Cauca; la defensa del territorio por la explotación de las minas en los casos de Caldono, Cauca, la resistencia del resguardo Uradá-Jiguamiandó, el proyecto Mandé Norte, la defensa de Marmato-Caldas, las resistencias frente a la mina la Colosa y por la defensa del territorio -en Cajamarca Tolima, la defensa del páramo de Santurbán en Santander, y el despojo y desalojo de la comunidad de Tabaco en la Guajira por el macroproyecto del Cerrejón.

Finalizado el evento se socializó un Manifiesto consensuado que entre otras conclusiones recomendó:

Es necesario que se convierta en una responsabilidad de la sociedad colombiana abordar el problema de la megaminería y en general de los problemas sociales y ambientales ligados a los efectos que con esta incursión se generan en las economías extractivas, Así mismo es necesario entender las relaciones que se tejen en marco internacional y en tal sentido identificar los dispositivos para que se asuman las responsabilidades de quienes producen, consumen y contaminan.

Hace unos meses Global Voices tuvo oportunidad de conversar con la profesora Quiñónez y esto fue lo que nos dijo:

Otra de las organizaciones que comparte las mismas preocupaciones es Conciencia Campesina. Esta organización fue creada en abril de 2009 por campesinos de Cajamarca, tras el anuncio en 2008 de La Colosa proyecto minero de oro de AngloGold Ashanti en un área de reserva forestal. Ellos manifiestan en su página de Facebook:

Creemos que la movilización pacífica, social organizada tiene un papel importante en nuestra lucha para proteger nuestro territorio. En estos años hemos organizado marchas pacíficamente, defendiendo nuestra oposición a La Colosa. [...]

En las zonas mineras a menudo hay una alta incidencia de violaciones de derechos humanos, delincuencia y prostitución, queremos preservar nuestra identidad cultural como una comunidad agrícola y tradicional.

Algunos casos representan un ejercicio más completo de resistencia, como es el de Sath Tama kiwe en Cauca, ellos le han dicho no a la minería, y también a cualquier cosa que los ponga en riesgo, como la siembra de coca, por lo que se ven obligados a ejercer autoridad en sus territorios.

estando en un proceso de Autonomía Territorial, cuyo objetivo era buscar minería legal o ilegal para la explotación del Oro, encontramos grandes extensiones de siembra de Coca para el procesamiento de alcaloides, por lo cual tomamos la decisión de arrancar y destruir estas plantaciones, pues según se dijo, ya el Ejercito Nacional, en rondas realizadas días antes le habían manifestado a los dueños del laboratorio que siguieran trabajando que por ellos no habría ningún problema.

Las actividades de resistencia llevadas a cabo a lo largo de los años han tenido consecuencias graves como el asesinato de algunos de los dirigentes activistas bajo circunstancias no aclaradas. Sin embargo estas actividades continúan, al igual que la aumento de las inversiones en nuevos proyectos mineros en el país.

Otros artículos relacionados:

Colombia: Internautas comentan sobre la minería
Colombia: patrimonio ambiental es amenazado por la minería
Colombia: mineros huyen de asesinatos y atentados
Colombia: Un viaje a la región de las minas de oro de Colombia


Cuninico, otro derrame de petróleo más en la selva amazónica peruana

Dos derrames de petróleo procedentes del Oleoducto Norperuano de Petroperú en la zonas de Saramuro y la quebrada de Cuninico, en el distrito de Urarinas, Loreto, han generado una contaminación de extensión aún no determinada pero que se estima en varios kilómetros de largo, y varios casos de niños de las comunidades indígenas aledañas con enfermedades estomacales.

Se ha informado que los derrames ocurrieron el 26 y el 30 de junio, pero por lo alejado de las localidades la noticia recién se dió a conocer en los medios masivos de Lima unos días después. Aunque la empresa responsable, Petroperú ha tomado algunas medidas para mitigar el daño causado, como la entrega de alimentos y agua a las comunidades, pero esto no parece ser suficiente pues miembros de las comunidades nativas reclaman que aún no pueden consumir pescado ni utilizar sus fuentes de agua.

El asunto tomó un giro diferente cuando se denunció que Petroperú había contratado menores de la zona para las labores de limpieza del petróleo derramado. La empresa negó esto, pero luego de que el caso se difundiera por la televisión a nivel nacional, el Ministerio de Energía y Minas decidió declarar a Petroperú en reorganización y luego renovó el directorio.

En su columna en el diario La República, la doctora Rocío Silva Santisteban escribe sobre uno de los pueblos indígenas afectados por estos constantes derrames en la cuenca del río Marañón, los kukamas, y sobre dos sacerdotes de la parroquia de Santa Rita de Castilla, en Nauta, que hace años vienen denunciando las consecuencias de estos derrames. Además describe el comportamiento típico de la empresa petrolera:

1) se aprovechan de la necesidad de los lugareños, sus expectativas de ingresos y su ignorancia sobre las consecuencias del contacto directo de la piel, los ojos, incluso la boca con el hidrocarburo; 2) se contrata a la misma población para tener una limpieza rápida y a bajo costo; 3) se actúa con total impunidad, pues se sabe que en esos parajes es muy difícil que la información circule fuera de los sectores más cercanos.

