Leyenda negra, revisionismo histórico y fake news

colon

Operarios retiran estatua de Cristóbal Colón en Los Ángeles, EEUU. Imagen obtenida de esta web.

Cuando vi la noticia del retiro de la estatua de Cristóbal Colón en Los Ángeles creí que era un hecho anecdótico más de los que a diario suceden alrededor del mundo. Sin embargo, viendo que surgían reacciones, muchas reacciones, en redes sociales tanto a favor como en contra de la medida, decidí enterarme más de qué iba la cosa y me puse a leer la noticia. Fue entonces que me di cuenta que no se trataba de un acontecimiento aislado, de hecho se inscribe en lo que algunos llaman un “movimiento de revisión del pasado español de Estados Unidos” ¿Cómo?

En este punto debo hacer una pausa de carácter histórico para contarles que efectivamente gran parte del territorio que ahora ocupan los Estados Unidos fue descubierto y colonizado por los exploradores españoles en el siglo XVI. De hecho la Florida, Alabama, Misisipi, Texas, Nuevo México, California, Oregón, Washington y Alaska eran parte del Virreinato de Nueva España, es decir, pertenecían a la corona española. Las trece colonias originales surgieron por intereses británicos después y se concentraron a lo largo de la costa atlántica de Norteamérica. Luego de adquirir su independencia estas trece colonias, ahora los Estados Unidos, empezaron una política expansionista y entre otras anexiones en el año 1819 mediante el tratado de Adams-Onís con el Reino de España se incorporaron la Florida y los territorios de Oregón. La posterior guerra de Estados Unidos y México entre 1846 y 1848 tuvo como resultado la inclusión a los Estados Unidos de todos los territorios mexicanos al norte del Río Grande. Fin de la pausa.

Así que si siempre se habían preguntado por qué tantas ciudades y lugares en Estados Unidos tienen nombres castellanos, pues ahora ya saben la razón. Pero es precisamente esto lo que parece no gustarle a cierto sector estadounidense que pretende desconocer la historia y su legado. En esta tendencia de revisionismo histórico Don Cristóbal es el más afectado, pues aparte de lo mencionado hubo el pedido de retiro que no prosperó de otra estatua suya en New York, pero no es el único. Junípero Serra, el padre franciscano que fundó la misión española de California, es otro personaje mal visto ahora cuya estatua en la basílica Misión de Carmel fue vandalizada. Por otra parte también están cuestionadas festividades populares donde se recuerda a personajes como Don Diego de Vargas, Juan de Oñate y Juan Ponce de León. Pero… ¿A qué se debe esto? ¿Es parte de la influencia Trump? ¿Persiste la leyenda negra española? Esperen ¿Qué es la leyenda negra española?

USA MAPA ESTADOS ESPAÑOLES

Momento de la segunda pausa histórica. Leyenda negra es una expresión que se usa para referirse a la constante y profusa serie de historias desfavorables y generalmente infundadas, sobre alguien o algo. En otras palabras, es calumniar o levantar infundios. Ahora, la leyenda negra española es un conjunto de relatos -no oficial pero muy conocido- sobre el Imperio español y cómo se formó y administró este. Las fechas del origen de la leyenda son aproximadas, Julián Marías en su libro España inteligible dice: “se inicia a comienzos del siglo XVI, se hace más densa en el siglo XVII, rebrota con nuevo ímpetu en el XVIII será menester preguntarse por qué y reverdece con cualquier pretexto, sin prescribir jamás”. Hay discusión sobre donde se originó: Italia, Alemania, el pueblo judío expulsado de la España católica, o incluso en la propia autocrítica española. Pero fue en los Países Bajos Españoles del S.XVI donde tomó forma definitiva la leyenda negra, en medio de luchas religiosas entre protestantes y católicos y las guerras para independizarse de la corona española. Luego Inglaterra, también protestante y deseosa de obtener su parte en el nuevo mundo, no solo fomentó los actos de piratería sino que también contribuyó a aumentar los relatos de la leyenda negra. Portugal y Francia pusieron lo suyo en desacreditar a los gobernantes, al propio pueblo español y a su catolicismo representado en la Inquisición.

