Las comunidades achuar y kichwa defienden su territorio de la contaminación petrolera de Pluspetrol

Plataforma de lucha

“Plataforma de lucha del pueblo Kichua”. Imagen de la página en Facebook del Observatorio Petrolero de Amazonía Norte. Usada con autorización.

En estos días se viene desarrollando un nuevo capítulo de la sempiterna lucha de los pueblos amazónicos en defensa de sus territorios ancestrales contra la contaminación petrolera. A fines del pasado mes de enero, miembros de las etnias achuar y kichwa, provenientes de las cuencas de los ríos Corrientes y Tigre, tomaron la base Jibarito en el lote 1AB o 192, de la empresa Pluspetrol, paralizando la producción de 14 pozos petroleros, lo que representa una pérdida de aproximadamente 3 100 barriles diarios.

Otro frente de protesta surgió en el río Tigre, donde las comunidades bloquearon el río como una medida más de su paro indefinido que a la fecha lleva más de 30 días. 8 embarcaciones se encontraban retenidas en medio de este bloqueo. Todas estas acciones de protesta exigen el pago de compensaciones ambientales por el uso de tierras y agua de sus comunidades a la Pluspetrol, entre otras demandas.

Estos enfrentamientos se dan en una coyuntura especial, pues el contrato de Pluspetrol con el estado por el lote 192 culmina en agosto de este año y debería realizarse una Consulta Previa con las comunidades antes de que el lote salga nuevamente a licitación. Por otra parte el tema de la titulación de tierras, donde el gobierno se niega a dar títulos sobre terrenos con “aptitud forestal” y sobre aquellos cedidos a empresas petroleras, abre un nivel más de complejidad en las negociaciones.

En el blog Consultape, especializado en el tema de la Consulta previa, señalan:

Este caso es emblemático pues fue el primer lote donde el Ejecutivo anunció que celebraría la consulta previa en agosto de 2012, por ser un caso complejo con pasivos ambientales que afectan a las comunidades indígenas desde hace más de cuarenta años, y porque de este lote se extrae el 11,7% del crudo nacional. Todavía no se ha iniciado el proceso de licitación del lote, y el contrato de Pluspetrol vence en agosto de este año, y para esa fecha ya debería haberse celebrado la consulta. Tal es así, que una fuente cercana del gobierno afirmaba que el caso está en una fase crítica, pues el período que dura el proceso (convocatoria de consulta previa, organización del proceso de licitación y convenios que debe establecer el ganador de la licitación además de formalización de contratos) está calculado entre 20 a 25 meses, cuando la concesión vence en siete meses.

Contaminación Río Tigre

Infografía sobre contaminación de la cuenca del Río Tigre, elaborada por FECONAT, Federación de comunidades nativas del Alto Tigre. Imagen de la página en Facebook del Observatorio Petrolero de Amazonía Norte. Usada con autorización.

La actitud del gobierno ante estos reclamos y los acuerdos previos ha sido ambivalente y lenta, por una parte en noviembre del 2014 suspendió unilateralmente una reunión con las comunidades indígenas de la zona, y por otra aparentemente ha estado gestionando al más alto nivel, a mediados de enero, la elaboración de una propuesta de acciones destinadas a atender la grave problemática ambiental y social en las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón, donde se encuentran los lotes 1AB y 8. Todo esto entre rumores de la próxima convocatoria a licitación del lote 192 sin la Consulta previa requerida.

Cabe señalar además la poca confianza que tienen las comunidades indígenas en la empresa Pluspetrol, la que sistemáticamente pretende desconocer acuerdos y decisiones tanto de las comunidades como del estado. Un ejemplo es su política de impugnación de las multas que se le impone por contaminación ambiental y la aplicación de medidas cautelares para evitar el cumplimiento de los planes de abandono y otros que la ley le manda.

A instancias de la Presidencia del Consejo de Ministros el lunes 2 de febrero en el campamento Dorissa se instaló una Mesa de diálogo entre los nativos de Pampa Hermosa y la empresa Pluspetrol, pero luego se supo de la ruptura de esta mesa de diálogo. Sin embargo Pluspetrol hizo una nueva propuesta, en la cual destaca la entrega de un fondo de 100 millones de soles para las cuencas amazónicas del Tigre, Pastaza y Corrientes.

Mientras tanto la comunidad Achuar de Nuevo Jerusalén, emplazó a Pluspetrol hasta el día viernes 6 de febrero para responder a su demanda, caso contrario tomarían medidas de fuerza entre las que están cerrar más pozos petroleros. Por otra parte se conoció que el Frente de Defensa Ambiental de Pichanaki (región Junín), convocó un paro el próximo 9 de febrero en rechazo a la pretendida instalación de la Pluspetrol en el Lote 108.

No se crea sin embargo que las comunidades se oponen radicalmente a la explotación petrolera. En el blog de NoticiasSER entrevistan al antropólogo Alberto Chirif, estudioso de la amazonía y sus pueblos, quien manifiesta:

Las comunidades no están diciendo que se ponga fin a la explotación petrolera, sino están manifestando que hay problemas que deben solucionarse, especialmente lo de la contaminación y la necesidad del desarrollo. No se están oponiendo al desarrollo de la actividad extractiva.

La siguiente caricatura del ilustrador Carlín, posteada por el usuario de Twitter Renato Pita, plantea cómo es percibida la actitud de la empresa Pluspetrol por buena parte de la ciudadanía:

Publicado el 05-02-2015 - Etiquetas: , , , , , , , , , , , []


Compartir