Y sobre los sacerdotes añade:

Ah… lo olvidaba: los sacerdotes Berjón y Cadenas están siendo chuponeados, reglados y hackeados para evitar más denuncias: ¡y todo en el año de la COP20!

En el blog Toustodo Oscar Muñiz se pregunta por qué siempre se trata de ocultar la información sobre este tipo de hechos, cuando detallar los eventos debería ser una obligación del Estado.

Otros países tienen medios informativos donde describen los acontecimientos que han sido objeto tanto de daño ambiental y ecológico como de los daños a la economía nacional. Un país serio y responsable no deja a la deriva los informes que seguramente se encuentran encajonados en los escritorios de la alta burocracia; un país con talante encara con seriedad y responsabilidad los problemas que se repiten mes a mes, año tras año.

El Licenciado en Ciencias Políticas Juan Pablo Sánchez Montenegro escribe para Lucidez.pe acerca del Olecoducto Norperuano:

Se trata de que el viejo oleoducto de cuarenta años aún no ha sido adecuado a las normas jurídicas y técnicas vigentes que prohíben que exista bajo el agua tuberías destinadas al transporte crudo. La empresa estatal, a través de su representante Víctor Mena, se ha limitado a culpar a la geografía de la zona por los desastres ocasionados.

Por otra parte, Miguel Donayre Pinedo reproduce en su blog una crónica de los anteriormente mencionados sacerdotes Berjón y Cadenas en recorrido por las comunidades afectadas de la cuenca del Marañón en Loreto.

Varios días la gente comía el pescado con olor y sabor a gasolina. Al principio nadie le dio importancia. Pero después de varios días surgió el comentario en la comunidad. Un comunero entró en la quebrada y, con ojos espantados, vio cantidad de peces y boas muertas y manchas de petróleo por todos lados. Se ha quebrado el oleoducto en la zona que los comuneros denomina Varillal (atención para los ambientalistas). Asustado regresa a la comunidad y conversan entre autoridades y comunidad.

Como primera medida deciden llamar a las instituciones en Maypuco, sede del distrito de Urarinas. Entre otros, llaman al Municipio y a la PNP (Policía Nacional del Perú). Ellos hacen fotos y algunos videos. Comienza el movimiento. Hasta el 2 de julio sólo había llegado 5 litros de agua por familia y agua del Marañón. De nuevo, las emergencias no son atendidas, menos si es lejos de la ciudad. Los planes de emergencia o no existen o no funcionan. Quien sí acude, dicen los pobladores, es Petroperú llevando personal sanitario, entre ellos un doctor. Échense a temblar.

Luego hacen unos apuntes sobre las posibles consecuencias a futuro de este derrame:

1. Con la vaciante del río que se produce a fines de junio 2014, como todos los años, comienza a salir el pescado de las cochas y a migrar río arriba: “mijano”. ¿Surcará este año el mijano? Sospechamos que no. Se produce una barrera biológica. ¿Cuál será el comportamiento del pescado? [...]

3. El impacto económico en la comunidad de Cuninico será terrible. ¿De qué van a vivir todos estos pescadores? Cuando una empresa rescinde el contrato a un trabajador tiene que pagar unos derechos. ¿Quién paga los trabajos que estos pescadores no van a poder realizar?

Mientras tanto las acciones de investigación prosiguen, tanto del derrame en si, como de la contratación de menores. Así mismo evalúan sancionar a Petoperu y piden declarar en emergencia la zona afectada.


Fundación Casa del Bosque: Tecnopolítica y activismo en Bogotá

Fundación Casa del Bosque
Bogotá, como otras grandes ciudades latinoamericanas, tiene espacios para que los activistas tecnológicos y la gente que desea aprender sobre tecnología se reuna y genere nuevas sinergias y actividades en las que se realizen aplicaciones prácticas de estos temas. Fundación Casa del Bosque es uno de estos espacios.

La Fundación, formada por un equipo interdisciplinar, da capacitaciones en manejo de tecnologías web, animación 3d, seguridad informática y lenguajes de programación, pero también hace investigación social en temáticas de brecha digital, deuda pública tecnológica, tecnopolítica, activismo tecnológico e infoalfabetización digital en Colombia. En sus propias palabras:

Nos concebimos como una organización autosostenible, que destina los recursos de su áreas de servicios a la gestación de redes de empoderamiento tecnológico en territorios de la ciudad de Bogotá, promoción al software libre y la cultura libre e impulso a procesos infoalfabetizadores en ciudades de Colombia.