En la América española la leyenda negra tomó cuerpo con las corrientes independentistas, inspiradas en la ilustración francesa y apoyadas por Inglaterra y Francia. Mientras en los siglos XIX y XX la leyenda negra decayó en Europa, en los países americanos que fueron parte del Imperio español nunca dejó de estar presente. En cuanto a Estados Unidos, al ser un país de raíz inglesa y protestante la leyenda negra ha formado parte de su herencia desde su fundación. Al lograr la independencia e iniciar su expansión territorial este sentimiento anti español fue asimilado al discurso estadounidense que justifica la actitud intervencionista y colonialista para con los países al sur del Río Grande. Fin de la segunda pausa histórica.

Curiosamente, el derribamiento de estatuas de Cristóbal Colón como muestra del rechazo a lo que se conoce como la conquista de América surgió en la Venezuela de Hugo Chávez el año 2004, cuando un grupo de más de mil personas se reunió en una céntrica plaza de Caracas donde había una estatua de Colón y luego de un juicio simbólico donde Colón resultó culpable del genocidio indígena en América procedieron a derribar la estatua, luego la arrastraron un trecho y la colgaron de los pies. Dos años antes Chávez había cambiado las celebraciones del 12 de octubre del “Día de la raza” a “Día de la resistencia indígena”. Con el apoyo del Socialismo del S.XXI a los movimientos indígenas de la región, estos también se plegaron a la tendencia de rechazo a todo lo que recuerde el pasado hispánico.

cristobalcolon

Momentos previos al derribamiento de la estatua de Cristóbal Colón en Caracas, Venezuela, 2004. Foto obtenida de la BBC.

Pero, y este es el punto, ¿están justificadas las acusaciones que se lanzan de genocidio? para empezar ¿qué es un genocidio? según la definición oficial de la ONU es “cualquiera de los actos mencionados a continuación, cometidos con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Atentado grave contra la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) Traslado forzoso de niños del grupo a otro grupo”.

Durante el proceso de descubrimiento, exploración y conquista de América hubo millones de muertos del lado indígena, pero principalmente (entre 75 y 95% del total de muertes) debido a las enfermedades europeas para las que los aborígenes no tenían defensas. En una época en la que aún no se habían descubierto los microbios y los europeos no tenían idea de que para los indígenas americanos la gripe podía ser mortal, es bastante aventurado culparlos de genocidio. Ellos contagiaron, es cierto, pero no intencionalmente, hasta donde sé, claro. Es más, la epidemia de la viruela llegó a tierras aztecas e incaicas procedente del Caribe antes que los propios conquistadores; por ejemplo se dice que el Inca Huayna Cápac, padre de los Incas Huáscar y Atahualpa, murió de viruela.

Otro buen número de muertes indígenas fue consecuencia de las guerras de conquista, sobre todo en los primeros años, pero luego al terminar este periodo e iniciarse los virreinatos esto se detuvo, pues a diferencia de la conquista del Oeste norteamericano por parte de los Estados Unidos por ejemplo, que estuvo acompañada de una desaparición sistemática de las tribus originarias, las autoridades españolas se dieron cuenta que necesitaban a la población indígena para realizar las labores básicas en agricultura y minería. Lamentablemente estos trabajos se dieron en pésimas condiciones causando también explotación y muerte, llegando al punto que la corona española tuvo que emitir leyes al respecto Leyes de Burgos primero y luego las Leyes de indias donde específicamente se prohibió la esclavitud al indígena americano y se le declara súbdito de los reyes de España. Aunque pocos hicieron cabal cumplimiento de lo ordenado, el conjunto de leyes en si representa una gran diferencia de la actitud oficial de la corona española hacia sus posesiones americanas, comparada con la que tuvieron otros reinos como Inglaterra o los Países Bajos que no consideraron a los indígenas como súbditos o siquiera como personas.

Leyenda negra

Grabado del neerlandés Theodor de Bry (1528-1598) mostrando la supuesta quema de indígenas en el Nuevo Mundo. Imagen tomada de Wikipedia.

Así pues fue la leyenda negra fue la que se encargó de popularizar ideas falsas sobre la conquista española de América, desde que los propios españoles asesinaron cuchillo o fusil en mano a millones de indígenas (ya vimos que mayormente fueron las enfermedades, y aunque las guerras de conquista también fueron cruentas hay que recordar que el ejército español tenía cientos o miles de indígenas de otras etnias contrarias a los incas o aztecas en sus filas), o que la Inquisición quemó a miles de personas en los virreinatos españoles en nombre de la religión (en la Inquisición de Lima, por ejemplo, el número de condenados a muerte y ejecutados fue de 32 en sus 251 años de existencia, en toda América no pasaron de 80). Para decirlo en términos modernos, la leyenda negra fue las fake news de esos siglos.

