Mi historia con la ciencia ficción

img_9064

Libros de ciencia ficción y otros. Fotografía de Elton Honores, extraida de este post de su blog.

Me hice aficionado a la ciencia ficción en 1979, el verano de ese año un amigo me prestó un libro de Lovecraft y luego corrí a buscar libros de él. No encontré muchos pero si una colección de relatos de horror de Bruguera, cuando los acabé todos pasé a la colección de relatos de ciencia ficción de la misma editorial. No he dejado de leer ciencia ficción desde entonces.

En los años 80 recorría sabatinamente los puestos de los libreros de segunda mano de la limeña Avenida Grau y regresaba a casa con una mochila llena de libros de CF. Muy pocos solían comprarlos. Los libreros, que luego de un tiempo ya eran mis caseros, me permitían separar los libros por una semana o simplemente me daban crédito. Un día encontré otra persona buscando libros de ciencia ficción, conversamos. Fue agradable comparar lecturas y preferencias. Nos habremos encontrado un par de veces más, luego no volví a saber de él.

En una de esas en una librería del centro encontré una revista de ciencia ficción llamada Nueva Dimensión. Merced a ella descubrí la existencia de un fandom en otros países hispanohablantes. En la sección cartas al editor había argentinos, españoles, algunos de ellos publicaban sus propias revistas de tiraje limitado, o fanzines. Les escribí. Pronto me empezaron a llegar ejemplares de esos fanzines: Kandama, Tránsito, BEM, Gigamesh, desde España. Vórtice, Cuasar, desde Argentina. Varios de esos editores, con quienes hasta ahora mantengo contacto, me dijeron que les pedían de varios países, pero muy, muy raro, de Perú.

Sin embargo el hecho de que algunas veces encontrara colecciones de libros de CF en los libreros de segunda mano quería decir que había lectores ¿quienes serían? nunca lo supe, nunca lo sabré. Quizás murieron, pasaron por apuros económicos o vaya uno a saber. Lo cierto es que el lector de ciencia ficción peruano para mi siempre me fue elusivo, una quimera, un mito.

Cuando descubrí Internet mi primera búsqueda fue sobre un autor de CF. Luego, cuando me aficioné a leer blogs los primeros que leí estaban relacionados con la CF. Pasaron años hasta que encontré una página web peruana que hablara sobre Ciencia Ficción. Empecé a ver que ya había aficionados al género en Lima. Conecté con dos o tres. Asistí a uno o dos eventos. De alguna manera no era lo que había estado esperando durante décadas.

De pronto estos últimos años se pasó de tener aficionados al género a tener varios autores de ciencia ficción. A tener sus propios eventos incluso. Este año la CF ha tenido también presencia nominal en la Feria del Libro de Lima, no una gran presencia, vamos, pero el sólo hecho de que tenga presencia ya es más que lo que se puede decir de años anteriores. Las ediciones de libros de autores de CF locales se multiplican. ¿Qué está pasando? Dado que esta vez si quiero respuestas decidí buscarlas con personas que por distintas razones pueden ayudar en darme una idea del panorama actual de la literatura de CF peruana.

Daniel Salvo es un escritor de ciencia ficción bastante conocido en el medio local, de hecho es casi un impulsor del género, un evangelista, para mal usar y traducir un término en inglés proveniente del mundo de las startups. Dado que mantenemos cierto contacto lo acosé un poco para que me contestara un par de preguntas. Este fue el resultado:

Juan Arellano – Daniel, ¿podemos hablar de una ciencia ficción peruana?

Daniel Salvo – Para mi, la ciencia ficción peruana es lo que escriben autores peruanos. De cuándo nació, el ejemplo más claro es para mi “Lima de aquí a cien años”, publicada en 1843. ¿Punto de ebullición? Ahora, pues muchos autores se están animando a escribir y publicar, y se habla de ediciones agotadas y reimpresiones. Incluso hay crítica especializada. En lo que he podido leer, la ciencia ficción escrita en el Perú es amplia en su temática, no veo un tema principal o mayoritario.

JA – ¿Qué te motiva a escribir?

DS – Me motiva a escribir la idea del mundo de la ficción como un vasto territorio a explorar. Mezclar esa poética de la ciencia ficción con un entorno como el peruano me parece, como creador, fascinante. No tener que copiar a otros, ni “blanquear” personajes. Me encanta la mezcla de choledad y ciencia ficción.

La otra persona a la que recurrí fue Tanya Tynjälä, ella también es escritora, pero vive mayormente fuera del país. Este detalle le da otra perspectiva a su visión de lo que se hace acá. Cosa que me pareció interesante de tener en cuenta.

Juan Arellano – ¿Hay en otros paises de la region una creciente actividad de CF tal como en el Perú?

Tanya Tynjälä – Sí, y creo que se debe a muchas cosas, pero lo que se me ocurre ahora es que vivimos en un mundo casi de ciencia ficción  y de alguna manera nos aterra y nos preguntamos qué hay más allá, que falta por inventar, por descubrir. Muchos conceptos que antes eran manejado solo por especialistas están al alcance de nuestros ojos gracias a internet, lo que hace más fácil para algunos escribir sobre estos temas. Por otro lado no olvidemos el valor que tiene la cf como instrumento crítico. Mucha de la cf que se hace es para criticar la sociedad actual, para preocuparse de a dónde vamos, de si nos estamos deshumanizando. Yo creo, como alguna vez le escuché decir a Ian McDonald, que la ciencia ficción más que tratar del futuro, trata de nuestro presente.

JA – ¿Esta cf puede interesar a publicos no hispanohablantes?

TT – Puede interesar como algo exótico, pero como solo literatura… habría que romper muchas barreras y estereotipos primero. Una vez conversando con Lavie Tidhar sobre una antología latinoamericana traducida al inglés, me dijo que las críticas que había leído hablaban más de la labor del traductor que de los cuentos. Por otro lado al traducir yo también he visto que por ejemplo en el caso de escritores finlandeses traducidos al inglés, muchas cosas culturales se les escapan. Claro, si pensamos en otros idiomas, yo creo que allí sí hay un sincero interés. pero seamos nosostros sinceros: lo que más importa es la traducción al inglés y ellos ya tienen mucha producción como para interesarse en otros autores.

Como digo habría que romper muchos estereotipos para poder entrar. Y no solo en ellos sino en nosotros. No recuerdo quién y de qué país, pero hubo un latinoamericano que dijo que cómo íbamos a escribir ciencia ficción si en nuestros países no hay ciencia. empezando por allí ya nosotros mismos nos cortamos las alas. No nos sorprendamos entonces que otros piensen que nosotros no sabemos nada de ciencia ficción.

Hubiera querido conversar con más gente sobre el tema, para mi apasionante, pero bueno, ocasiones habrá. Lo que si no tengo es mucho tiempo para leer, y este es tiempo robado a esa ocupación, así que los dejo. Sabrán entender.

Publicado el 17-10-2016 - Etiquetas: , , , , , , , , , []


Compartir

Comenta!