Son varios los eventos que la Fundación organiza, como por ejemplo los de los proyectos Copycultura, Con3ctiva y Bogotic, entre otros. Este conjunto de acciones va enmarcado en los ejes de trabajo que la Fundación considera importantes para su desarrollo:

Eje participación ciudadana tecnopolítica: - bogoTIC: Red de Veeduría Ciudadana para el Abordaje Crtico de las TIC en Bogotá.
Eje promoción tecnocultural: - Copycultura: Plataforma de lanzamiento de artistas que apuestan a la cultura libre en Bogotá.
Eje producción tecnológica: - bogoLAB: Laboratorio Tecnológico de Intervención para la Reducción de la Brecha Digital en Bogotá.
Eje empoderamiento tecnológico ciudadano: - Encuentro Latinoamericano de Tecnologías Web.
Eje intervención y reducción de brecha digital y acceso a cultura digital: - Festival Tecnocultural de Localidades.
Eje promoción de contenidos digitales y licencias abiertas: - Festival de Cine Creative Commons Bogotá. – Con3ctiva plataforma digital portable para acceso a contenidos audiovisuales Creative Common.
Eje circulación de saberes y fortalecimiento de ciudadanías tecnoculturales: – Residencias tecnoculturales internacionales.

Café Commons en Fundación Casa del Bosque.

Café Commons en Fundación Casa del Bosque.

María Juliana Soto escribía sobre FCBosque en Open Business en el 2011, haciendo una pequeña historia de los orígenes de la Fundación y luego describiendo su aplicación del modelo IAP (Investigación-Acción- Participación): “Se trata de un enfoque participativo que favorece la comprensión de la realidad de la población (características socioeconómicas, recursos, necesidades, etc) y permite planear y ejecutar acciones mucho más precisas.”

Uno de los conceptos principales que maneja FCBosque es la tecnopolítica, pero ¿Qué es tecnopolítica? Según la wiki del Movimiento #15M es el “Uso táctico y estratégico de las herramientas digitales para la organización, comunicación y acción colectiva. La capacidad de la multitudes conectadas, de los cerebros y cuerpos en red para crear y automodular la acción colectiva.”

Farid Amed, de la Fundación Casa del Bosque, hace algunas acotaciones a este concepto de la tecnopolítica desde una perspectiva histórica y latinoamericana:

Somos la cuarta generación comunicacional que hoy tiene la posibilidad de juntar las luchas previas comunicacionales de los últimos 400 años. La imprenta, la radio, la TV, internet, cuatro escenarios de poder comunicacional que sin duda, articuladas en favor de la humanidad podrían imprimir dinamismo a los cambios urgentes del planeta. Somos una generación en donde el activismo tecnológico no es una postura circunstancial, somos una generación llamada a conceptualizar en tecnopolítica las luchas comunicacionales de nuestros tiempos…

La tecnopolítica como red de conocimiento llamada a fundar consciencia ciudadana para la construcción de políticas públicas propicias para la autonomía tecnológica de nuestros pueblos. La tecnopolítica del empoderamiento responde con políticas públicas y de resistencia en Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina, Uruguay, Venezuela… Las luchas perdidas en el pasado, pueden volver a ser las nuevas luchas del futuro. Internet libre, tecnopolítica para una tecnología pública y de acceso urgente para una sociedad democrática como postulado de acción coordinada y planetaria.

En otro artículo Farid habla de la relación entre software y cultura libre, y la tecnopolítica, mencionando también que hay vacíos teóricos en lo que corresponde al discurso del hacktivismo y la tecnopolítica:

El software y hardware libre aseguran empoderamiento ciudadano, transparencia, reducción de monopolios y con ello mantenimiento de la democracia. La cultura libre garantiza accesos al saber, y con ello, el mantenimiento de derechos. La tecnopolítica análiza política, sociológica y geopolíticamente las relaciones sociales y corporativas de base tecnológica, alertando y accionando sobre aquellas dinámicas que limiten el poder ciudadano en el ámbito de las telecomunicaciones.

Fue precisamente con Farid Amed con quien tuve oportunidad de conversar hace un par de semanas en Bogotá, y lo recogido en este video es parte de dicha conversación.

La FCBosque acepta permanentemente Residentes Tecnoculturales, como una forma de facilitar la realización de proyectos de acción, investigación, desarrollo e intervención, relacionados con el uso de la tecnología y la reducción de la brecha digital, conectividad, infoalfabetización o empoderamiento, y orientados principalmente, pero no necesariamente, a comunidades subrepresentadas o marginadas en el ámbito social colombiano.

En el siguiento video conoceremos físicamente la Casa del Bosque y de paso también algunas de las actividades que en ella se realizan.

Pueden seguir a Fundación Casa del Bosque en Facebook, G+ y Twitter, también en Idéntica. No se pierdan su archivo de videos en YouTube, ni su biblioteca descargable desde su sitio web, con temas como Software Libre, Transferencia Tecnológica, Brecha Digital, y otros.

Otros posts similares:

Diferencial CAC, un espacio hackeado en Quito, Ecuador
Escuelab – Una comunidad tecnológica en Lima


Página 1 de 6912345...102030...Última »