Pero como decía antes, la leyenda negra no ha desaparecido del todo. En los países americanos independizados de España cogió fuerza un por otra parte comprensible sentimiento antiespañol que ha durado hasta el presente. Cabe recordar que el proceso de independencia de estos países fue alentado y apoyado por Inglaterra, Francia y Estados Unidos, países difusores de la leyenda negra. Por otra parte no es inusual escuchar comentarios en los países sudamericanos respecto a que seríamos más desarrollados y mejores países si nos hubieran colonizado los alemanes o los ingleses. La verdad es difícil saberlo, pero de lo que estoy seguro es que de haber sido el caso los millones de descendientes de indígenas quechuas, aymaras y muchas otras etnias simplemente no existiríamos.

Otro ámbito donde se mantiene la leyenda negra es la literatura y el cine/tv, sobre todo de origen inglés. No creo sea algo intencional, simplemente es cómo les han enseñado la historia. Pero si son asiduos a leer y ver libros y series históricas podrán darse cuenta que casi siempre los malos de la película son los españoles, representándoles por lo general como tipos soberbios, vanidosos, ridículamente religiosos o no al nivel de los “inteligentes” y/o “intrépidos”  ingleses. Basta ver como son glorificados los piratas ingleses en tantas novelas o películas, cuando son ellos los que están delinquiendo, para darse una idea de hasta dónde puede llegar la posverdad, para usar otro término periodístico de moda.

princesa2

Esponsales, en 1572, del noble caballero de la Orden de Calatrava Don Martín García Oñas de Loyola (Vizcaya 1553-Chile 1598) con la Ñusta Doña Clara Beatriz Coya ( ¿? 1536-Lima 1600). Este capitán español fue sobrino de San Ignacio de Loyola y aprehensor de Túpac Amaru I en Vilcabamba y la Ñusta, de estirpe Inca, hija del Inca Sayri Túpac y de la Coya Cosí Huarcay y, por consiguiente, nieta de Manco II Inca y sobrina de Túpac Amaru I. Imagen obtenida de este blog.

No es difícil deducir entonces que esta falsa narrativa sobre el imperio español contada y usada durante tantos siglos ha terminado por ser tomada como verdad. “Miente, miente, que algo queda” decía un nazi no hace mucho. Lo trágico de la mentira en este caso es que ambos bandos se la han terminado creyendo, y además nos está llevando a ignorar y despreciar un pasado que queramos o no es parte de la herencia de muchos pueblos a lo largo de las Américas.

Que sea en Estados Unidos país que llevó a las tribus indígenas prácticamente al exterminio y donde los nativos viven en reservas en su antiguo territorio y los que no lo hacen son una minoría exótica en los lugares que residen donde se pretenda culpar a otros de genocidio es por decir lo menos, gracioso. Pero lo cierto es que este revisionismo histórico armado de fake news y posverdades es una escalada más de la leyenda negra que cae como semilla en tierra abonada en estos tiempos que los pueblos indígenas americanos luchan por el justo reconocimiento de su cultura y un papel más activo en sus sociedades. Toca a los estudiosos e interesados en el tema imitar el papel de los periodistas ante las cadenas de noticias falsas y proceder a cuestionar y verificar todas estas historias que en realidad no son historia sino propaganda.

No se trata tampoco de caer en lo que se denomina Leyenda Rosa y pensar que todo fue perfecto, que España no era un reino expansionista y los conquistadores no eran unos tipos codiciosos, o escribir como Mario Vargas Llosa que “gracias a la llegada de los españoles, (América) pasó a formar parte de la cultura occidental, es decir, a ser heredera de Grecia, Roma, el Renacimiento, el Siglo de Oro y, en resumidas cuentas, de sus mejores tradiciones: los derechos humanos y la cultura de la libertad”, que hasta vergüenza ajena da nuestro escritor. Se trata de reconocer que efectivamente tuviste un abuelo cruel, abusivo y prepotente, pero que no lo puedes negar porque aún a tu disgusto, llevas su sangre y su ADN. Reconciliarse con el pasado puede ser una tarea larga y dolorosa.

Publicado el 13-12-2018 - Etiquetas: , , , , , , , , , , , []


Compartir

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. María Luisa Carcelen Nevares dijo:

    Muy interesante el artículo!!!! Me gustó eso de “…Reconciliarse con el pasado puede ser una tarea larga y dolorosa…”